Los investigadores creen que han identificado un patrón de actividad cerebral que predice la ira experimentada durante los sueños.

Ciudad de México, 03 de mayo (Tic Beat/SinEmbargo).- Una investigación que será publicada en la revista JNeurosci, ha sido capaz de rastrear la parte del cerebro que es responsable de generar sentimientos de ira en las personas que duermen.

Y es que con este estudio, los investigadores creen que han identificado un patrón de actividad cerebral que predice la ira experimentada durante los sueños. Si se demostrase cierto, este estudio podría explicar las bases neuronales del contenido emocional de las pesadillas, que suelen estar asociadas con trastornos mentales y del sueño como la ansiedad, la depresión y el insomnio.

Los investigadores obtuvieron grabaciones de electroencefalografía de 17 individuos sanos durante dos noches separadas en un laboratorio de sueño. Foto: Arturo Pérez, Cuartoscuro

En esta prueba, realizada por el investigador Pilleriin Sikka, y también por sus socios de la Universidad de Turku(Finlandia), Universidad de Skövde (Suecia) y la Universidad de Cambridge (UK), se ha descubierto un mecanismo emocional compartido entre los dos estados de conciencia.

Para ello, los investigadores obtuvieron grabaciones de electroencefalografía de 17 individuos sanos durante dos noches separadas en un laboratorio de sueño. Después de que los pacientes alcanzaron el sueño REM (Rapid Eye Movement), fueron despertados por los investigadores y les pidieron que describieran sus sueños y calificaran las emociones que experimentaron.

Muchos participantes señalaron sentirse enfadados teniendo una mayor actividad neuronal en la mitad derecha de su corteza frontal. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro

Muchos participantes señalaron sentirse enfadados teniendo una mayor actividad neuronal en la mitad derecha de su corteza frontal, lo que sugiere que esa parte del cerebro es la responsable del mal sueño.

El estudio tiene sus limitaciones, sobre todo porque se ha llevado a cabo en condiciones de laboratorio, pero los investigadores señalan que sus hallazgos brindan apoyo a las teorías según las cuales soñar es una simulación realista de la vida de vigilia.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE TIC Beat. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.