A tan sólo 15 días del asesinato del activista Isidro Baldenegro, sujetos armados secuestraron al líder indígena Juan Ontiveros Ramos en Chihuahua, cuyo cuerpo sin vida apareció ayer. La Fiscalía del estado informó que, según el testimonio del hermano de la víctima, Ontiveros Ramos fue asesinado a tiros minutos después de que lo interceptaron, sin embargo, una ONG asegura que el defensor de los derechos ambientales fue ejecutado al día siguiente de su secuestro. Al igual que en el crimen de Baldenegro, las autoridades sólo han logrado identificar al presunto agresor.

México, 3 feb (EFE).- La delegación de la Unión Europea (UE) y los Estados miembros del bloque en México pidieron hoy a las autoridades mexicanas una “investigación expedita” del asesinato del líder indígena Juan Ontiveros Ramos.

En un comunicado, lamentaron el asesinato del defensor de derechos humanos y ambientales en el municipio de Guadalupe y Calvo, norteño estado de Chihuahua, apenas dos semanas después del homicidio de otro reconocido líder, Isidro Baldenegro, en la misma región.

Resaltaron la necesidad de que las autoridades “desplieguen todos los esfuerzos posibles para llevar a cabo una investigación expedita con el fin de identificar y juzgar a los responsables”.

Asimismo, la UE pidió la adopción de “las medidas preventivas necesarias”, en un boletín en el que reiteró su disposición a colaborar con México “para fortalecer los instrumentos de protección de los defensores” de los derechos humanos.

La Fiscalía de Chihuahua informó el jueves del asesinato de Ontiveros y señaló que tiene “identificado al autor material del crimen, que pertenece a la misma etnia (rarámuri), y a otro cómplice”, quienes ya son buscados.

De acuerdo con la declaración del hermano de la víctima, la tarde del 31 de enero fueron interceptados por una camioneta tripulada por dos hombres armados, quienes preguntaron a Ontiveros por el paradero de su yerno.

Ontiveros dijo desconocerlo, por lo que los obligaron a bajarse del vehículo. El hermano de la víctima señaló que logró huir hacia el monte y luego escuchó varias detonaciones, de acuerdo con el informe de la Fiscalía.

Según relató, el yerno de Ontiveros aparentemente asesinó al hijo de uno de los agresores, y estos habrían matado al activista indígena en represalia.

La Red Nacional de Organismos Civiles “Todos los Derechos para Todas y Todos” (TDT) pidió a las autoridades “investigar los hechos” y adoptar medidas de protección de las comunidades indígenas de la Sierra Tarahumara.

La versión de los hechos recabada por TDT difiere de la ofrecida por la Fiscalía estatal, pues asegura que el “reconocido líder indígena” fue secuestrado el 31 de enero y asesinado el 1 de febrero.

Este nuevo asesinato se da apenas 15 días después del de Isidro Baldenegro, galardonado en 2005 con el Premio Ambiental Goldman por su defensa de los bosques de la Sierra Tarahumara.