Santiago Nieto Castillo confirmó que aunque el desafuero de García Cabeza de Vaca se dio sólo por defraudación fiscal por el caso de un departamento de 6 millones de pesos localizado en Santa Fe, en la Ciudad de México, su investigación abarca al menos 17 inmuebles en Estados Unidos y cuatro más México, y se extiende también a empresas fantasma.

Ciudad de México, 3 de mayo (SinEmbargo).- “Me parece patético” que los gobernadores de la Alianza Federalista apoyaran a ultranza a Francisco Javier Cabeza de Vaca, mandatario de Tamaulipas, con la cantidad de pruebas que se han registrado en su contra y que lo vinculan con tres delitos graves: defraudación fiscal, peculado y lavado de dinero, lo que apunta con claridad a delincuencia organizada, dijo este lunes Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Entrevistado en el programa “Los Periodistas”, que conducen Álvaro Delgado Gómez y Alejandro Páez Varela por SinEmbargo al Aire, en Youtube, Nieto Castillo expuso que desde la traición de Victoriano Huerta a Francisco I. Madero no se había dado un embate de ese tamaño contra el federalismo en México, en particular para defender a un Gobernador que acumula decenas de causas en su contra.

El funcionario federal confirmó que aunque el desafuero de García Cabeza de Vaca se dio sólo por defraudación fiscal por el caso de un departamento de 6 millones de pesos localizado en Santa Fe, en la Ciudad de México, su investigación abarca al menos 17 inmuebles en Estados Unidos y cuatro más México, y se extiende también a empresas fantasma.

“Si se hace el cálculo de cuánto había ganado Cabeza de Vaca como presidente municipal, como Diputado, como Senador y como Gobernador, en realidad no alcanza para el ritmo de vida que tiene”, dijo Santiago Nieto durante la entrevista.

Santiago Nieto. Foto: Cuartoscuro.

Hay, además, actividades de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, y una de las evidencias son los ingresos oficiales que tiene el Gobernador de Tamaulipas contra su estilo de vida, incluido ahora la contratación de un despacho de abogados en Estados Unidos al que recientemente la esposa de Cabeza de Vaca depositó 100 mil dólares, expuso el titular de la UIF.

La Sección Instructora de la Cámara de Diputados pudo haber tomado cualquiera de los delitos que se imputan actualmente al Gobernador, y decidió irse por el fraude fiscal, explicó Santiago Nieto. Sin embargo, el Gobernador también tiene vínculos con empresas fantasmas que, incluso, también se ligan con el Cártel de Sinaloa, agregó.

“En este momento la Fiscalía General de la República podría solicitar (una orden de captura)… no solamente por la información de la defraudación fiscal de los seis millones de pesos, sino por toda la actividad de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, y desde mi punto de vista, delincuencia organizada”, explicó.

“Lo procedente sería que el Congreso estatal designara un Gobernador sustituto y que Cabeza de Vaca responda ante tribunales por imputaciones en su contra”, dijo Santiago Nieto.

“La corrupción es un mal central en la República. El Presidente López Obrador está empeñado en combatir la corrupción.  Necesitamos también combatir la impunidad. Eso sólo pasa cuando llevamos a los responsables ante los tribunales y que jueces decidan. Es importante no dejar un caso de impunidad tan fuerte como este, esto independientemente de si él fue grosero con el Presidente o si fue grosero con la Secretaria de Gobernación, o si hizo su Alianza Federalista”, expuso el funcionario.

Francisco García Cabeza de Vaca, Gobernador de Tamaulipas, mostró la noche del domingo un certificado oficial expedido por Notario Público que avalaría su declaración patrimonial y el pago de los impuestos correspondientes a la compra-venta de un departamento en la Ciudad de México. El mandatario señaló que son falsas las acusaciones en su contra por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El viernes, la Cámara de Diputados avaló el juicio de procedencia contra el mandatario emanado del Partido Acción Nacional (PAN) que buscaba ser enjuiciado por la justicia federal a raíz del caso que ha armado la Fiscalía General de la República (FGR) en su contra por defraudación fiscal. No obstante, el Congreso local rechazó quitarle el fuero al mandatario.

Cabeza de Vaca se suma así a otros tres gobernadores tamaulipecos que han sido investigados e incluso procesados por la justicia mexicana y estadounidense en las últimas dos décadas. Es el caso de Manuel Cavazos, Tomas Yarrington y Eugenio Hernández, políticos formados en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), con el cual el PAN ha trazado una alianza para las elecciones de este año.

La intención de la FGR de desaforar a Cabeza de Vaca se dio a conocer el pasado 23 de febrero. Desde entonces, la medida fue respaldada por Morena, partido en el poder que usó su mayoría en la Cámara de Diputados en el juicio de procedencia contra el Gobernador, quien estuvo ausente en la sesión en la que el pleno del Palacio Legislativo de San Lázaro se erigió en Jurado de Procedencia. En su lugar acudió su abogado Alonso Aguilar Zinser.

Los legisladores de Morena y sus aliados aprobaron con 302 votos el dictamen del juicio de procedencia en una sesión que se alargo por más de seis horas, en las cuales la Fiscalía y la defensa del mandatario expusieron sus alegatos en torno a los señalamientos hechos por el Ministerio Público Federal. Posteriormente, durante los posicionamientos —a favor y en contra— los legisladores del PAN cuestionaron la validez de las acusaciones contra Cabeza de Vaca y señalaron que detrás del juicio de procedencia existe “un uso electoral de la justicia”.

Desde el año pasado trascendió que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la FGR indagaba al Gobernador tras obtener audios telefónicos conseguidos por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, en inglés). García Cabeza de Vaca ha denunciado una persecución política en su contra.

Este viernes, la Fiscalía General expuso que Cabeza de Vaca es acusado de defraudación fiscal equiparada por seis millones 511 mil 777 pesos y 57 centavos, delito que se sanciona con penas de tres a nueve años de prisión. La Fiscal Elizabeth Alcantar Cruz exhibió al inicio del juicio de procedencia “un caudal de bienes y recursos ocultos” del Gobernador: 30 casas en México y Texas, así como diversas empresas que supuestamente usaron prestanombres, entre estos hermanos y familiares del mandatario.

La FGR presentó ante los diputados federales pruebas testimoniales, montos, bienes inmuebles, operaciones de triangulación de dinero, llamadas y documentos firmados. En total, la Fiscalía señaló que cabeza de Vaca amasó una fortuna superior a los 951 millones de pesos.

A esto se suma lo señalado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que ha informado que Cabeza de Vaca presuntamente recibió 14.3 millones de pesos de una sociedad financiera, que a su vez obtuvo los recursos de dos empresas fantasma sirvieron al Cártel de Sinaloa para “lavar dinero”, sin embargo, el juicio de procedencia aprobado por la Cámara de Diputados sólo contempla el delito de defraudación fiscal.

Posteriormente, en una sesión fast-track, el Congreso local avaló una iniciativa que rechazó el desafuero que declaró la Cámara de Diputados en contra del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, quien momentos antes había denunciado motivos políticos.