India, con mil 350 millones de habitantes, ha aplicado al menos la primera dosis de las vacunas de AstraZeneca y Covaxin a 15 millones de integrantes del personal médico y del que combate en primera línea a la pandemia. Prevé alcanzar 300 millones de personas inmunizadas en el primer semestre de este año.

 Nueva Delhi, 3 marzo (EFE).– El Gobierno de la India ha dado luz verde a los hospitales y centros de salud privados y públicos del país para extender las jornadas de vacunación contra la COVID-19 las 24 horas del día, los siete días de la semana, en un intento por acelerar la inmunización de los grupos de riesgo.

“El Gobierno ha eliminado las limitaciones de tiempo para aumentar la velocidad de la vacunación. Las personas pueden vacunarse las 24 horas, los 7 días de la semana, según su conveniencia. El Primer Ministro Narendra Modi comprende el valor tanto del tiempo como de la salud de los ciudadanos”, publicó hoy en Twitter el Ministro de Salud, Harsh Vardhan.

Así la India pone a toda marcha su campaña de inoculación, dos días después de comenzar una nueva fase para atender a las personas mayores de 60 años o mayores de 45 años con padecimientos crónicos, unos 270 millones de personas.

Hasta ahora, este país de mil 350 millones de habitantes ha puesto al menos la primera dosis del antídoto a cerca de 15 millones de trabajadores de la salud y de la primera línea en la lucha contra la pandemia, en un
periodo de 47 días.

 

Esto es el 50 por ciento del total de receptores seleccionados para las dos primeras etapas, que comprende a 10 millones de sanitarios y 20 millones de trabajadores de la primera línea de combate a la COVID-19.

El plan de vacunación anunciado por el Gobierno indio a principios de enero prevé alcanzar a 300 millones de personas en el primer semestre del año, un tarea que implicaría atender a unos dos millones de personas diarias hasta finales de julio, o triplicar la capacidad de vacunación.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, en la última jornada se administraron 609 mil 845 dosis, de los cuales, 521 mil 101 eran beneficiarios que recibieron la primera dosis.

A TODA CAPACIDAD

Las autoridades sanitarias acordaron además “utilizar el 100 por ciento de las capacidades de todos los hospitales privados” autorizados para que puedan funcionar como centros de vacunación, según informó el Ministerio de Salud en un comunicado tras una reunión de alto nivel.

De acuerdo con esto, cualquier hospital privado podrá funcionar como centro siempre que tenga un número adecuado de vacunadores, área de observación, y una disposición adecuada de la cadena de frío.

Para ello “el Gobierno central cuenta con una existencia adecuada y proporcionará las dosis de vacuna necesarias”, garantizó.

La India está usando para su campaña dos vacunas aprobadas en el país y que se producen en su territorio: Covishield, del laboratorio británico-sueco AstraZeneca y la Universidad de Oxford; y Covaxin, del laboratorio indio Bharat Biotech.

El país asiático registró casi 15 mil nuevos casos de la COVID-19 y 98 muertes en las últimas 24 horas, elevando el número total de infecciones a 11.1 millones y 157 mil 346 fallecimientos desde el inicio de la pandemia.

Estos números están lejos del récord de casi 100 mil positivos que se registraron en septiembre, aunque el ligero repunte de casos en varios estados del país como el occidental Maharashtra o el sureño Kerala inquieta a las autoridades.