El expresidente Felipe Calderón Hinojosa negó este día que su Gobierno tuviera información sobre los nexos de su exsecretario de Seguridad, Genaro García Luna, con el narcotráfico, como lo afirmó Roberta Jacobson en una entrevista. Incluso aseguró que “si el Gobierno de los Estados Unidos hubiera tenido información procesable contra cualquier alto funcionario mexicano, esa información debería haberse comunicado a su Gobierno, pero eso no ocurrió”.

Ciudad de México, 3 de mayo (SinEmbargo).– El expresidente Felipe Calderón Hinojosa dijo hoy, en respuesta a la entrevista de Proceso con la exembajadora Roberta Jacobson, que si Estados Unidos tenía información contra Genaro García Luna o cualquier alto funcionario de su administración debió comentarlo, pero eso, agregó, no sucedió.

“Si el Gobierno de los Estados Unidos hubiera tenido información procesable contra cualquier alto funcionario mexicano, esa información debería haberse comunicado a mi gobierno a través de alguno de los robustos canales de comunicación que teníamos. Eso no ocurrió”, escribió Calderón en su cuenta de Twitter luego de un reclamo surgido en redes que colocó al menos siete etiquetas en su contra.

“Es falso que mi gobierno tuviera información sobre nexos de Genaro García Luna con el narcotráfico. Actué con determinación contra el crimen organizado y recibí amenazas por ello, jamás hubiera permitido que ningún funcionario con vínculos como esos siguiera en el gobierno”, se lee en el primer tuit de un hilo de ocho mensajes con su respuesta.

De acuerdo con la exembajadora estadounidense Roberta Jacobson el Gobierno de Felipe Calderón estaba al tanto de la relación de García Luna con el narcotráfico.

“Culpar a Estados Unidos por datos que poseía y sugerir que el Gobierno de México no tenía la información sobre la corrupción o problemas de un funcionario, probablemente es tan inocente y peor, francamente, que una dupilicidad”, dijo la exembajadora de Estados Unidos en México a la revista Proceso.

“La Embajadora Jacobson precisa a que se refiere en la entrevista: ‘Teníamos información y escuchamos rumores que en su mayoría no fueron confirmados… nunca información que fuera confirmada por una fuente imparcial; que no fuera tendenciosa’. Eso lo que hemos sostenido siempre”, señaló el expresidente.

Felipe Calderón y su exsecretario de Seguridad, Genaro García Luna, preso en EU. Foto: Iván Stephens, Cuartoscuro

Calderón argumentó que si las autoridades de Estados Unidos hubieran sabido de vínculos ilícitos de García Luna no se les hubiera apoyado desde ese país con la Iniciativa Mérida.

“Como ella afirma, ‘el departamento de Estado estaba obligado a cerciorarse de que el equipo militar… no fuera utilizado para favorecer y facilitar el trasiego de drogas’. Sería absurdo suponer que, sabiendo sus supuestos nexos, hubieran dado ese apoyo multimillonario a la SSP”, justificó Calderón en un cuarto tuit.

En cuanto a que no tenían alternativa más que trabajar con García Luna, Calderón señaló que la cooperación entre su Gobierno y el de Estados Unidos alcanzó niveles sin precedentes.

“La estrategia de mi gobierno no dependía de una sola persona, sino era una labor de equipo interinstitucional. La PGR, SEGOB, SRE, SSP, SEDEN, SEMAR, CISEN, todas las dependencias mexicanas vinculadas al tema estaban autorizadas a interactuar con autoridades de Estados Unidos”, aseguró exmandatario.

Agregó que en muchos operativos se requería a las agencias estadounidenses, optaban discrecionalmente por la interlocución uno a uno. Luego publicó la carta de aclaración que envió a la revista Proceso:

Genaro García Luna está detenido en una prisión de Nueva York acusado de haber conducido una guerra para beneficiar al Cártel de Sinaloa. El exfuncionario fue el encargado de diseñar y conducir la “estrategia” de Calderón Hinojosa supuestamente contra los cárteles mexicanos.

De acuerdo con la Fiscalía de Estados Unidos, lo que el ex Secretario de Seguridad Pública federal hizo en esos años fue favorecer al Cártel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más sanguinarias de todos los tiempos; también se cree que cuidó los intereses de Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera; de Ismael “El Mayo” Zambada y de Héctor Beltrán Leyva.