El líder del PAN, Marko Cortés, señaló que la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica promueve las energías “sucias”, contradice el T-MEC, impedirá al país cumplir con sus compromisos ambientales y ahuyentará la inversión privada.

Ciudad de México, 3 de marzo (SinEmbargo).– El Partido Acción Nacional (PAN) criticó la aprobación de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, a la que esta madrugada el Congreso de la Unión dio luz verde sin modificación alguna.

La reforma presentada como preferente por el Presidente Andrés Manuel López Obrador busca darle preferencia a la Comisión Federal Electricidad (CFE) por encima de los generadores privados, y fue aprobada por el Senado de la República por los partidos Movimiento Regeneración Nacional (Morena), del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), que rechazaron todas las reservas presentadas a la iniciativa, así como llevarla a Parlamento Abierto.

“Acción Nacional lamenta profundamente que Morena y sus aliados, con su característica lealtad ciega, hayan aprobado sin mover una sola coma la iniciativa presidencial, que nos lleva a los años 70 en materia energética, que no entiendan el enorme daño que provocarán al medio ambiente con la utilización de energías sucias, que no vean que ahuyentan aún más la inversión en México”, alertó el partido blanquiazul en un comunicado.

El líder nacional del PAN, Marko Cortés, resaltó que los legisladores del su partido votaron en contra de la iniciativa y que explorarán todas las vías legales para echar atrás los cambios.

“Incluso la Organización de las Naciones Unidas instó a todos los países a eliminar el uso del carbón para la generación de energía eléctrica y poder reducir los efectos del cambio climático, porque además la energía renovable es más barata”, agregó el líder partidista que también sostuvo que con la reforma se “romperá” con los esfuerzos de contribuir a la eliminación de la huella de carbono y México no cumplirá con el Acuerdo de París para generar el 35 por ciento de la electricidad con energías limpias.

Expuso que a la par incrementarán las enfermedades respiratorias y se creará “un mayor clima de inseguridad jurídica” para inversiones nacionales e internacionales, que provocarán una “cascada” de demandas, pues la reforma “trasgrede” el T-MEC.

“Es inaceptable que con su lealtad ciega Morena haga un daño tan grave a la población con decisiones retrógradas que no benefician a nadie y mantienen a México en el estancamiento y la prehistoria”, concluyó.

Desde que envió el 1 de febrero la iniciativa al Congreso con carácter preferente, para discutirse en un plazo de 30 días en cada Cámara, López Obrador pidió no cambiar “ni una coma” al dictamen.

Apenas el pasado domingo, el Presidente aseguró que el Senado aprobaría su polémica reforma a la Ley de la Industria Eléctrica.

“Estoy seguro, se va a llevar a la práctica, se va a ejecutar, se va a aprobar porque es para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad”, expresó el mandatario en un evento en Zacatecas.

La reforma fue criticada por la iniciativa privada de México y Estados Unidos y el Presidente declaró este miércoles que “no quiere expropiar por expropiar” ni generar miedo a los inversionistas.

“No queremos expropiar por expropiar, no hemos hecho ninguna expropiación desde que estoy en el Gobierno, esto lo digo para que nuestros adversarios, que no son nuestros enemigos, no infundan miedo a los inversionistas ahora con la reforma eléctrica”, manifestó en su rueda de prensa matutina.

-Con información de EFE