En México sólo han sido sentenciados 10 por ciento de los 176 casos en los que se han iniciado averiguaciones previas por distintos delitos contra personas periodistas, es decir, 90 por ciento de ellos permanecen en impunidad. Por ello, la CNDH llamó hoy, en el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, a investigar los casos con perspectiva de género y de derechos humanos para garantizar el ejercicio de la libertad de expresión

“La impunidad genera miedo, autocensura y desconfianza entre las y los comunicadores, y es una invitación a que continúen las agresiones contra quienes ejercen el periodismo”, dijo la CNDH, por lo que llamó a las fiscalías y procuradurías, tanto federal como estatales a garantizar que ningún agresor, independientemente si es servicio público o particular, quede sin ser sancionado.

Ciudad de México, 2 de noviembre (SinEmbargo).– El 90 por ciento de los crímenes cometidos contra personas periodistas en México permanecen en impunidad, denunció la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), por lo que urgió a que el Gobierno actual y el del próximo Presidente, Andrés Manuel López Obrador, prevengan estas agresiones y realicen investigaciones efectivas que consideren como principal línea de investigación su actividad laboral.

En un comunicado, el organismo defensor de los derechos humanos aseguró que las autoridades “han incumplido su deber” de prevenir, investigar y sancionar los crímenes contra los periodistas, pues del año 2000 a la fecha al menos 140 de estos profesionistas han sido asesinados.

Además, de acuerdo con la Recomendación General 24 de 2016 de dicho órgano, se sabe que sólo hay sentencias condenatorias para 10 por ciento de los 176 casos en los que se han iniciado averiguaciones previas por distintos delitos contra periodistas, es decir, 90 por ciento de ellos permanecen en impunidad.

Hoy se conmemora el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas. Foto: Félix Márquez, Cuartoscuro.

Mientras que las desapariciones de periodistas y los atentados cometidos contra sus medios de comunicación se caracterizan por tener 100 de impunidad.

El panorama de violencia contra las y los periodistas en México muestra que más de la mitad de los homicidios de este gremio se concentran en Veracruz (22), Tamaulipas (16), Guerrero (16), Oaxaca (15) y Chihuahua (14).  A ello se suma que 21 periodistas se encuentran desaparecidos desde 2005 y que se han registrado al menos 52 atentados contra medios de comunicación desde 2006, señalan datos de la comisión.

 En el marco del Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, que se conmemora hoy, la CNDH destacó la importancia de sancionar a cualquier persona involucrada en atentados contra la  libertad de expresión “sin importar si proviene de autoridades o particulares”.

El organismo recordó el compromiso internacional que tiene el Gobierno mexicano para garantizar el ejercicio pleno de la libertad de expresión, en especial como nación que busca consolidar la democracia como sistema.

Reiteró también el compromiso que las autoridades tienen luego de que el pasado 14 de octubre se aprobó un protocolo especializado para investigar los delitos cometidos contra periodistas y que procuradores y fiscales de todo el país deberán aplicar de manera obligatoria para investigar los delitos cometidos contra periodistas.

Hoy, como cada año desde 2013, se conmemora el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, la fecha fue instaurada por la Asamblea General de la Naciones Unidas para llamar a los gobiernos del mundo a implementar medidas inmediatas en la lucha contra la impunidad. 

Se eligió el  2 de noviembre porque ese día de 2013 fueron asesinados dos periodistas franceses en Mali. De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, el contexto violento contra las y los periodistas es una constante a nivel global, pues alrededor de 900 periodistas han sido asesinados durante el último decenio por ejercer su trabajo, en nueve de cada diez casos, los asesinos quedan impunes.