El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) se limitó a decir los años (2010, 2013 y 2017) en los que se transfirió dinero desde la Secretaría de Gobernación a Genaro García Luna. Aunque se habla de más dependencias federales que incurrieron en lo mismo, se tienen al menos a los dos hombres que podrían estar relacionados con el ex Secretario de Seguridad Pública federal, actualmente preso en Estados Unidos.

Ciudad de México, 3 de enero (SinEmbargo).- Durante los años en que según la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) se hicieron transferencias de dinero a empresas de Genaro García Luna desde la Secretaría de Gobernación (Segob), los responsables de las dependencias eran Fernando Gómez-Mont y Miguel Ángel Osorio Chong.

El dato indica que el funcionario que formó parte de los gabinetes de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, logró una exitosa transición partidista al ser también beneficiario del Gobierno priista de Enrique Peña Nieto.

Santiago Nieto Castillo, titular de la UIF, que depende de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), dijo el 19 de diciembre pasado, que el presunto desvío de 2 mil millones de pesos para beneficiar a familiares y/o empresas de Genaro García Luna fue a través de la Secretaría de Gobernación (Segob) tanto con Felipe Calderón (2006-2012) como con Enrique Peña Nieto (2012-2018).

“Es un tema relevante incluye por supuesto las transferencias en el Gobierno de Felipe Calderón, pero también de Enrique Peña Nieto. No tenemos ningún vínculo hasta este momento, sólo que las transferencias se realizaron durante sus respectivas administraciones, pero lo que sí tenemos que dejar de manifiesto es que no es un tema de persecución política”, reveló en entrevista con la periodista Carmen Aristegui.

Fernando Gómez-Mont y Miguel Ángel Osorio Chong eran los titulares de la Segob en los años en los que se hicieron las transferencias a empresas de Genaro García Luna. Foto: Cuartoscuro.

Y expuso que detalló hasta el momento se tienen datos de transferencias realizadas en 2010, 2013, 2017, las cuales habrían sido parte de un proceso, en el “que se utilizó durante varios años a estas empresas que terminaban triangulando los recursos” a las firmas donde el ex Secretario de Seguridad Pública es accionista.

Nieto Castillo no quiso ahondar en la información sobre las empresas, pero en teoría, el dinero fue otorgado por la contratación de “asesorías y por temas computacionales”.

Luego de que se hiciera pública esa información, en entrevista con el periodista Luis Cárdenas, Fernando Gómez Mont rechazó el desvío recursos a empresas de Genaro García Luna.

“Es lamentable que el gobierno esté lanzando información imprecisa que sólo tiende a poner un velo de sospecha sobre personas o instituciones. Quien así declare debe hacerlo con la seriedad del caso. No se vale que con la ambigüedad de la información se dañe a personas”, dijo.

También habló Juan Marcos Gutiérrez González, Subsecretario de la Segob bajo el mandato de Francisco Blake Mora, quien suplió a Gómez Mont. Este funcionario señaló que en el tiempo en el que él estuvo se ejerció el presupuesto en gastos operativos, con un “magro margen de recursos de inversión” y que “fue hasta la administración de la Segob en el periodo del Presidente Enrique Peña Nieto, la cual incluye los ejercicios de 2013 y 2017 que se señalan, que dicha Secretaría creció exponencialmente su presupuesto, concentrando los recursos de la otrora Secretaría de Seguridad Pública”.

El único señalado que no se ha manifestado al respecto es Miguel Ángel Osorio Chong; habría guardado un silencio absoluto de casi 10 días, pero subió un mensaje navideño a su cuenta de Twitter.

LOS SECRETARIOS SEÑALADOS

“La tesis que nosotros vamos a defender frente al Ministerio Público es que se trata de corrupción política”, añadió en la entrevista con Aristegui, Santiago Nieto Castillo.

Los señalamientos a los ex secretarios de Gobernación no son menores, dado el nivel de importancia que tiene el cargo y por las tareas y el papel que recaen en esa dependencia.

Prueba de ello es el crecimiento de su presupuesto. En el primer año de Felipe Calderón recibió 5 mil 083 millones de pesos y dio el brinco en 2011, a 16 mil 386 millones de pesos.

Para 2013, primer año de Peña, el presupuesto asignado fue de 21 mil 041 millones y para 2014, 75 mil 033 pesos. En otro de los años que hoy se investigan, 2017, el presupuesto fue de 58 mil 187 millones de pesos.

¿Quiénes son los secretarios que hoy están bajo el foco? El primero, Fernando Gómez Mont. Su declaración patrimonial como funcionario dice poco, ya que se limita a dar su información académica y profesional: estudió en la Escuela Libre de Derecho, para 1991 fue Diputado federal; en 1994 trabajó en la Asesoría a organismos diversos en Análisis y Desarrollo de Proyectos S.C. y para 1996, fue abogado penalista en Zinzer, Esponda y Gómez Mont S.C.

Nunca hizo públicos sus datos patrimoniales.

Gómez-Mont fue miembro del Partido Acción Nacional (PAN), como tradición familiar, al ser hijo de uno de los ideólogos del partido.

En el primer año de Felipe Calderón, la Segob recibió 5 mil 083 millones de pesos y dio el brinco en 2011, a 16 mil 386 millones de pesos. Foto: Cuartoscuro.

Ya como abogado, de acuerdo con los reportes de prensa,  en su despacho Zinzer, Espinda y Gómez-Mont tomó casos como el de la defensa de Raúl Salinas de Gortari, Tomás Peñaloza Webb, Rogelio Montemayor y Napoleón Gómez Urrutia.

También trabajó con Luis Téllez en su época de funcionario público.

Renunció al PAN en febrero de 2010. Las razones no se conocieron por “discreción profesional” pero cinco meses después renunciaría a su cargo en Gobernación. En medios de comunicación se atribuyó, la salida por molestia con el PAN y su alianza con el PRD. La renuncia se dio dos semanas después del anuncio de esos partidos.

Uno de los casos más emblemáticos de Fernando Gómez Mont como Secretario fue cuando llamó a los titulares de las comisiones de derechos humanos del país a no ser “tontos útiles de la delincuencia y los conminó a ser perspicaces y no suspicaces para evitar servir a los intereses contrarios a la sociedad”, según lo reportado por el diario La Jornada.

“Esta es la difícil tarea que hoy nos congrega: ni ser cómplices ni encubridores de las anomalías que puedan existir dentro de las instituciones de seguridad ni ser tontos útiles de una delincuencia a la que le sirve deslegitimar, perseguir, contener, condicionar, debilitar, la acción de esa autoridad, dijo ante los ombudsman de todo el país, así como funcionarios de diversas entidades y del gobierno federal”, agrega el diario.

Los señalamientos a los ex secretarios de Gobernación no son menores, dado el nivel de importancia que tiene el cargo y por las tareas y el papel que recaen en esa dependencia. Foto: Cuartoscuro.

Eso lo dijo durante la Jornada 2010 de Prevención de la Tortura. Ahí Gómez Mont instó varias veces a los titulares de las comisiones estatales y nacional de derechos humanos a ser perspicaces para distinguir qué huellas son producto de la tortura y cuáles resultado del sometimiento de alguien que se niega a ser detenido.

El panista, durante su gestión, fue uno de los principales defensores de la “guerra contra el narcotráfico”, que llevaban a cuestas Felipe Calderón y Genaro García Luna.

Años después llegó Miguel Ángel Osorio Chong. El priismo regresó al poder con la promesa de realizar los cambios, frente a un país que, decía Calderón, disputaba una guerra contra el narcotráfico. La opción del PRI fue reforzar las labores de inteligencia, no de combate.

Se eliminó la Secretaría de Seguridad Pública y todo el poder pasó a Osorio Chong. Se creó el Sistema Nacional de Seguridad Pública, se ejerció el mando sobre la Policía Federal y otras instancias sobre información.

Se habló del México en Paz, de la estrategia que constaría de profesionalización de los cuerpos policiacos, cooperación internacional, coordinación entre autoridades y, entre otras cosas, de nuevo se insistió en el “fortalecimiento de la inteligencia”.

Y justo las empresas de García Luna, son del área de seguridad. La UIF detectó que en agosto de 2013 comenzaron las transferencias de la Segob hacia empresas ligadas con Genaro García Luna, así lo reveló Milenio.

Con Enrique Peña Nieto se eliminó la Secretaría de Seguridad Pública y todo el poder pasó a Osorio Chong. Foto: Cuartoscuro.

Las transferencias de la Segob hacia las empresas vinculadas con el ex Secretario de Seguridad se realizaron en tres operaciones distintas; primero, una de 55 millones de pesos, después otra de dos mil 623 millones de pesos y finalmente una de más de siete millones de dólares a la empresa Nunvac Inc. propiedad de los hermanos Weinberg y que sirvió a García Luna para triangular un aproximado de tres mil millones de pesos desde el Gobierno hacia las empresas donde fungía como asociado y así, obtener recursos para la compra de una casa en Miami.

Miguel Ángel Osorio Chong, es uno de los funcionarios más cercanos al ex Presidente Enrique Peña Nieto; para muestra está el hecho de que el Presidente jamás le pidió su renuncia ante la fallas que hubo desde la Segob durante cinco años. Solo dejó el puesto para ser Senador de la República.

Su carrera la empezó en 1999, cuando fue Secretario de Gobierno del Estado de Hidalgo; en 2003 fue Diputado federal y en 2005, Gobernador del Estado de Hidalgo.

Las transferencias de la Segob hacia las empresas vinculadas con el ex Secretario de Seguridad se realizaron en tres operaciones distintas. Foto: Cuartoscuro.

De acuerdo con su primera declaración patrimonial, en el primer año reportó ingresos mensuales netos 151 mil 049 pesos, únicamente por cargo público.

Reportó cuatro terrenos y un departamento. Todos pagados de contado:

-Terreno de 120 metros cuadrados. 04/1999

-Terreno de 176 metros cuadrados. 09/2000

-Terreno de 176 metros cuadrados. 10/2000

-Terreno de 626 metros cuadrados. 06/2007

-Departamento de 23 metros cuadrados y 12 de construcción. 04/2001

No proporcionó información de vehículos ni de bienes muebles a su nombre; reportó un fondo de inversión y una cuenta bancaria y dos adeudos en tarjetas de crédito.

En su declaración de mayo de 2013, añadió un ingreso: reportó 2 millones 187 mil pesos anuales netos por cargo público y 355 mil 148 pesos por “servicios profesionales”.

En 2014 eliminó los ingresos profesionales y dijo recibir 2 millones 774 mil 916 pesos anuales por cargo público. Para 2015, en sus datos patrimoniales de bienes inmuebles, reportó un palco de 12 metros cuadrados y 12 en construcción, de un valor de 30 mil pesos.

Luego reportó únicamente el terreno de 626 metros cuadrados y el de 176 y añadió el pago de contado del mobiliario general del menaje de una casa.

También incorporó un seguro de separación individualizado por 1 millón 092 mil 760 pesos.

Fue en este año cuando decidió hacer públicos sus conflictos de interés, pero dijo no tener ninguno. Para 2016, los ingresos reportados fueron de 2 millones 700 mil 258 pesos anuales netos.

En su declaración de conclusión de cargo, ya no añadió información sobre sus ingresos.