Pobladores de Atenco le dicen no a proyecto de EPN para ampliar el AICM; defenderán su tierra con todo, advierten

02/09/2014 - 5:09 pm
Foto: Cuartoscuro.
El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra se asesora legalmente para evitar la construcción del nuevo aeropuerto en sus tierras. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 2 de septiembre (SinEmbargo).– El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) advirtió hoy,  minutos después de que el Presidente Enrique Peña Nieto anunciara la ampliación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), que están listos para evitar nuevamente que el gobierno federal y los empresarios les roben más de cinco mil hectáreas.

A través de un comunicado, el grupo integrado por pobladores de San Salvador Atenco, Texcoco, Nezahualcóyotl y Chimalhuacán anunció que, como hicieron en 2001, cuando el entonces Presidente Vicente Fox Quesada trató de “robar” sus tierras para construir un nuevo aeropuerto en la Zona Metropolitana de la capital del país, ahora tampoco permitirán que el gobierno federal y el del Estado de México, encabezado por Eruviel Ávila Villegas, los despojen de su herencia.

“El proyecto sigue siendo el mismo: el aeropuerto. Le cambian nombres, como proyecto Lago Ecológico, Ciudad Futura, pero todo es lo mismo, el despojo de la tierra por parte del gobierno federal. Nosotros seguimos luchando, defendiendo la tierra”, aseguró el dirigente del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, Adán Espinoza Rojas.

La estrategia que desplegará el FPDT para evitar la ampliación del AICM es combinar la lucha legal, asesorados por especialistas, con movilizaciones.

La zona donde la administración federal tiene planeado construir lo que hoy, en su discurso por el II Informe de Gobierno, el Presidente Enrique Peña Nieto calificó como la gran obra de infraestructura de su sexenio, es justo la que limita de la Ciudad de México con Texcoco y San Salvador Atenco, al oriente del Valle de México.

Espinoza Rojas planteó que desde el sexenio de Fox Quesada se les ha querido despojar de sus campos de cultivo debido a la cercanía con la capital.

En 2007, el aeropuerto capitalino fue remodelado y ampliado con una segunda terminal después del fracaso de construir otro en la localidad de San Salvador Atenco, cerca de Ciudad de México, a causa de graves protestas sociales.

Adán Espinoza expresó que la lucha del FPDT inició en 2001 y aún no termina. Por el contrario, junto con otras organizaciones se alistan para la defensa de la tierra.

“Todo lo que ven se lo quiere llevar al proyecto Ciudad Futura y a la ampliación del aeropuerto”, planteó el dirigente en un comunicado.

La planicie en disputa está rodeada de cerros y el agua de lluvia se acumula en ella. Un geólogo consideró que en el lugar existe un manto freático con capacidad para suministrar agua a la Ciudad de México durante 100 años, expuso el FPDT en un comunicado publicado en su sitio Web.

El líder campesino insistió: “Se trata de una planicie que para sus proyectos el construir no significaría invertir costos elevados. Estamos en una provincia, pero en 20 minutos llegamos a la capital. Está tan cerca que esa es nuestra desgracia. ¿Qué es lo que quieren hacer?, despojarnos de nuestra tierra porque está cerca de la capital”.

DENUNCIAN ROBO HORMIGA

El pasado 1 de junio ejidatarios de Atenco aprobaron en asamblea el cambio del uso de suelo de mil hectáreas de predios ejidales.

El FPDT afirmó que en la asamblea participaron personas ajenas y que el cambio del uso del suelo abre la puerta para que los ejidatarios y posesionarios puedan vender sus terrenos

Miguel Medina Silva, tercer delegado de San Salvador Atenco, relató que existe un “trabajo hormiga” del Comisariado Ejidal de Atenco para presionar a los ejidatarios a vender sus tierras.

“Dice que en 2001 les ofrecían siete pesos por metro cuadrado y actualmente 200 pesos por metro cuadrado. Algunos han entregado copia de sus papeles y otros están decididos a no vender, muchos todavía analizan al respecto”, explicó.

También mencionó que ejidatarios de Santa Isabel Ixtapa y Nexquipayac ya vendieron parte de sus tierras.

En 2009, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) inició la compra de terrenos para crear una zona de mitigación y emprender con el rescate ecológico en el Lago de Texcoco.

La intención de las autoridades federales, denunció la aorganización, es adquirir más de 2 mil hectáreas de los ejidos Santa Isabel Ixtapa, Nexquipáyac, Atenco, Ampliación San Bernardino, Chimalhuacán y Huexotla.

Con el anuncio del gobierno federal de ampliar el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, también se contempla el uso de predios federales.

Los activistas impugnaron ante el Tribunal Unitario Agrario la asamblea del 1 de junio, donde se cambió el uso del suelo y dominio pleno de mil hectáreas, situación que también los llevó a interponer un amparo al respecto.

El pasado 22 de agosto se realizó audiencia en torno al citado amparo en el Tribunal Unitario Agrario con sede en Texcoco. El FPDT marchó de su comunidad y fue recibido en Texcoco por ejidatarios, priístas y supuestos golpeadores, jóvenes del mismo pueblo a los que presuntamente pagaron para agredir al movimiento.

El FPDT igualmente prepara un amparo colectivo de todas las comunidades involucradas: Atenco, Nexquipáyac, Acuexcomac, La Magdalena y Tocuila, entre otras.

“Nuestro objetivo es decir a los gobiernos estatal y federal que no estamos de acuerdo con el despojo que están haciendo, con las formas tan sucias que están utilizando para aprovecharse de la necesidad de las personas”, destacó Rojas.

Medina Silva coincidió en que si bien el supuesto progreso llegará a toda esta región del Valle de México, muchos pobladores quedarán excluidos de sus beneficios.

“Si así va a ser el progreso va a estar medio canijo, que nos prometan progreso pero que también nos digan ‘tienes que pagar por él’. ¿Y el dinero público y las obras públicas? Nada más nos vamos a quedar viendo a los que puedan pagar, porque hay más que no pueden pagar, ni empleo hay”, insistió.

Espinoza Rojas advierte que el proyecto de Ciudad Futura incluye todo, incluso el aeropuerto, en predios que van de Chimalhuacán hasta Acuexcomac, Atenco, donde habrá complejos comerciales, habitacionales, lagos y clubes de golf.

“Es una ambición desmedida de los gobiernos federal y estatal en la que se quieren llevar todo. Como hemos dicho, pobre pueblo que sea dueño de algo que le interese a los políticos, porque en ese momento su ardid es decir que va a entrar el progreso”, expuso.

También advirtió: “Le decimos al gobierno federal, representado por el Presidente Enrique Peña Nieto, que si nos tiene que acabar que se apure, porque lo que está haciendo se llama despojo y no lo vamos a aceptar. Nuestros enemigos no son los del pueblo, el enemigo verdadero es el gobierno federal”.

INVERSIONES Y CONECTIVIDAD

El sector privado dio la bienvenida al nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, anunciado hoy por el Presidente Enrique peña Nieto, pues atraerá fuertes inversiones y ayudará a la conectividad, además de resolver la saturación que enfrenta la actual terminal aérea capitalina.

El proyecto de la construcción en la capital de un aeropuerto cuatro veces mayor que el actual y en una zona aledaña a este último contará con seis pistas para atender a 120 millones de pasajeros al año.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gerardo Gutiérrez Candiani, destacó en entrevista que el sector privado esperaba este anuncio “durante décadas”.

Tras el mensaje del Presidente Peña Nieto con motivo de su II Informe de Gobierno, afirmó que la obra anunciada ayudará a la conectividad del país, pues tiene que resolverse el problema de saturación del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM).

El dirigente empresarial consideró importante que las empresas mexicanas participen en los proyectos de infraestructura que impulsa el gobierno federal.

“Como sector privado le damos la bienvenida al anuncio y esperamos mañana ver cuáles son los alcances y las inversiones”, añadió en Palacio Nacional el líder de la principal cúpula empresarial.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón, calificó de extraordinario el anuncio de un nuevo aeropuerto en el Valle de México, pues atraerá inversiones que detonarán economías internas y regionales.

“Nos parece muy positivo, esperamos que se pueda dar en estos cuatro años; el plan del aeropuerto es moderno y significa una inversión importantísima, así como el resto de la infraestructura logística y de comunicación que tenemos para el país”, añadió.

El presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), Claudio X. González, dijo a su vez que el sector privado está entusiasmado y optimista por los proyectos de infraestructura anunciado por el presidente Peña Nieto, en particular por el nuevo aeropuerto capitalino.

No obstante, precisó, lo importante ahora es instrumentar las reformas estructurales aprobadas en los últimos meses, para lograr que la economía crezca, porque sólo de esta manera se podrán ver beneficios y combatir la pobreza.

La representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en México, Mercedes Araoz Fernández, coincidió en que el nuevo aeropuerto anunciado contribuirá al desarrollo del país, pues la actual terminal aérea de la Ciudad de México está muy saturada.

Además de políticos y empresarios mexicanos, entre los invitados extranjeros al acto en el Palacio Nacional estuvo la ministra de Fomento de España, Ana Pastor, que horas antes se había reunido con empresarios de su país con intereses en México para ofrecer apoyo institucional a sus inversiones en infraestructura.