Con dicho pacto el Gobierno federal se comprometió a mantener una política migratoria “basada en dos pilares fundamentales: la defensa de los derechos de los migrantes y la promoción del desarrollo económico desde una visión humanitaria.

Además, ante la decisión de los Estados Unidos de implementar el artículo 235 de su Ley de Inmigración y Nacionalidad, la SRE y la Segob informaron que “México actúa de forma soberana e independiente al implementar su nueva política migratoria”.

Ciudad de México, 3 de marzo (SinEmbargo).- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Secretaría de Gobernación (Segob) dieron a conocer que bajo el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, México se convirtió en el primer país “en adoptar el Pacto Mundial para la Migración promovido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para garantizar un flujo migratorio seguro, ordenado y regular”.

Con dicho pacto el Gobierno federal se comprometió a mantener una política migratoria “basada en dos pilares fundamentales: la defensa de los derechos de los migrantes y la promoción del desarrollo económico desde una visión humanitaria, para atender las causas estructurales de la migración”, informaron las dependencias en un comunicado conjunto.

Como consecuencia de dicho compromiso, en lo que va de la administración del Presidente López Obrador más de trece mil migrantes que ingresaron a territorio mexicano por la frontera sur han recibido un estatus legal.

Lo que les permitirá acceder a oportunidades de trabajo en suelo azteca, entre otros beneficios. Con estas decisiones, la administración actual subsana el error de gobiernos anteriores, donde había una óptica que “condenaba a los migrantes a la marginalización y la precariedad”.

Así mismo, la SRE y la Segob reiteraron que el Gobierno de “México actúa de forma soberana e independiente al implementar su nueva política migratoria”.

Y reiteraron que no hay un acuerdo vinculante con el Gobierno de los Estados Unidos sobre el aumento de migrantes que intentan llegar a territorio estadounidense, procedentes mayoritariamente  de Centroamérica. También destacaron que la recepción en suelo mexicano de algunos solicitantes de asilo a EU se debe a razones humanitarias.

“México respeta el derecho soberano de Estados Unidos para ejecutar sus proyectos migratorios, pero actúa y actuará de forma soberana e independiente al fijar nuestra propia política de migración”, señala el documento.

EL NUEVO INM

Fue en diciembre de 2018 cuando la titular de la Segob, Olga Sánchez Cordero, aseguró que el Instituto Nacional de Migración (INM) se va a reestructurar desde sus entrañas para que cambie a una visión de no criminalización del migrante. Además se anunció la Política Migratoria del nuevo Gobierno la cual estará regida por dos ejes: el respeto y la promoción de los derechos humanos de todos los migrantes y el desarrollo social y económico.