En un documento confidencial a los países miembros y al que tuvo acceso The Associated Press, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) dijo que, al 19 de febrero, Irán acumulaba mil 20.9 kilos de uranio enriquecido, comparado con 372.3 kilos de acuerdo con el informe del 3 de noviembre de 2019.

VIENA (AP) — La agencia de supervisión nuclear de las Naciones Unidas dijo el martes que Irán ha triplicado con creces su provisión de uranio enriquecido en los últimos tres meses y ahora tiene más de una tonelada, en violación del acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales.

En un documento confidencial a los países miembros y al que tuvo acceso The Associated Press, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) dijo que, al 19 de febrero, Irán acumulaba mil 20.9 kilos de uranio enriquecido, comparado con 372.3 kilos de acuerdo con el informe del 3 de noviembre de 2019.

El OIEA ha identificado tres lugares en Irán donde se almacenan materiales nucleares o se realizaron actividades relacionadas sin declararlos a los observadores internacionales.

“La agencia identificó una serie de problemas relacionados con posible material nuclear no declarado y actividades relacionadas con lo nuclear en tres lugares en Irán no declarados por Irán”, dijo la agencia en un informe.

El OIEA había dicho anteriormente que se habían detectado partículas de uranio de origen artificial en un lugar no declarado en las afueras de Teherán, lo que parece confirmar las denuncias de Estados Unidos e Israel sobre un depósito nuclear secreto.

La agencia dijo que Teherán respondió en una carta el 28 de enero que “Irán no reconocerá denuncia alguna sobre actividades pasadas y no se considera obligado a responder a tales denuncias”.

OIEA respondió que sus pedidos de aclaraciones eran congruentes con el compromiso de Irán de permitir inspecciones de sus instalaciones nucleares y no dependían del acuerdo nuclear firmado por la República Islámica y las potencias mundiales en 2015.

Teherán ha violado gradualmente las cláusulas del acuerdo para presionar a los firmantes a brindarle alivio de las sanciones aplicadas por Estados Unidos desde que se retiró unilateralmente del pacto en 2018.