Lorenzo Córdova consideró correcto que los cambios se lleven a cabo para fortalecer la democracia, ya que sería un hecho lamentable que después de los esfuerzos realizados durante la última década, se entré a una lógica de contrarreformas, agotamiento o erosión del sistema electoral.

Ciudad de México, 3 de mayo (SinEmbargo).- Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), destacó que las resoluciones de consejeros y magistrados no son un ajuste de cuentas, como se ha pretendido que se vea por las decisiones que se han tomado y no como una mejoría al sistema electoral.

Durante el foro “Rumbo a las elecciones 2021: la agenda de género a debate”, organizado por la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de México (UNAM), Córdova mencionó que las reglas pueden modificarse y que las decisiones “calientes” que se tomen en torno a una reforma electoral o al instituto se lleven a cabo en “tiempos fríos”.

Además, recalcó que las decisiones que sean tomadas entre ambas instituciones son el resultado de una reforma, que en su momento fue impulsada por los opositores, por lo que ahora es criticable que luego de los fallos se intente desacreditar o amenazar a las instancias con desaparecer.

“La defensa del sistema electoral, la defensa de nuestra democracia constitucional, pasa simple y sencillamente por aceptar que las reglas del juego deben cumplirse, ¿se pueden modificar? Sin lugar a dudas, y habrá tiempo para que esto pueda ocurrir, como suele decirse en el ámbito de la política y de las elecciones: decisiones calientes en tiempos fríos”, aseveró Lorenzo Córdova durante dicho foro.

Sin hablar de forma directa de las amenazas hechas por Félix Salgado Macedonio o Andrés Manuel López Obrador respecto a desaparecer al INE, Lorenzo Córdova afirmó que las reglas pueden revisarse al terminar el proceso electoral, sin embargo, esas iniciativas son “pulsiones intolerantes” y deben provocar preocupación.

“Preocupa mucho fuertes vientos que azotan, no diría sólo a la institucionalidad electoral, sino a la democracia misma, que estén cobrando carta de naturalización expresiones como por ejemplo que una institución debe morir, que una institución debe ser erradicada o planteamientos que ven a la reforma electoral como una especie de ajuste de cuentas cuando hay decisiones que no gustan”.

Por lo que, consideró correcto que los cambios se lleven a cabo para fortalecer la democracia, ya que sería un hecho lamentable que después de los esfuerzos realizados durante la última década, se entré a una lógica de contrarreformas, agotamiento o erosión del sistema electoral.

“Las autoridades electorales, por lo pronto, haremos lo que nos toca hacer, les tocará a otros eventualmente decirnos si esas reglas son las pertinentes o no, pero, mientras éstas sean, el INE y el Tribunal están ceñidos, como ocurre con todo órgano constitucional, al principio de legalidad”, expresó.

Además, hizo un llamado para defender el sistema electoral, el cual fue resultado de una lucha de generaciones de mexicanas y mexicanos que “apostaron por la ruta de la construcción democrática como la única manera en que una sociedad tan plural y diversa como la mexicana puede convivir pacíficamente. Eso no podemos perderlo”.