Miembros del Centro de Investigación de Química Aplicada (CIQA) trabajan en el desarrollo de textiles técnicos antivirales aplicados a cubrebocas con nanopartículas. Con ello, se espera que aumenten la barrera de protección y se limite la propagación de la COVID-19; a través de MIND IN SALTILLO buscan inversores o interesados para darle seguimiento a la idea.

Por Quetzali García

Coahuila, 3 de mayo (Vanguardia).- Esta guerra es contra un enemigo invisible. Se llama COVID-19 y nuestro ejército son los trabajadores del Sector Salud. Su lucha es por la vida y ellos dejan todo por salvarnos. ¿Qué equipo se les puede proporcionar para que estén bien protegidos?

Un grupo de Investigadores del Centro de Investigación de Química Aplicada (CIQA) está desarrollando textiles técnicos antivirales con aplicación en cubrebocas, los cuales aplican la nanotecnología para aumentar la barrera y limita los contagios.

Estos emprendedores comparten su idea con MIND IN SALTILLO para buscar inversores o interesados en darle seguimiento a la propuesta y que llegue a los hospitales.

Los textiles técnicos para las mascarillas antivirales con nanopartículas fueron creados por personal de CIQA, entre ellos los doctores Leticia Melo López, Carlos Ávila Orta, Rebeca Betancourt, Christian Cabello, Víctor Cruz y Florentino Soriano.

Los cubrebocas con nanopartículas serán reusables y aumentarán el riesgo de contagio de la COVID-19. Foto: Graciela López, Cuartoscuro

El objetivo del grupo de científicos es producir 500 mil mascarillas antivirales mensuales (Equipo de Protección Personal Especializado) que disminuyan el riesgo de contagio, principalmente del personal de salud al atender a pacientes infectados con virus, especialmente el COVID-19.

MATERIAL QUE INACTIVA EL VIRUS

“De forma simplificada, se puede decir que la causa original de la transmisión es la salida de los virus a través de la boca y nariz de las personas infectadas, por lo que la solución principal es detener la dispersión del virus al ambiente”, cuenta la doctora Leticia Melo López, quien es Investigador Catedrático del CONACYT adscrito al Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA – Saltillo).

Para lograr que esto sea posible, los científicos proponen establecer una cadena de proveeduría de textiles antivirales que abarca desde la materia prima para generar los textiles, hasta la generación de mascarillas.

¿Qué es lo que se necesita para protegerse? Un material con el cual se realice el textil que cuente con la capacidad de inactivar al virus, que sea seguro para el usuario y preferentemente reutilizable.

“Es aquí donde tenemos una ventaja: tenemos bien establecida la tecnología para desarrollar materiales con aditivos con actividad antimicrobiana y que también son sensibles a los virus”.

¿Qué se requiere de la sociedad? ¿Cómo puedes ayudar?

El colectivo de químicos espera encontrar inversores con propuestas de recurso para financiar la producción de las mascarillas antivirales. No importa si de momento no conoces a alguien, con el hecho de compartir en redes sociales esta propuesta, ayudas a que llegue a inversionistas con esta posibilidad.

IDEA

Fabricar cubrebocas antivirales para el Sector Salud basados en un prototipo desarrollado con textiles de fibras con nanotecnología para aumentar la barrera y limita los contagios.

EMPRENDEDORES

Los doctores: Leticia Melo López, Carlos Ávila Orta, Rebeca Betancourt, Christian Cabello, Víctor Cruz, Florentino Soriano

¿CÓMO PUEDES AYUDAR?

Si quieres invertir en este proyecto, puedes contactar a los investigadores del CIQA. También puedes ayudar a difundir esta información para que llegue a más personas con capacidad de financiar la iniciativa.

CONTACTO

[email protected]

[email protected]

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VANGUARDIA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.