La amenaza de Estados Unidos por imponer aranceles a los productos mexicanos derivó en un acuerdo en el que México accedió a expandir el programa a otros puntos fronterizos, incluyendo las tres ciudades _ Mexicali, Tijuana y El Paso _ en los que ya se había implementado.

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Las autoridades mexicanas transportaron el martes en autobús a sus países de origen a 70 migrantes centroamericanos que fueron enviados de regreso a Ciudad Juárez, limítrofe con El Paso, a esperar el resultado de sus solicitudes de asilo en Estados Unidos, siendo la primera vez que sucede esto como parte del programa conocido como “permanencia en México”.

El funcionario de la Secretaría de Relaciones Exteriores dijo que el autobús partió el martes por la mañana de Ciudad Juárez y que los 70 pasajeros fueron “voluntarios” para ser repatriados a El Salvador, Guatemala y Honduras. El trayecto hacia la frontera sur de México es de por lo menos día y medio por carretera.

El funcionario añadió que próximamente partirán autobuses de Tijuana y Mexicali, otras dos ciudades que estaban recibiendo personas enviadas por Estados Unidos.

El funcionario, que habló bajo la condición de anonimato porque el anuncio aún no era público, indicó que desconoce el impacto que la medida podría tener en los casos de los solicitantes de asilo en Estados Unidos.

Bajo el programa, Estados Unidos ha enviado a por lo menos 14 mil personas de regreso a México para una espera que podría tomar meses, e incluso años, mientras se procesan los casos en las cortes migratorias de Estados Unidos.

La amenaza de Estados Unidos por imponer aranceles a los productos mexicanos derivó en un acuerdo en el que México accedió a expandir el programa a otros puntos fronterizos, incluyendo las tres ciudades _ Mexicali, Tijuana y El Paso _ en los que ya se había implementado.

Eso ha incrementado los temores entre los defensores de los migrantes, de que las ciudades fronterizas mexicanas no estén preparadas para lidiar con el incremento debido a la falta de recursos y los albergues que ya operan por encima de su capacidad.

Ciudades como Tijuana y Ciudad Juárez pueden ser lugares peligrosos que tienen elevadas tasas de asesinatos. Más al este, en el estado de Tamaulipas, se sabe que desde hace años los cárteles han secuestrado, extorsionado y asesinado a migrantes.

Nuevo Laredo, Tamaulipas, limítrofe con Laredo, Texas, es una de las tres nuevas ciudades que serán parte del programa y recibirán a solicitantes de asilo devueltos por Estados Unidos.