Author image

Alejandro Calvillo

02/06/2022 - 12:03 am

¿Qué pasó con Pegasus señor Fiscal?

Señor Fiscal, usted dijo a los legisladores que el caso Pegasus fue de “uso privado”, eso es mentira, no fue así.

Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR).
Señor Fiscal, Pegasus no fue de “uso privado”. Foto: Daniel Augusto, Cuartoscuro

Hace un par de meses, como Fiscal General de la República, señor Gertz Manero, se reunió en privado con los representantes parlamentarios en el Senado. Trascendió que afirmó ante los legisladores que el software espía Pegasus había sido de “uso privado”. Esta afirmación en el caso Pegasus, el mayor caso de espionaje documentado en el mundo, donde México aparece en el primer lugar como “gobierno espía”, es una declaración, lo menos, temeraria.

Señor Fiscal, más de 80 periodistas de investigación del mundo colaboraron en The Pegasus Project revelando que más de 50 mil números telefónicos habían sido ingresados al sistema de NSO Group y, de esos,15 mil eran de mexicanos. La evidencia muestra que México fue el mayor comprador de este sistema que utilizó de forma masiva el software Pegasus destruyendo los límites de nuestra privacidad, de nuestra intimidad, violando los derechos fundamentales de los ciudadanos. Y las compras de este sistema fueron realizadas por entidades gubernamentales.

Señor Fiscal, usted dijo a los legisladores que el caso Pegasus fue de “uso privado”, eso es mentira, no fue así. En esa sesión mostró mayor indignación y preocupación por la filtración de audios de llamadas que usted había realizado, acción que calificó como “delictiva” y como parte de una “extorsión”, llamadas en las que se refería al proyecto de sentencia en la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el caso de la muerte de su hermano Federico.

Señor Fiscal, el sistema de espionaje Pegasus en México no fue de “uso privado”, a menos de que aclaré que por “uso privado”, usted entiende que fue utilizado por instituciones oficiales para servir a los intereses puramente personales de ciertos funcionarios públicos. Sabemos que en muchos casos fue así, pero también sabemos que no es su interpretación, que a través de lo que usted dijo trató de exonerar a las dependencias públicas que adquirieron Pegasus en las administraciones anteriores.

Señor Fiscal, cómo dice usted que fue de “uso privado”, cuando en julio de 2021, la propia Fiscalía General de la República (FGR) que usted encabeza, confirmó la existencia de contratos de la Procuraduría General de la República, ahora FGR, para adquirir Pegasus, firmados por Tomás Zerón. En febrero de 2019 la propia FGR, que usted encabeza, informó que la licencia de Pegasus se había renovado en 2016 y 2017, años en los que se presentaron la mayor cantidad de “infecciones”. Al parecer, Tomás Zerón está refugiado en Israel donde radica la empresa NSO Group propietaria de Pegasus. Israel, ante las demandas internacionales contra NSO Group, ha decidido proteger a la empresa. Señor Fiscal: ¿Hay una relación entre el negocio que realizó Zerón con la empresa israelí y su refugio en ese país.

Señor Fiscal, Pegasus no fue de “uso privado”. La Unidad de Inteligencia Financiera detectó que Grupo Tech Bull intermediaria en la compra de Pegasus, recibió 514 millones de pesos de la PGR, la Marina y el Ejercito entre 2014 y 2016. La propia secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Isela Rodriguez, el 28 de julio de 2021, en la conferencia mañanera del presidente López Obrador, informó que la Policía Federal y Gobernación habían pagado 464.5 millones de pesos a las empresas intermediarias de Pegasus, que Protección Federal 79 millones y el CISEN 414 millones.

Señor Fiscal, están por cumplirse 5 años de que el 19 de junio de 2017, acudimos ante la PGR para presentar una denuncia formal por el caso de espionaje a periodistas, activistas y defensores de derechos humanos, espionaje que había sido comprobado a través de peritajes técnicos realizados por Citizen Lab de la Universidad de Toronto, expertos reconocidos internacionalmente en esta materia. Sabíamos que sería una acción con pocos resultados al tener en cuenta que la propia PGR había adquirido este sistema de espionaje. Mario Patrón, director entonces del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, expresando el sentir de todos, expresó: “¿tendrá el gobierno la capacidad y voluntad de investigarse a si mismo?”. Aunque todos los dudamos y estábamos convencidos que en la administración de Peña Nieto eso no sería posible, consideramos que nuestra obligación era presentar la denuncia ante la autoridad a la que debíamos presentarla.

Señor Fiscal, surgió un rayo de esperanza, de la posibilidad de que esta administración pudiera sacar a la luz la inmundicia del uso de Pegasus en México, de su uso contra periodistas, contra sus familiares, contra activistas, contra opositores políticos, contra expertos internacionales que investigaban el caso de los estudiantes de Ayotzinapa. Las infecciones de Pegasus, en gran parte de los casos, fueron acompañadas de mensajes de intimidación y de amenazas. En nuestro caso, su uso fue claramente al servicio de los intereses de grandes corporaciones que atentan contra la salud de la población. No dudamos, que por los vínculos comprobados ya de estas dependencias con el crimen organizado durante las administraciones anteriores, Pegasus pudiera haberse utilizado para obtener información proporcionada al crimen organizado para asesinar a periodistas o activistas.

Señor Fiscal, después de presentar la denuncia ante la PGR, continuó apareciendo información sobre los contratos para la compra de Pegasus, las empresas intermediarias y la huida del país del israelí Uri Emmanuel, el principal intermediario en estos contratos. Parte de esta información proporcionada por la propia FGR, que nuevamente señalo usted preside. La información es abundante e incluye, entre otras cosas, el espionaje a los miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) integrado por la Comisión Interamericana de Derecho Humanos para investigar el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Señor Fiscal, sobre el caso de Ayotzinapa, el GIEI desnudó la “verdad histórica” creada por el entonces procurador Murrillo Karam pero que fue construida directamente por Tomás Zerón en el terreno, presentando las evidencias que ellos mismos habían sembrado en el Río San Juan. Se trata del mismo Zerón que firmó los contratos para comprar el malware de espionaje Pegasus, sistema utilizado para espiar a los expertos del GIEI que demostraron no sólo el involucramiento de miembros del ejército en el caso de Ayotzinapa, también denunciaron el uso por parte del ejercito del sistema Pegasus para espiar a los estudiantes. Zerón lo compró y lo utilizó contra el GIEI, contra ese grupo de expertos que develó uno de los mayores encubrimientos de un crimen de Estado en el mundo, así lo catalogaron los propios miembros del GIEI que han investigado crímenes en varias regiones del mundo

Señor Fiscal, se cumplen 5 años de la denuncia presentada ante la PGR, ahora FGR que usted preside. Cada uno de los casos de infección por Pegasus tiene una larga historia de intereses, de contubernios, de ocultamiento y de represión. La podredumbre del sistema mexicano está inmersa en este caso y nos preguntamos si hay voluntad en este gobierno de destapar la cloaca, le preguntamos a usted si tiene esta voluntad.

Ahora me dirijo al lector, a la lectora, al ciudadano y la ciudadana, ¿cree usted que el Fiscal Gertz Manero tiene la voluntad de destapara esta cloaca?, ¿considera usted que nos merecemos que estos hechos, con toda la evidencia existente, no sean investigados y sacados a la luz?.

Sabíamos muy bien que nada podíamos esperar de la PGR de Peña Nieto, qué podemos esperar de la FGR de la 4T, qué podemos esperar del Fiscal.

Alejandro Calvillo
Sociólogo con estudios en filosofía (Universidad de Barcelona) y en medio ambiente y desarrollo sustentable (El Colegio de México). Director de El Poder del Consumidor. Formó parte del grupo fundador de Greenpeace México donde laboró en total 12 años, cinco como director ejecutivo, trabajando temas de contaminación atmosférica y cambio climático. Es miembro de la Comisión de Obesidad de la revista The Lancet. Forma parte del consejo editorial de World Obesity organo de la World Publich Health Nutrition Association. Reconocido por la organización internacional Ashoka como emprendedor social. Ha sido invitado a colaborar con la Organización Panamericana de la Salud dentro del grupo de expertos para la regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a la infancia. Ha participado como ponente en conferencias organizadas por los ministerios de salud de Puerto Rico, El Salvador, Ecuador, Chile, así como por el Congreso de Perú. el foro Internacional EAT, la Obesity Society, entre otros.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas