ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS

La historia siempre apuntó a que el Doctor Manhattan está en Marte después de abandonar la Tierra y los primeros episodios parecer que lo confirmaron incluso con las imágenes de las cabinas telefónicas que permiten mandar mensajes al ser azul.

Madrid, 2 de diciembre (EuropaPress).- Watchmen de HBO es una serie llena de misterios. El asesinato de Judd Crawford, la identidad de Will Reeves o el paradero de Adrian Veidt son solo algunas de las incógnitas de la serie. Pero en su último episodio la ficción ha hecho una revelación sobre el Doctor Manhattan que podría dar un giro de 180 grados a la trama.

La historia siempre apuntó a que el Doctor Manhattan está en Marte, donde fue después de abandonar la Tierra al final de la serie de cómics originales. Los primeros episodios parecen confirmarlo, con las noticias reproduciendo imágenes del héroe en Marte e incluso cabinas telefónicas que permiten a las personas enviar sus mensajes al ser azul.

Sin embargo, en las últimas entregas han surgido algunas dudas sobre su ubicación gracias a Will Reeves, quien sugiere que el Doctor Manhattan puede adoptar la forma de un humano normal y existir entre ellos.

La historia apunta a que Doctor Manhattan está en Marte. Foto: HBO

En el último capítulo, Lady Trieu le revela a Angela que el Doctor Manhattan se ha estado haciendo pasar por un ser humano en Tulsa. También revela que la Caballería planea encontrarlo y destruirlo. Angela no pregunta quién o dónde está específicamente el personaje, porque ya lo sabe: es su marido, Cal.

La detective se va a casa y le dice a un confundido Cal que tienen que “salir del túnel”, revelando que él nunca tuvo un accidente que le hiciera perder la memoria. Se olvidó a propósito para que él y Angela pudieran estar juntos.

Angela lo llama “Jon” y luego lo golpea con un martillo, y finalmente saca una versión física del símbolo del átomo del Doctor Manhattan de la cabeza de Cal. Después, un haz de luz azul se refleja en los ojos de Angela mientras saluda a su marido con un cariñoso “hola cariño” y le informa de que están en serios problemas.