Con siete homicidios ocurridos durante el 2019, el municipio de Irapuato encabeza la lista de más asesinatos de policías en Guanajuato. Al respecto, el Secretario de Seguridad Ciudadana, Pedro Cortés Zavala, reconoció que los uniformados tienen la desventaja de no conocer a los delincuentes.

Irapuato, Guanajuato, 3 de enero (SinEmbargo).- Durante el 2019 hubo 65 bajas de policías preventivos en el municipio de Irapuato, Guanajuato, seis de los cuales renunciaron en diciembre a raíz de las constantes agresiones de las que son víctimas los uniformados y que durante el año pasado cobraron la vida de más de 70 uniformados, confirmó el Secretario de Seguridad Ciudadana, Pedro Cortés Zavala.

La renuncia más reciente de policías se dio luego de tres asesinatos de uniformados que pertenecían a la corporación local, ocurridos durante el mes de diciembre.

“Afortunadamente la deserción no fue tanto como nosotros esperábamos, creo que seis elementos no es una gran cantidad, la mayoría se mantuvo” dijo.

El funcionario municipal dijo que con los elementos se insiste en que sigan los protocolos de seguridad. No obstante, Irapuato fue el municipio que, con siete homicidios de elementos durante el 2019, encabeza la lista en la entidad, y respecto a ello, reconoció que los uniformados tienen la desventaja de no conocer a los delincuentes.

” Como policía municipal puedes tomar todas las medidas de precaución, tener tu equipo personal completo, estar siempre alerta pero cuando tú como elemento de policía recibes un ataque donde te llegan diez sujetos en varios vehículos no hay protocolo que se pueda llevar a cabo es un riesgo que tenemos los elementos de Policía, tenemos la desventaja de que no conocemos a los delincuentes, tenemos la desventaja de la sorpresa, que siempre estas personas actúan a traición y eso es General. Ellos saben quienes somos nosotros y nosotros no sabemos quienes son ellos”, dijo Cortés Zavala.

Luego de asegurar que la corporación es confiable, el funcionario refirió que no se puede descartar que existan elementos corruptos o coludidos con la delincuencia al interior de la corporación, sin embargo, aclaró que en los casos en los que se han detectado este tipo de irregularidades se procede a la baja de dichos uniformados mediante un proceso administrativo que encabeza el Consejo de Honor y Justicia.

Explicó que en caso de que los elementos sean cesados, esta información es compartida a través de la plataforma del Sistema Nacional de Seguridad Pública para evitar que sean recontratados en otra dependencia de seguridad.

Sin embargo, no dio a conocer cuántos elementos han sido relacionados con delincuencia organizada, pues dijo que no tenían registro alguno y sólo habló de los casos relacionados con corrupción, situaciones donde los agentes piden dinero a los ciudadanos para no hacer su trabajo.

“La mitad, aproximadamente el 50 por ciento fueron por renuncia voluntaria y los demás por cese por parte del Consejo de Honor y Justicia por algún acto de indisciplina y de corrupción, básicamente agarrar dinero de un ciudadano, pedir dinero a un ciudadano para no hacer su trabajo” detalló.

Agregó que de momento se tiene que trabajar en el tema de reclutamiento y selección para cumplir con la meta de incorporar 100 elementos para 2020.

Pedro Cortés mencionó que no hay información alguna sobre si los elementos asesinados este año hayan estado vinculados con crimen organizado.

DICIEMBRE VIOLENTO 

Diciembre se ha convertido en el mes más violento para los policías en Guanajuato. Se han registrado 22 bajas en diferentes ataques mientras trabajaban o en ejecuciones directas, incluso durante sus días de descanso. En lo que va del 2019 ya suman en la entidad 78 agentes municipales, estatales y federales asesinados.

 Las cifras fueron corroboradas por la organización Causa en Común, que señala en su la última actualización la cifra de 73 elementos finados hasta el 19 de diciembre, con el asesinato de un agente municipal de Acámbaro.

A esa cuenta se sumarían dos de la corporación de tránsito en Tarimoro y dos custodios del Cereso Mil en Valle de Santiago, atacados en sus centros de trabajo; además de un policía de Villagrán que resultó lesionado en un ataque el pasado 11 de diciembre.

La cuenta a nivel nacional, de acuerdo al corte de la organización, es de 442 y Guanajuato ocupa el primer lugar, le siguen Michoacán con 40 bajas, Chihuahua con 32 y Jalisco con 29 agentes.

Policías han denunciado que laboran sin los elementos suficientes. En ocasiones pagan su propio equipo, botas, uniformes, gasolina y no reciben pago por las horas extras. En ese contexto Guanajuato se colocó por segundo año como el estado con más elementos de seguridad en vulnerabilidad.