México

¿Dónde están Santi y su abuela María? Hace 13 días se perdieron, y es hora que nadie sabe de ellos

02/10/2018 - 9:00 pm

La familia de Santiago Gómez Márquez, de nueve años, y María del Rocío Silva, de 57 años, está devastada y desesperada, luego de 13 días sin saber nada de ellos.

María del Rocío Serna, quien padece de esquizofrenia, se llevó al niño de su casa convencida de que debía salvarlo del “holocausto”.

“La señora no es una mala persona. De hecho, dentro de su cabeza, trata de proteger a Santiago. Pero es una persona que no tiene equilibrio mental. Tememos por los dos. Ambos están en una condición de vulnerabilidad”, expone Alejandro Gómez, papá del niño, en entrevista con SinEmbargo.

Ciudad de México, 2 de octubre (SinEmbargo).- Santiago Gómez Márquez, de nueve años de edad, y su abuela María del Rocío Silva Serna, de 57 años, cumplen trece días desaparecidos, luego de que la mujer –quién sufre de esquizofrenia– se llevó al niño de la Ciudad de México para “salvarlo del holocausto”. Familiares claman por ayuda para la localización de la abuela y nieto: “estamos devastados […]. Se teme por los dos, ambos están en una condición de vulnerabilidad”, dice Alejandro Gómez, padre del niño.

Santiago Gómez tiene nueve años de edad y cursa el cuarto año de primaria. “Es un niño inquieto y todo pero como cualquier niño normal. Es bastante obediente y es muy cortés”, describe Alejandro Gómez, papá del pequeño en entrevista con SinEmbargo.

“Santi”, como le dicen de cariño, y María del Rocío, salieron de su casa ubicada en la calle Joaquín Herrera, entre Isabel la Católica y 5 de Febrero, de la colonia Obrera en la Ciudad de México, el pasado 20 de septiembre alrededor de las 17: 30 horas. Desde entonces se desconoce su paradero.

Alejandro Gómez fue el primero en percatarse que el niño y su abuela habían desaparecido.

“Yo salí de trabajar y fui a la casa donde vive Paola –la mamá de Santi–, la abuelita y Santiago. Fui como todos los días, llegué a la casa y vi que no están. Me inquieté, le llamé a Paola, a Jaime –el abuelo materno– y nadie sabía donde estaban. Es donde nos dimos cuenta que algo estaba mal. Empezamos a buscarlos y fue cuando encontramos una nota”, relata.

La mamá de Santiago fue quien encontró el escrito donde María del Rocío decía que se había ido para esconder al niño y así salvarlo de un supuesto holocausto.

“Me llevo a Santi, vivimos en un mundo jodido no me busquen […] Perdóname, me habló Dios y me tengo que llevar a Santiago para salvarlo de un holocausto provocado por el Gobierno de la Bestia, tengo que salvarlo, protegerlo porque torturaran a los niños [… ]”, son frases que contenía la nota que dejó la mujer, de acuerdo con información que compartieron familiares en sus redes sociales al iniciar la búsqueda.

“Es un niño muy juguetón, cortés y obediente”, dice Alejandro Gómez, papá de Santiago.
María del Rocío Serna tiene 57 años de edad. La última vez que se le vio fue en la zona Centro. Foto: Especial
Santiago cursa el cuarto grado de primaria. Foto: Especial

María del Rocío realizó un acto similar hace 19 años: un domingo, cerca de las 16:00 horas, dejó su vivienda junto con su entonces hija Paola –ahora mamá de Santiago– después de comprar una mascota.

“María del Rocío estudio Biología, ella se dirigió a San Blas Nayarit. Su intención era trabajar como bióloga”, contó su esposo Jaime Márquez a la periodista Yohali Reséndiz, en una entrevista publicada en SinEmbargo.

El esposo de María del Rocío tuvo noticias de su esposa una semana después, cuando se le acabó el dinero: se comunicó con su cuñado y le pidió dinero para liquidar la cuenta de un hotel. Así la encontraron, en San Blas, Nayarit.

“Tras de este suceso fue diagnosticada con esquizofrenia, enfermedad para la cual ha sido tratada y medicada.

María ha sido atendida por psiquiatras; sin embargo, la familia considera que el Clopixol Depot 200 –suministrado desde hace tres años– no surtió efecto y por ese motivo le dio un posible que la orilló a desaparecer con el infante.

“La señora, la abuela no es una mala persona. De hecho dentro de su cabeza lo que trata es de proteger a Santiago. Pero es una persona que no tiene equilibrio mental y se teme por los dos. Los dos están en una condición de vulnerabilidad”, comenta Alejandro Gómez, papá del niño.

La familia de ambos ha emprendido una exhaustiva búsqueda y piden a la sociedad apoyo para dar con el paradero de María y Santiago, porque temen por su integridad.

“La realidad que la situación del país no es nada buena, no tranquiliza nada la violencia en el país. Todos los días vemos casos alarmantes”, agrega el joven padre.

De acuerdo a la información que brinda Alejandro Gómez, Rocío y Santi fueron captados por una cámara con rumbo al centro de la Ciudad de México. Almendra Ramos, tía abuela paterna de Santiago, detalla que el último rastro que se tiene es que al parecer fueron captados el pasado jueves en las calles de Cuba y Brasil.

El teléfono de la señora María emitió una señal cerca del metro San Antonio Abad. La policía cibernética ha mencionado a la familia que la señora ha prendido su celular por muy poco tiempo e inmediatamente lo apaga, por lo que no ha alcanzado a localizarse, según explica Almendra Ramos, con base a información que entre los mismos parientes se comparten del caso.

La familia a buscado a la mujer y al niño en los hoteles cercanos en la zona centro de la Ciudad de México pero sin resultados hasta el momento. La familia pide apoyo a las personas que están en la zona para que se mantengan atentos, y si ven a la mujer y el pequeño den aviso a la Alerta Amber o las autoridades.

“Todos estamos devastados. Tratamos de hacer lo que se puede y lo que te dicen [las autoridades] que se tiene que hacer:  ir con las autoridades sacar los oficios , preguntar… todo”, comenta Alejandro Gómez.

El padre del pequeño señala que el trato que les ha dado la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México ha sido bueno y amable. Sin embargo, no cree que en las acciones sea igual. “Han sido sensibles, ha sido muy buena [la atención] pero de ahí a la acción no tanto…”

“Las autoridades dicen que esas cosas son tardadas, nos han dicho que la búsqueda toma tiempo y que les demos un voto de confianza”, relata.

Para la familia es difícil dar un voto de confianza puesto que asocian el buen resultado de la investigación con la aparición de Santiago y María del Rocío.

“La forma en que yo podría entender que están haciendo [las autoridades] algo es que mi hijo esté aquí ¡ya! […] ha pasado más de una semana, yo diría que si se estuvieran trabajando es para que Santiago ya estuviera aquí. La señora no es una mente criminal no es nada. Me imagino que en los protocolos de los policías de investigadoras debieran de encontrar a la personas relativamente rápido; pero no ha pasado eso, dicen que esto es tardado, que les demos un voto de confianza”, abunda Alejandro Gómez.

El padre envió un mensaje a su hijo en donde le pide que regrese a casa “que haga lo posible que proteja a su abuelita, que sepa que su abuelita está mal y que haga lo posible o cualquier cosa para comunicarse.”

De acuerdo a la ficha de información, Santiago viste playera verde, pantalón verde, tenis blancos y una gorra de un personaje de Nintendo. María del Rocío viste pantalón de mezclilla azul oscuro, blusa de color gris con bolitas color rojo, chaleco color blanco y zapatos color negro.

La familia pide apoyo para localizar al menor y su abuela. Foto: Especial
“La señora no es una mala persona. Dentro de su cabeza trata de proteger a Santi”, dice el papá del menor. Foto: Especial

Sugeyry Romina Gándara
Ha trabajado como reportera y fotoperiodista de nota roja en Chihuahua. Los últimos años, ya radicada en CdMx, los ha dedicado a cobertura sobre temas de desaparición, seguridad y víctimas de la violencia.

Opinión