México, 2 Oct (Notimex).- Universitarios del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM desarrollan un proyecto de algoritmos de coordinación de vehículos autónomos, a fin de maximizar el flujo y la seguridad del tránsito de automóviles.

Este programa es realizado por el investigador Carlos Gershenson García, y el estudiante de posgrado en Ciencia e Ingeniería de la Computación, Jorge Luis Zapotecatl López, quienes en conjunto fueron elegidos como uno de los 12 ganadores de los Premios de Investigación de Google para América Latina.

En un comunicado, Zapotecatl López detalló que la idea es hacer un estudio sobre la coordinación de esos vehículos en las intersecciones mediante simulaciones por computadora; para ello se diseñarán algoritmos y se utilizarán modelos matemáticos que permitan representar el tráfico.

“Ya hemos hecho algunos avances al simular el tránsito y semáforos autoorganizados basados en modelos de autómatas celulares creados aquí, en esta casa de estudios”, explicó Zapotecatl López.

En el tema de investigación, continuó, nos enfocamos más en el hecho de maximizar la eficiencia del flujo al simular vehículos autónomos, precisamente a la empresa le interesó esa parte, el estudio teórico.

La esencia del trabajo es crear métodos que permitan emplear las nuevas tecnologías, es el caso de esos vehículos; el objetivo es que sean administrados en las intersecciones para que puedan coordinarse de tal manera que el flujo y la utilización del espacio sean más eficientes, dijo.

Con ello, entre otros beneficios se podrían reducir la contaminación, los tiempos de espera, el estrés y otros problemas, añadió Zapotecatl López.

Un vehículo autónomo, definió, es aquel capaz de conducirse sin intervención humana, o muy poca; es apto para navegar o desplazarse en el entorno a través de sensores, como radares, cámaras y la aplicación de algoritmos de visión, con lo que se adquieren datos de su posición y de los obstáculos en el entorno.

Además, podrán intercambiar información entre ellos. Hay muchas ventajas: no se cansan, ‘respetan la ley’ y son útiles para las personas con discapacidad; el acto de estacionarse los hace más eficientes, pues te dejan y se pueden ir a otro lugar que esté menos saturado, luego te recogen, explicó.

Esto era visto como algo lejano, pero no sólo puede ser útil para el programa de Google Driverless Car Project, sino para la misma ciudad de México. “La aplicación de esta tecnología en las zonas urbanas está próxima a volverse una realidad”, remarcó.