ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS

Al fin ha llegado el momento de desenmascarar a la gran tapada de la cuarta temporada de La Casa de Papel. Un personaje con una gran historia detrás y estrechamente conectado con algunos de las principales figuras de la serie.

Madrid, 3 de abril (Europa Press).- La Casa de Papel ha estrenado su cuarta temporada y sus millones de fans en todo el globo ya devoran, en plena cuarentena por el coronavirus, sus ocho nuevos capítulos. Las nuevas entregas de la serie han resuelto algunos interrogantes que dejó la tercera temporada… y han abierto otros de cara al futuro.

El primero de los casos es el del personaje de Belén Cuesta, muda durante la anterior temporada y casi desapercibida entre los rehenes, la actriz ganadora del Goya fue uno de los grandes misterios sobre el que han estado teorizando los fans. ¿Una agente camuflada entre los rehenes? ¿Quizá un plan de emergencia del propio Profesor? ¿O simplemente una ciudadana anónima que espera el momento oportuno para escapar?

Al fin ha llegado el momento de desenmascarar a la gran tapada de la cuarta temporada de La Casa de Papel. Un personaje con una gran historia detrás y estrechamente conectado con algunos de las principales figuras de la serie.

En los últimos capítulos de la tercera temporada, la serie se preocupó de que los espectadores vieran claramente varios planos de la actriz de La trinchera infinita y Paquita Salas… pero no abrió la boca. En esta cuarta parte las primeras palabras del personaje de Cuesta no se hacieron esperar mucho. “¿Perdona, para quién es la sangre? Porque han subido dos con el peluche y aquí sólo está una”, le pregunta en el primer capítulo a Denver en referencia al estado de Nairobi.

“Pues ya sabes para quien es… y vamos a estarnos ‘callaos'”, replica cortante el personaje interpretado por Jaime Lorente. Que le pregunte a él por el estado de Nairobi, precisamente a él, no es casualidad, como bien descubrirán dentro de cuatro capítulos los fans de la serie.

¿Para quién es la sangre? Porque han subido dos con el peluche y aquí sólo está una”, le pregunta en el primer capítulo a Denver en referencia al estado de Nairobi. Foto: Netflix

Y es que no será hasta la quinta entrega, titulada “5 minutos antes”, cuando La Casa de Papel pondrá encima de la mesa a su nuevo personaje. Es a través de un flashback, con el que arranca el capítulo, que echa la vista atrás hasta aquellos días felices y soleados en los que El Profesor y su banda preparaban el primer golpe, el que iban a dar a la Fábrica de la Moneda y Timbre.

Es entonces, en un desayuno, donde Moscú y Denver, padre e hijo, acuden al profesor para rogarle que meta en la banda a Juanito, el hijo de un amigo del personaje de Paco Tous que es su ahijado y casi “un hermano” para Denver. “Ya acepté a tu hijo, Moscú. Esto no es una empresa familiar que puedas meter de repente a nuestro primo del pueblo o a cualquier vecino”, replica disgustado El Profesor.

Las nuevas entregas de la serie han resuelto algunos interrogantes que dejó la tercera temporada… y han abierto otros de cara al futuro. Foto: Netflix

MANILA, UNA IDEA DE BERLÍN

Después, otro flashback revela que, a pesar de haberse burlado de Moscú y Denver, Berlín ha estado atento a su oferta… y ha pensado en un trabajo para “ese tal Juanito”. Así se lo hace saber en privado a su hermano, la idea es clara: infiltrar a alguien entre los rehenes para tenerlos controlados en todo momento y que sólo actúe en caso de extrema necesidad, como un intento de rebelión.

“Nunca tendrá contacto con nosotros, salvo que haya una rebelión en marcha. Y si no hay ningún problema, saldrá como un rehen más. Es un trabajo que podría hacer hasta un mono fumador de circo”, dice Berlín. Dicho y hecho.

El Profesor acompaña a Moscú y Denver hasta la parada del autobús para esperar a Juanito pero… ante su ojiplático gesto, quien se baja del vehículo y acude a la cita no es un hombre, sino una mujer. “¿Juanito?”, pregunta asombrado el personaje de Tous. “Julia, demasiado tiempo sin vernos”, responde resuelta Cuesta.

La cuarta temporada de la serie ya se estrenó en Netflix. Foto: Netflix

“Pues estás guapísima hija. Bueno, tú siempre has sido guapo… guapa”, le dice emocionado Moscú antes de fundirse en un tierno abrazo. “A mí me parece de puta madre, que cada uno haga con libertad lo que quiera con lo que quiera, pero te miro a los ojos y sigues siendo Juanito, pero… ¡estás buenísima!”, dice Denver antes de fundirse en otro abrazo con su amiga transexual que sirve a la serie, una vez más, para reivindicar la diversidad y la visibilidad.

El personaje de Cuesta en la banda adoptará el nombre de Manila, la infiltrada entre los rehenes encargada de vigilarlos que decide dar un paso al frente tras ver la fuga de Gandía y cómo ha contado con la ayuda de Palermo. “Señor Denver, necesito ir al baño”, le dice Julia para después darle toda la información y pedirle que le suelte y le de un arma ante la situación crítica que vive la banda. “Las órdenes las das tú, que para eso eres el que ahora está al mando”, sentencia.