Desde el inicio de la pandemia, este país de unos mil 350 millones de habitantes ha detectado 19.9 millones de contagios.

Por David Asta Alares

Nueva Delhi, 3 de mayo (EFE).- La India se acerca a los 20 millones de contagios de coronavirus, mientras las autoridades investigan si la falta de oxígeno en un hospital provocó este lunes el fallecimiento de 24 pacientes, y centros médicos en ciudades como Nueva Delhi se ven obligados a rechazar nuevos pacientes.

El segundo país más afectado del mundo en términos absolutos por la pandemia, sólo por detrás de Estados Unidos (32.4 millones), se encuentra sumido en una vertiginosa segunda ola que ha puesto al límite a su sistema de salud.

19.9 MILLONES DE CASOS

La India registró 368 mil 147 nuevas infecciones en las últimas 24 horas, según los últimos datos del Ministerio de Salud, una ligera caída por segundo día consecutivo después de que el país superase el sábado por primera vez la barrera de los 400 mil positivos.

Desde el inicio de la pandemia, este país de unos mil 350 millones de habitantes ha detectado 19.9 millones de contagios.

Los tres mil 417 nuevos decesos registrados en las últimas 24 horas elevaron el total de muertos a 218 mil 959, una cifra oficial que, según numerosos expertos, podría ser mayor en realidad mientras crematorios y cementerios trabajan sin descanso en ciudades como Nueva Delhi.

Una mujer recibe la vacuna AstraZeneca para COVID-19 en un hospital en Prayagraj, India. Foto: Rajesh Kumar Singh, AP.

En total, diez de las 36 regiones del país, entre las que se encuentra la occidental Maharashtra, Nueva Delhi, o el sureño Karnataka, acaparan el 73.8 por ciento de las nuevas infecciones diarias, mientras que la tasa de positividad se encuentra en el 21.2 por ciento cuando hace tan sólo un mes se situaba por debajo del seis por ciento.

INVESTIGAN 24 MUERTES EN UN HOSPITAL

La virulenta segunda ola del coronavirus ha puesto al límite al sistema sanitario indio, provocando además una falta de oxígeno médico que continúa causando muertes.

En la última jornada, 24 personas han fallecido en un hospital público del estado sureño de Karnataka que agotó sus reservas de oxígeno. Buena parte de los enfermos estaban recibiendo atención médica a causa del coronavirus.

S. Suresh Kumar, el Ministro de Educación de Karnataka y encargado del distrito de Chamarajanagar donde tuvo lugar el suceso, afirmó a Efe que las autoridades están investigando estas muertes, que han causado una ola de indignación en el estado.

Por el momento, se ha establecido que dos personas murieron durante las horas en las que el hospital permaneció sin oxígeno, cuando se esperaba un envío crítico de cilindros desde otra ciudad.

Los pacientes con COVID-19 reciben oxígeno fuera de un Gurdwara, una casa de culto sij, en Nueva Delhi, India. Foto: Amit Sharma, AP.

La India ha vivido varios sucesos de este tipo durante las últimas semanas, a la par con un alza de casos de coronavirus que ha destrozado todos los récord mundiales. El pasado 21 de abril, al menos 22 pacientes de la COVID-19 murieron en un hospital de Maharashtra, tras una fuga de un tanque de oxígeno que dejó a decenas de enfermos conectados a respiradores.

Más de 40 países han comenzado a enviar ayuda a la India para cooperar en la lucha contra la pandemia, entre ventiladores y equipos médicos, además de generadores de oxígeno, cilindros, concentradores y reguladores.

HOSPITALES SIN PLAZAS POR FALTA DE OXIGENO

En Nueva Delhi, una de las ciudades más afectadas por la pandemia, varios hospitales han anunciado que no aceptarán a más pacientes por falta de oxígeno.

“El Hospital Infantil Madhukar Rainbow en Nueva Delhi no aceptará ninguna admisión que necesite de oxígeno o de asistencia respiratoria debido a un suministro de oxígeno líquido inconsistente”, dijo el centro médico anoche en Twitter.

Esta situación se une a la falta de camas en la capital india, ante la desesperación de los pacientes críticos y sus familiares, algunos de los cuales se han visto obligados a viajar de un hospital a otro en busca de una plaza.

Nueva Delhi cuenta con cinco mil 151 camas de cuidados intensivos de las que, según el Gobierno de Nueva Delhi, hoy quedan sólo 26 libres.

IMPULSO A LA NUEVA FASE DE VACUNACION

El país asiático ve en la campaña de vacunación la gran salida a esta crisis sanitaria, sobre todo tras la nueva fase que comenzó el pasado fin de semana en la que se amplió como beneficiarios a todos los mayores de 18 años.

El programa comenzó a trompicones, con el anuncio de algunas regiones de que no podrían empezar por falta de dosis. Nueva Delhi dio hoy un impulso a la campaña con la apertura de cientos de centros.

“La vacunación masiva para los jóvenes de Delhi ha comenzado. Hemos establecido 301 centros en 76 escuelas. Nuestro objetivo es abrir tres mil de estos centros en 300 escuelas, según la disponibilidad de las vacunas”, dijo el número dos del Gobierno capitalino, Manish Sisodia.

Las personas se reúnen para recibir la vacuna COVID-19 en un centro médico en Prayagraj, India. Foto: Rajesh Kumar Singh, AP.

El ritmo de vacunación ha sido lento desde el inicio de la campaña de vacunación en enero, con unas 157 millones de dosis administradas hasta ahora.

En las últimas 24 horas, el país administró tan sólo 1.2 millones de vacunas, uno de los números más bajos registrados en las últimas semanas.

PODRÍA OCURRIR EN OTROS LUGARES: OMS

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha advertido de que “lo que está ocurriendo en la India y en Brasil”, en relación a la descontrolada situación de la pandemia de COVID-19 “podría ocurrir en otros lugares” si no se cumplen con las medidas para evitar los contagios.

Un trabajador de salud lleva a un paciente a un hospital público de Brasilia, el jueves 29 de abril de 2021. Foto: Eraldo Peres, AP.

“Lo que está ocurriendo en la India y en Brasil podría ocurrir en otros lugares a menos que todos tomemos estas precauciones de salud pública que la OMS ha estado pidiendo desde el comienzo de la pandemia de COVID-19. Las vacunas son parte de la respuesta, pero no son la única respuesta”, ha señalado Tedros en rueda de prensa este lunes desde Ginebra (Suiza).

El máximo dirigente del organismo sanitario internacional de Naciones Unidas ha alertado de que “en las últimas dos semanas se han notificado más casos de COVID-19 en todo el mundo que durante los primeros seis meses de la pandemia”. “India y Brasil representan más de la mitad de los casos de COVID-19 de la semana pasada, pero hay muchos otros países en todo el mundo que se enfrentan a una situación muy frágil”, ha apuntado.

En su intervención, ha agradecido a Suecia la donación de un millón de dosis de la vacuna de AstraZeneca al Mecanismo Covax, pero ha pedido al resto de países que también se involucren. “Hacemos un llamamiento a otros países para que sigan el ejemplo que han dado estos países, y donen a través de Covax para ayudar a acelerar la distribución y el acceso equitativos”, ha reclamado.

Tedros ha detallado que Covax ha enviado ya casi 50 millones de dosis de la vacuna COVID-19 a 121 países y economías, pero ha lamentado que “sigue habiendo graves limitaciones de suministro”. “Resolver este dilema exige un liderazgo valiente por parte de las mayores economías del mundo”, ha insistido.

La OMS estima que necesitará “entre 35 mil y 45 mil millones de dólares más el año que viene para vacunar a la mayoría de los adultos del mundo”. Por ello, Tedros ha recordado a los países del G7, cuya cumbre comienza mañana, que “podrían movilizar ellos mismos una parte sustancial de estos fondos y liderar un esfuerzo global para acelerar la vacunación contra la COVID-19 en todo el mundo”.

-Con información de EuropaPress.