En 2020, la economía mexicana tuvo una caída de 8.5 por ciento y fue tan profunda que hizo historia, pero no fue de dos dígitos ni por arriba del 10 por ciento, como se llegó a estimar. Para 2021, el desarrollo, producción y distribución de las vacunas contra la COVID-19 permitirán la recuperación de la economía nacional que podría darse en un rango de 2.8 a 6.7 por ciento.

Ciudad de México, 3 de marzo (SinEmbargo).– En 2021, la economía mexicana crecerá 4.8 por ciento, aseguró el Banco de México (Banxico). El margen para el avance del Producto Interno Bruto (PIB) en el año, estimado por la Junta de Gobierno del banco central, quedó en un rango de 2.8 a 6.7 por ciento, de acuerdo con los escenarios propuestos en el último Informe Trimestral de 2020.

Los pronósticos del Banxico, difundidos en la presentación Informe de la actividad económica durante del cuarto trimestre de 2020, significaron una mejora. Desde el inicio de la pandemia de la COVID-19, el banco central mexicano ha propuesto tres previsiones, dejando un rango de operación posible para el panorama económico.

El escenario central del Banxico estimó que el PIB nacional crezca un 4.8 por ciento al cierre de 2021. La postura más optimista significaría un crecimiento de la economía mexicana del 6.7 por ciento, sin embargo, el peor escenario estimó un crecimiento equivalente al 2.8 por ciento.

El desarrollo, producción y distribución de las vacunas contra el nuevo coronavirus permitirán mejorar las perspectivas a mediano plazo, para la recuperación de la economía nacional, que en 2020 reportó una caída de 8.5 por ciento, tan profunda que hizo historia, pero no fue de dos dígitos, por arriba del 10 por ciento, como algunos analistas calculaban.

estimacion-pib-2021-banxico-4t2020

Los pronósticos anteriores del Banxico (en noviembre) calculaban un crecimiento medio al final de 2021 de 3.3 por ciento, con un rango posible de 0.6 y 5.3 por ciento. Esta estimación no contaba aún con la autorización de vacunas en México, por lo que no había comenzado la campaña de inoculación entre la población, un escenario distinto hacia finales del 2020.

El grupo de analistas económicos y financieros consultados por el Banco de México para observar las proyecciones de la economía nacional plantearon en la encuesta de febrero de 2021 que el PIB del país será de 3.67 por ciento al final de 2021.

Hasta ahora, el Banco Mundial previó en su más reciente informe que México crecerá 3.7 por ciento en 2021; el Fondo Monetario Internacional, un 4.3 y la calificadora Moody’s un 5.5 por ciento.

“Durante 2020, la economía mexicana enfrentó choques significativos y un entorno de elevada incertidumbre. Lo anterior debido, primordialmente, a las afectaciones generadas por la pandemia de COVID-19 y las medidas implementadas para contener su propagación. Ante un entorno adverso y volátil, la actividad económica, la inflación y las condiciones financieras en el país se vieron afectadas de una manera significativa”, detalló el banco central.

La estrategia del Banco de México, destacó en el informe, fue la de una política monetaria “oportuna y prudente” para conducir a una convergencia “ordenada y sostenida de la inflación a su meta en el horizonte de pronóstico”. Además que “contribuya a un ajuste ordenado en los mercados financieros nacionales y en la actividad económica”.

El último trimestre de 2020 la actividad económica mundial continuó un rumbo de recuperación, aunque moderado y diferenciado entre países y sectores. Los riesgos para el crecimiento están relacionados con la evolución de la pandemia y posibles retrasos en el proceso de vacunación. Sin embargo, también tienen que ver con los estímulos implementados por los países y las posibles afectaciones a las cadenas globales de suministro.

A largo plazo, el Banxico estimó que los escenarios de preocupación para la economía son la degradación ambiental y los posibles impactos negativos al PIB de algunas economías.

El Banxico no dejó de ver, a nivel nacional, el impacto que podrán dejar las heladas que afectaron el sur de Estados Unidos, el estado de Texas en particular, y en el norte de México durante los primeros días de febrero. Las interrupciones del suministro eléctrico y de gas que se desencadenaron con el frío polar, que congeló ductos de gas en Texas, tendrán un impacto en el primer trimestre de 2021.

“Se espera que, en el corto plazo, lo anterior tenga ciertos efectos adversos sobre la trayectoria de recuperación”, destacó la Junta del Banxico.

OTROS COMPONENTES

Sobre la inflación, el Banxico estimó que alcanzará el nivel de 4.3 por ciento hacia el segundo trimestre de este año, por encima del rango de (+/-) 3 por ciento que plantea como media el banco central. Sin embargo, hacia el último trimestre de 2021 tocará un nivel de 3.3 por ciento.

La inflación de la primera quincena de febrero fue de 3.84 por ciento, 0.23 por ciento por arriba del dato del cierre de enero. Esa cifra significó la tasa más elevada desde la segunda quincena de octubre del 2020 y la variación quincenal es la mayor incremento para un periodo igual desde el 2017. El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se mantuvo apenas dentro del rango del Banco de México.

El saldo en la balanza comercial del país irá entre los 1.5 y 6.5 mil millones de dólares, desde el escenario anterior que iba entre el 0.1 y 0.5 por ciento del PIB. El saldo en la cuenta corriente va de los (-) 7.1 mil millones de dólares y 3.5 mil mdd, es decir, un rango entre (-)0.5 y 0.3 por ciento del PIB.

En cuanto a las estimaciones de empleo, el Banxico previó que al cierre de 2021 se creen entre 250 mil y 570 mil puestos de trabajo. El informe previo estimaba entre 150 y 500 mil puestos de trabajo.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) observó que la tasa mexicana de desempleo cerró en 3.8 por ciento en 2020, un aumento de casi un punto porcentual frente a la de 2.9 por ciento registrada en 2019.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) indicó que la tasa de desocupación de diciembre fue menor a la de 4.4 por ciento en noviembre, pero precisó una disminución de 426 mil personas de la Población Económica Activa (PEA), lo que significa que abandonaron por completo el mercado laboral.

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), México perdió 3.2 por ciento de su empleo reglado en 2020 al cerrar el año con 647 mil 710 puestos menos que en 2019.

México cuenta con 126 millones de habitantes, según el censo de población publicado en 2021. En 2018, 41.9 por ciento de la población (52.4 millones) vivían en la pobreza, de acuerdo con el reporte del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que estima que la pandemia podría dejar 10 millones de nuevos pobres.