Las bases del Memorando de Entendimiento para el proceso de 2021 a 2024 establecieron que el precio de referencia internacional será el costo del 100 por ciento del gas etano que se entregue y que el costo del transporte del combustible correrá a cuenta de Braskem-Idesa.

Ciudad de México, 3 de marzo (SinEmbargo/EFE).- El Gobierno mexicano anunció este miércoles un acuerdo con la brasileña Braskem, filial de Odebrecht, por el contrato suspendido entre Petróleos Mexicanos (Pemex) y la planta petroquímica Etileno XXI en Nanchital, en el oriental estado de Veracruz.

El acuerdo, alcanzado el 26 de febrero por el contrato que se canceló en diciembre, permitirá un ahorro de 667 millones de dólares o 13 mil 749 millones de pesos, informó Octavio Romero, director de Pemex.

Además, la empresa petrolera del Estado no tendrá que pagar las penalizaciones de 147 millones de dólares por incumplir el contrato en los primeros dos años de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, quien argumentaba que Pemex le vendía el gas a menor precio del mercado y le “subsidiaba”.

“A partir de esta Administración, el Presidente de la República nos instruyó a no pagar penalidades derivados de ese contrato leonino”, aseveró Romero.

El director de Pemex detalló este miércoles que, tras el acuerdo, Braskem-Idesa le pagará a Pemex el 100 por ciento del precio del gas etano.

Asimismo, la obligación de Pemex de suministrar gas se reduce a la mitad desde ahora y se eliminará por completo en 2024.

“Ahora que ya se tiene este nuevo convenio, de nuevo va a haber abasto de gas natural, porque tampoco es nuestro propósito que cierren una planta de esta naturaleza, estamos hablando de una inversión, no sé, de ocho mil o 10 mil millones de dólares”, manifestó el Presidente.

El contrato de 2010 estableció un suministro obligatorio de 66 mil barriles diario en un plazo de 20 años. Con la evolución del trabajo entre la administración de López Obrador y la filial de la brasileña, se determinó un suministro obligatorio de 30 mil barriles diarios en un periodo de tres años.

En 2010, las prórrogas por 15 años adicionales con “obligación de suministro” de 66 mil barriles diarios de común acuerdo. En el nuevo contrato se estableció que desde 2024 Pemex no tiene obligación de suministro.

El Primer Derecho de Preferencia a Braskem-Idesa del gas etano que Pemex no utilice para sus procesos. El nuevo contrato establece que Pemex aceptó colaborar para que Braskem-Idesa invierta en una terminal de importación de gas etano.

El contrato de 2010 establecía que el precio del gas etano se debía establecer 30 por ciento por debajo de la referencia internacional. El costo de transporte del gas, de origen nacional o importado, corría a cargo de Pemex.

Las bases del Memorando de Entendimiento para el proceso de 2021 a 2024 establecieron que el precio de referencia internacional será el costo del 100 por ciento del gas etano que se entregue. El costo del transporte del combustible correrá a cuenta de Braskem-Idesa.

CPM Pemex acuerdo Odebrecht Braskem Idesa, 03mar21

NEGOCIACIÓN CON BRASKEM

La negociación se produce después de que en diciembre López Obrador anunció que no renovaría el “contrato leonino” de suministro de gas que se suscribió en 2010, durante la presidencia del derechista Felipe Calderón (2006-2012).

La brasileña Braskem, mayor petroquímica de América Latina, anunció entonces que adoptaría las medidas legales por la rescisión “unilateral” del contrato de la planta, que produce cerca de 1.05 millones de toneladas de polietileno al año.

La petroquímica es una asociación controlada por la brasileña Braskem (75 por ciento), mayor productora de resinas termoplásticas y líder en América Latina, y el Grupo Idesa, uno de los principales grupos empresariales mexicanos.

La negociación se produce mientras López Obrador ha prometido “rescatar” a Pemex, que en 2020 tuvo una pérdida neta de 21 mil 417 millones de dólares, un aumento de 38.2 por ciento frente a las pérdidas de 2019.

También sucede en medio de la investigación del caso de Odebrecht, que estalló hace un año en México con la detención en España de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex durante la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018), acusado de recibir 10,5 millones de dólares de la brasileña.

Pese al acuerdo, López Obrador advirtió de que aún habrá una investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) sobre la planta.

“Hay una denuncia presentada, siguen las investigaciones, porque además hay que ver quién autorizó la firma de este contrato a todas luces leonino, contrario al interés nacional”, expresó.