Hasta la fecha, el país no ha realizado la prueba para la evaluación correspondiente al 2022, la cual es aplicada en 87 países pertenecientes.

Ciudad de México, 3 de mayo (SinEmbargo).- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) expresó su preocupación ante la posible suspensión de pruebas del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA) a alumnos de secundaria en México.

Mediante un comunicado, la organización señaló que no ha recibido ninguna información a este respecto y detalló que desde su introducción en 2000, ningún país de la OCDE se ha retirado de la prueba PISA.

La prueba que permitía evaluar las habilidades de los estudiantes de secundaria en lectura, matemáticas y ciencia ha “arrojado información invaluable, sobre la calidad y la equidad de la educación en México y quizá de manera más importante, ha enfocado la atención pública sobre la urgencia de mejorar las oportunidades educativas en las comunidades más marginadas”, según indicó la OCDE.

Asimismo, la OCDE agregó que “la prueba PISA ha permitido realizar un seguimiento detallado sobre el progreso educativo, ha mostrado una ruta hacia la mejora de la educación y ha puesto énfasis en el costo de largo plazo de no hacer nada -en detrimento de la economía y la sociedad de México”.

Sin embargo, hasta la fecha, el país no ha realizado la prueba para la evaluación correspondiente al 2022, la cual es aplicada en 87 países pertenecientes.

Además,  la organización explicó que a medida que la pandemia por COVID-19 “erosiona la educación y profundiza gravemente las múltiples deficiencias y desigualdades de los sistemas educativos en el mundo, este tipo de información se volvió más crucial para asegurarse de que el futuro de los estudiantes y profesores no se vea comprometido, particularmente de aquellos que viven en mayor marginalidad”.

La siguiente evaluación que debía realizarse durante el 2021, fue diferida al 2022 debido a la pandemia, en la que incluirá a los 37 países que integran a la OCDE y a una cifra sin precedentes de 50 países y economías que no son miembros, además de 25 en proceso de preparación para la siguiente prueba.

Es decir, que 112 países y economías del mundo se comprometieron con el propósito común de la prueba PISA. Con excepción de Bolivia, Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, todos los países de América participan o se preparan para participar en PISA.

De acuerdo con la última evaluación en la que el país participó en 2018, en la que México se ubicó en los últimos lugares entre los países de la OCDE, al revelarse que 45 por ciento de los estudiantes tiene deficiencias en lectura; 56 por ciento en matemáticas y 47 por ciento en ciencias.

Hasta el momento, ni la Secretaría de Educación Pública, ni la Comisión Nacional para Mejora continua de la Educación (Mejoredu) han confirmado la suspensión de la prueba ni se han pronunciado al respecto.