Alicia Martínez comenzó con la procesión diaria de las madres de desaparecidos en Veracruz, desde el 7 de diciembre de 2015, cuando su hijo Carlos, de 20 años, no volvió a casa de su padre. “Hay noticias de mi hijo”, preguntaba desde entonces, pero la respuesta de las autoridades era la misma: “No, señora. Pero seguimos trabajando”. La madre se sometió de inmediato a una prueba de ADN para que buscaran entre los cadáveres, sin embargo fue hasta seis meses después de su desaparición que Alicia descubrió que esa prueba nunca fue incluida a la carpeta de investigación.

“¿Entonces cómo habían buscado a mi hijo?”, recrimina la mujer a quien el pasado 15 de junio le notificaron que las características de un joven asesinado en enero de 2016, se asemejaba con Carlitos, y que ya estaba sepultado en la fosa común del panteón de Palo Verde. Ahora, la madre está a la espera de una audiencia con una juez para una segunda prueba de ADN y finalmente poderse despedirse de él.

SinEmbargo presenta en los siguientes días una serie realizada por el grupo de valientes periodistas de BlogExpediente en Veracruz. Ésta es la cuarta entrega…

PARTE 4: LOS DESAPARECIDOS DE VERACRUZ

Xalapa, Veracruz, 2 de agosto (BlogExpediente/SinEmbargo).- “Más de medio año estuvo desaparecido mi hijo. Lo busqué por todos lados sin saber que la Fiscalía de Veracruz no sólo lo halló estrangulado al mes siguiente, sino con una negligencia brutal lo aventó a la fosa común. Se trata del cadáver 182 sin reconocer en lo que va del año. Ya les rogué que me lo devuelvan, pero parece que les divierte mi dolor”, habla Alicia Martínez Córdoba, quien desde el pasado 15 de junio comprobó a los servicios periciales de la Fiscalía Genera del Estado (FGE) que su hijo fue inhumado en el panteón de Palo Verde, en Xalapa, Veracruz.

Lo anterior, según las autoridades, tras no haber integrado los perfiles genéticos del joven Carlos Antonio Araujo Martínez a la carpeta de investigación.

Ante el actuar de las autoridades, la madre no sólo pide que el cadáver le sea entregado, sino que, en base al Artículo 12 de los Derechos de las Víctimas en el Proceso Penal, solicita que peritos independientes avalen el dictamen pericial a la hora de la exhumación, pues asegura, ya no confía en las autoridades.

Pese a que Alicia Martínez solicitó lo anterior desde el pasado 15 de junio, a la fecha, Verónica Portilla Suazo, juez de control del décimo primer distrito en Veracruz, ha negado en tres ocasiones una segunda confrontación de ADN.

“Me dice que para qué más pruebas. Que entonces me espere porque tiene muchas audiencias. Yo quisiera que entienda, si también es madre, que estoy en mi derecho y mi caso también es importante”, enfatiza la entrevista.

Por su parte, Luis Ángel Bravo Contreras, Fiscal General de Veracruz, había concedido un espacio para atender a Alicia Martínez el pasado 25 de julio. Sin embargo, mediante una llamada pospuso el encuentro hasta el 30 de agosto. “Su secretaria me dijo que está ocupado. Entonces, me pregunto, ¿quién me va a resolver este problema?”

Es la lacerante introducción de una de las decenas de historias que registra el Colectivo de desaparecidos Por la Paz Xalapa. Como está sentado en la investigación ministerial 262/2015, Carlos Antonio Araujo Martínez, de 20 años de edad, desapareció el 07 de diciembre de 2015.

45 días después, su cuerpo, junto al de otros cinco ejecutados, entre ellos una adolescente de 14 años, fue hallado en la parte baja de un mirador de 350 metros de profundidad en la comunidad la Tinajitas, en Actopan, Veracruz.

Los cadáveres rodaron hasta la orilla de un río, donde torrentes de viento y lluvia de la zona impidieron que el estado de putrefacción se consumara. No hubo larvas que devoraran el tejido musculoso. Alicia Martínez emite furiosa: “Es mi hijo, así esté momificado, así sea en fotografías a blanco y negro, yo lo identifico”.

CARLITOS, “EL GUAPO”

Carlitos, así será llamado el joven desaparecido a petición de la entrevistada, el portero veinteañero que comenzó a faltar a las “cascaritas” de la esquina por emplearse en un oficio que su madre jamás conoció a detalles.

Pasó el tiempo y a Carlitos, “el guapo”, como lo llaman en la cuadra, se le comenzó a ver endiosado en el teléfono, su guardarropa se fue poblando con nuevas camisetas, usaba el taxi para cualquier mandado. Su perfil en Facebook, ya no lo adornaba playeras del Pumas, ahora posteaba celebraciones con botellas Johny Walker y Buchanan’s al centro.

El mundo del fútbol y las tardes de pasear a su perra por la avenida cambiaron en octubre de 2015, dos meses antes de su desaparición, por un empleo en un torno como mecánico. Al menos eran los reportes que daba a sus padres divorciados.

“Se supone que ganaba menos de 1500 pesos semanales. Mi hijo estaba cambiando. Nunca había consumido bebidas alcohólicas. Los últimos días se fue a vivir con el papá. Ya casi no me visitó. El día que se lo llevaron ni siquiera pude despedirlo”, lamenta Alicia Martínez, inconsolable.

“SU AMIGO, EL TAXISTA, TAMBIÉN DESAPARECIÓ”

Carlitos comenzó a llevarse con un sujeto de oficio taxista, de 45 años de edad. Más tarde, en la labor investigadora de la madre, comprobó que el hombre contaba con antecedentes penales. “Era casi de a diario que lo iba a buscar a casa de su padre y se iban a dar la vuelta en el carro”, detalle Alicia.

La madre, desconfiada, nunca se cansó de preguntar a Carlitos sobre sus nuevas amistades, si acaso tenía problemas o deudas económicas para trabajar tantas horas; el hijo le pedía que estuviera serena.

Fue el domingo 6 de diciembre de 2015, cuando los demonios comenzaron a danzar por la capital del estado. Carlitos participó en una celebración familiar por parte de su padre. Festejaban, se divertían, para las 20:30 horas de ese día reportó que saldría a ver a una chica.

“Te estás al pendiente por cualquier cosa, pá”, y tras unas recomendaciones de rutina, salió de su domicilio.

El joven regresó a casa, alrededor de las 02:30 de la madrugada del 7 de diciembre. “Ya vine, pá”, fueron sus últimas palabras. Posteriormente, Carlitos encendió la televisión y se recostó en su cama individual. Su padre pudo notar el comportamiento extraño. Sin embargo, lo dejó pernoctar y se fue a dormir.

“Carlitos siempre dormía en bóxer. Aquella ocasión no se desvistió y se quedó atento al celular. Una hora más tarde el padre se levantó a aminorar el escándalo en el televisor. Sin embargo, notó que el hijo ya no estaba donde lo dejó”, cuenta su madre.

“Yo no sé si fueron por él. Ese día, a las 3 de la mañana, tuve un presentimiento. Era una opresión en mi pecho horrible. Me puse a rezar. Le llamé a mi hijo, pero el teléfono ya sonaba descolgado. Le dejé mensajes diciéndole cuánto lo amaba. Fue todo”, recuerda.

Horas más tarde, el lunes 7 de diciembre, la familia del taxista se apareció en la casa de Alicia, preguntaba por su paradero. De acuerdo con sus reportes, el hombre había perdido comunicación el día anterior a las 16:00 horas. La madre, atenta, llamó al padre de Carlitos para pasar el dato, pero su sorpresa fue que también estaba sin aparecer.

La madre comenzó a buscar información con los amigos de Carlitos en el Facebook y descubrió que a Rubén, uno de ellos, los suyos también ya lo buscaban por toda la capital veracruzana.

De acuerdo con la familia de Rubén, él se reuniría con una hermana en una fonda para comer. Jamás llegó. Señas del locatario indicaron que el joven estaba comiendo y que a las 17:20 horas contestó una llamada. Sin terminar la llamada, se levantó de la mesa y reportó al dueño: “Este, luego te vengo a pagar toda mi cuenta. Me salió un negocio donde voy a ganar mucha lana. Vengo y te pago todo”.

Se trataba de una desaparición múltiple. Alicia conoció por su ex pareja que Rubén, en los últimos días, también había frecuentado a Carlitos más de lo habitual, llegando a compartir cama individual en el domicilio del padre.

“A estas dos personas las levantan un día antes, ignoro si se llevaron entre los pies a mi niño. No sé quiénes lo habrán levantado, pero quisiera tenerlos aquí, frente a mí”, eleva el tono la madre y pierde la compostura desde su asiento.

Familiares de Carlitos, comenzaron un rastreo inhumano, sin tener respuesta alguna. Dieron con el taller mecánico donde había referido que trabajaba, pero los dueños aseguraron que tras una semana de labores, no volvió a presentarse.

Para el 8 de diciembre, la madre acudió al Ministerio Público xalapeño. Donde se originaría una segunda desaparición. Esta vez, a cargo de la Fiscalía General del Estado. “Cómo me duele no haber estado con él. No lo despedí, no pude besarlo, olerlo. Ahora sé dónde está, sin vida, pero ahí está. Solo quiero despedirlo y darle cristiana sepultura”.

“MI HIJO: EL MUERTO 182 SIN IDENTIFICAR”

En medio de la zozobra, los padres de Carlitos, acudieron a Servicios Periciales, para someterse a las pruebas de ADN. “Desde entonces, se comprometieron a incluir los perfiles genéticos en el expediente de desaparición, para cotejar la información con los cadáveres que irían llegando a las instalaciones”.

Alicia, comenzó con la procesión diaria de las madres de desaparecidos en Veracruz: “Hay noticias de mi hijo”, preguntaba en el departamento de los vivos y de los muertos, pero la respuesta era la misma: “No, señora. Pero seguimos trabajando”.

Fue hasta el 10 de mayo de 2016, que Alicia Martínez decidió uniese al colectivo Por la Paz Xalapa, liderado por Sara González Rodríguez. “Es irónico, pero allí encontré las respuestas y el apoyo que necesitaba”, dice.

Por recomendaciones de los compañeros, la madre solicitó escudriñar los archivos de los cadáveres sin reconocer en Servicios Periciales. “Al principio, me negaron el acceso. Dijeron que necesitaba de la autorización de la Fiscalía de Desaparecidos. Un papel que fue más importante que verme llorar”.

La madre, con el requisito burocrático, obtuvo el pase hasta el 8 de junio de 2016 al apilado de expedientes. De entrada, los encargados, le ofrecieron estar tranquila, pues hasta ese día, ningún finado había correspondido con los rasgos genéticos de Carlos Antonio Araujo Martínez.

Ante la insistencia de la madre de la víctima, los encargados confirmaron que la prueba a la que se habían sometido seis meses atrás, aún no había sido integrada a la carpeta de investigación.

“La única respuesta que me dieron es que seguía en proceso la integración. ¿Entonces cómo habían buscado a mi hijo? les pregunté. Ellos le echaron la culpa a demás funcionarios. El hecho es que les reclamé por haberme engañado tanto tiempo”, recrimina la entrevistada.

Carlos, de 20 años de edad, desaparecido en diciembre de 2015 en Veracruz, y presuntamente asesinado en enero pasado. Foto: BlogExpediente

Carlos, de 20 años de edad, desaparecido en diciembre de 2015 en Veracruz, y presuntamente asesinado en enero pasado. Foto: BlogExpediente

Respaldada en el colectivo xalapeño, el día 15 de junio, a la madre le notificaron que las características de un joven asesinado en enero de 2016, se asemejaba con Carlitos. Sin embargo, ya estaba sepultado en la fosa común del panteón de Palo Verde.

La madre asistió a ver los expedientes de la persona ultimada: “A mi hijo lo habían estrangulado. Era el número 132 sin identificar. Su boquita estaba abierta, se veía aterrado. Ya había pocos músculos, pero el esqueleto es de mi hijo, sus dientes, sus facciones finas”, reclama Alicia Martínez.

La madre, desde que le presentaron las fotos en blanco y negro, confirmó el parentesco en llanto: “Sus músculos estaban deshidratados, tenía un color café al tono del cartón. Su calavera, es de él. Los orificios de sus ojos diminutos, su frente pequeña, su quijada afilada. Es él”, insiste.

La madre, tras aceptar la muerte de su jovencito, ahora solicita una segunda prueba de perfil genético, ante la juez, Verónica Portilla Suazo, juez de control del primer distrito en el estado de Veracruz.

Desde el 15 de junio solicitó una primera audiencia. La solicitud fue denegada, pues apeló la juez, que no tenía el nombre del genetista que omitió incluir los datos en la carpeta de investigación. “El Fiscal que lleva mi caso dice que eso a ella no le importa, que sólo debe autorizar la segunda prueba de ADN para que me entreguen los restos”.

Para la segunda audiencia, hasta el 10 de julio de 2016, la excusa fue la saturación de trabajo, de audiencias, Portilla Suazo, no pudo atender a la familia afectada. Se pospuso entonces para el viernes 22 de julio.

Para la última audiencia, la juez preguntó que “para qué un segundo dictamen externo si ya tenía uno. Yo quiero verlo, pues desconfío de la negligencia de las autoridades. Si ya me lo desaparecieron medio año, en ese lugar horrible como lo es la fosa común, ahora sólo pido que me lo presten un día, que tengan compasión de mi, solo quiero despedirlo”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE BLOGEXPEDIENTE. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.