El director de Banobras, Jorge Mendoza Sánchez, anunció que la aeronave llegará al aeropuerto de logística de California, ubicado en el condado de San Bernardino de los Estados Unidos, ya que ha sido identificado por el fabricante, la empresa norteamericana Boeing, como el lugar más adecuado para la preservación del avión porque está habilitado para dar servicio y mantenimiento a este tipo de aeronaves, y cuenta con acceso directo a dicha empresa.

Asimismo, afirmó que establecieron contacto con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), una entidad central para adquisiciones e infraestructura pública y la cual colabora con los gobiernos para mejorar la transparencia y la eficiencia en la gestión pública.

Ciudad de México, 2 de diciembre (SinEmbargo).– El director de Banobras, Jorge Mendoza Sánchez, confirmó que el avión presidencial partirá de México a las 11:00 horas de este lunes rumbo al condado de San Bernardino, California, Estados Unidos.

“La aeronave emprenderá vuelo el día de mañana a las 11:00 horas. El avión partirá del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México Benito Juárez con destino al aeropuerto de logística de California en el condado de San Bernardino en los Estados Unidos. Este aeropuerto ha sido identificado por el fabricante, la empresa norteamericana Boeing, como el lugar más adecuado para la preservación de la aeronave toda vez que está habilitado para dar servicio y mantenimiento a este tipo de aeronaves, y cuenta con acceso directo a dicha empresa”, aseguró en conferencia de prensa.

Interior del avión presidencial. Foto: Cuartoscuro

El avión presidencial cuenta con un dormitorio. Foto: Cuartoscuro

A su vez, indicó que será la Fuerza Aérea mexicana quien tendrá a su cargo el traslado y la custodia temporal del avión, mientras que dos mecánicos especialistas en mantenimiento de aviación permanecerán para realizar labores tareas que dictan los manuales del fabricante de la aeronave.

“El motivo de este mensaje es informar la salida definitiva del avión del territorio nacional. Honramos el compromiso de campaña del hoy Presidente Andrés Manuel López Obrador, de enajenar la aeronave y dar así un mejor uso al hangar que la ha albergado. Demostramos con hechos que la austeridad del Gobierno federal es prioritaria en esta nueva administración”, anunció.

Además, Mendoza Sánchez dio a conocer que ya han emprendido acciones para la enajenación de la nave garantizando en todo momento las mejores condiciones en su proceso de venta y en el uso eficiente de los recursos públicos.

Interiores del avión presidencial. Foto: Cuartoscuro

“Banobras ha iniciado un análisis de escenarios y alternativas para definir el mecanismo ideal para la enajenación de la aeronave atendiendo así las mejores prácticas disponibles y con estricto apego a la normatividad aplicable”, señaló.

Asimismo, el director de Banobras afirmó que establecieron contacto con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), una entidad central para adquisiciones e infraestructura pública y la cual colabora con los gobiernos para mejorar la transparencia y la eficiencia en la gestión pública.

Por otra parte, precisó que el Estado mexicano adquirió la aeronave en noviembre de 2012 mediante un contrato de arrendamiento financiero que fue suscrito por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) como arrendatario, Banobras como adquiriente y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) como usuario final.

“La aeronave fue utilizada para el transporte del Ejecutivo federal desde el 3 de febrero de 2016. El avión de 57 metros de longitud cuenta con una capacidad máxima de 80 pasajeros y fue utilizado durante dos años diez meses para realizar un total de 214 operaciones”, agregó.

En su oportunidad, Jesús Ramírez Cuevas, coordinador de Comunicación Social de la Presidencia de la República invitó a los medios presentes a conocer el avión presidencial para dar a conocer a los mexicanos lo que significa esta aeronave, por ello, organizó la visita de periodistas y camarógrafos.