“Vamos a ir, como lo prometió Andrés Manuel López Obrador, contra los corruptos que dañan al IMSS”, dijo Germán Martínez Cázares en Michoacán, durante la inauguración de las oficinas del IMSS y Presentación del Plan IMSS 2018–2024.

Ciudad de México, 3 de enero (SinEmbargo).- Germán Martínez Cázares prometió una cruzada contra la corrupción al interior del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Vamos a ir, como lo prometió Andrés Manuel López Obrador, contra los corruptos que dañan al IMSS”, dijo.

“Reconocemos que la tarea y el desafío es enorme, frente al criminal abandono en muchas áreas de nuestro sistema de salud, y frente a la corrupción, negocios privilegiados y simulaciones, entre las que sobreviven un personal médico y de enfermería generoso y comprometido con su labor”, indicó.

“Lo quiero dejar claro. Corrupto es el funcionario que amaña una licitación, pero también el proveedor que impide el libre mercado o viola la ley para vender medicamentos, corrupto es el que no sabe perder licitaciones y lanza calumnias para ganar en la mesa o en lo tribunales administrativos lo que perdió en un concurso, corruptos son quienes detrás de sofisticados mecanismos fiscales eluden, simulan u ocultan declarar los sueldos reales de sus trabajadores. Corrupto es quien inventa incapacidades para cobrarlas pudiendo trabajar y el médico que la expide fraudulentamente. Corrupto es el trabajador que busca el amparo de su gremio, para tener impunidad ante fallas o negligencias laborales. Corrupto es el que usa al Instituto para fines personales”, señaló.

Aseguró que el sistema de salud en México está en ruinas, pero trabajarán para cambiarlo.

“El IMSS debe buscar bienestar para toda la vida. Así titulamos el plan de trabajo. El trabajo del IMSS debe estar presente durante todo el ciclo de vida. Asumimos el reto. No nos echamos para atrás”, señaló durante la inauguración de las oficinas del IMSS y Presentación del Plan IMSS 2018–2024.

“El trabajo del IMSS debe estar presente durante todo el ciclo de vida. Empieza en la gestación, con cuidados prenatales, y termina con cuidados paliativos para bien morir.

“Pasa por una niñez que promueve un crecimiento sano; vigila una adolescencia para disuadir comportamientos nocivos para la salud, protege riesgo y apoya la edad productiva y debe otorgar una pensión digna fruto del trabajo”, añadió.

Dijo que el Instituto garantizará el acceso a la salud de los mexicanos, “que está escrito en la Constitución pero no es eficaz”.

“El IMSS también está lleno de gente buena que quiere poner sus capacidades al servicio de México”, aseguró.

Dijo que el IMSS, más que a nadie, se compromete con la austeridad republicana.

“Las compras de medicamentos y material quirúrgico deben evaluarse y compararse con las compras que hacen otros países. Mientras no examinemos internacionalmente nuestra compra todo es un autoelogio nacional para favorecer distribuidores e intermediarios.

“Las bases de operación del SAT y del IMSS deben estar en constate comunicación para evitar el deterioro salarial que se reporta al IMSS, y atajar frontalmente el fraude fiscal generado por nóminas falsas y doble contabilidad, que intentan perpetrar esquemas injustos e inhumanos para el trabajador .

“Están dispuestos a despojarse de su patrimonio para emancipar a la nación de la pobreza en la que viven millones de mexicanos. El IMSS no le va a fallar a los pobres”, concluyó.

El IMSS compartió imágenes de las nuevas oficinas. Foto: IMSS.

El IMSS compartió imágenes de las nuevas oficinas. Foto: IMSS.

El IMSS compartió imágenes de las nuevas oficinas. Foto: IMSS.

El IMSS compartió imágenes de las nuevas oficinas. Foto: IMSS.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo hoy que el sistema de salud pública del país está “fraccionado y abandonado” y propuso su rescate por medio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el cual tiene una cobertura de 82 millones de personas.

“Se abandonó el sistema de salud pública en los últimos tiempos”, dijo López Obrador.

El Presidente subrayó que el abandono del sistema de salud fue de una magnitud tal que “está peor que el sistema educativo” del país, que fue prioridad política del Gobierno anterior con una reforma educativa ya cancelada por López Obrador.

Estos Gobiernos olvidaron “que era necesario reforzar el sistema de salud pública y “ahora nos cuesta más tener que ocuparnos de rescatarlo”, apuntó López Obrador, quien este 1 de enero cumplió un mes como Presidente de México.

Apuntó que la salud y la seguridad son los retos y desafíos que más lo ocupan, porque se tiene que integrar un sistema que “está fraccionado y con una división evidente”.

El actual sistema de salud pública mexicano está formado por el IMSS, que tiene 82 millones de usuarios, el Instituto de Seguridad Social y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), con dos millones, y los sistemas de salud pública de los 32 estados y la Secretaría de Salud Federal (SSA)

López Obrador resaltó que la SSA es un “cascarón” porque a su cargo hay 20 hospitales de los sistemas estatales.

Añadió que la corrupción en el IMSS, que en el pasado llegó a tal extremo que “los políticos se convirtieron en proveedores de medicamentos”, se terminará en su Administración y nadie se robará el dinero de las medicinas.

El Presidente planteó los retos de mejorar la atención médica de primer nivel en un plazo mínimo de dos años para cuando se pretende que la atención médica en el país tenga niveles similares a Canadá, Dinamarca y Reino Unido.

“Es tan complejo el problema que sería demagógico decir que lo vamos a resolver este año; no podríamos. Tenemos que ir poco a poco”, apuntó el Presidente.

El IMSS atiende a 82 millones de personas y cuenta con 450 mil empleados, lo que le convierte en el más grande instituto de seguridad social de Latinoamérica, informó su director, Germán Martínez en la presentación del plan.

-Con información de EFE.