Sabina García de Humane Society International México escribe acerca de los tipos de huevo disponibles en el mercado de acuerdo a su producción: en jaula batería, libre de jaula, de libre pastoreo y orgánica, en busca de fomentar un consumo responsable.

Ciudad de México, 3 de junio (SinEmbargo).- Una de las preguntas que más me hacen en eventos, pláticas o incluso mi familia y amigos es: ¿Cómo saber la diferencia entre huevo convencional producido en jaulas y uno libre de jaula?

Lo cierto es que, debido a la creciente disponibilidad de información sobre la proveniencia de nuestros alimentos, los consumidores están adoptando prácticas de compra más responsable, escogiendo productos de animales que fueron criados en condiciones más humanitarias, amistosas con el medio ambiente y que apoyan comunidades locales. El consumidor quiere apoyar marcas que ofrecen valor agregado y mayor bienestar a los animales, nuestro planeta y las personas. Cuando se trata de huevo, el consumidor rechaza el producto que proviene de gallinas enjauladas toda su vida, cambiando a huevo de gallina libre de jaula, o incluso, cambiando a sustitutos de huevo de origen vegetal.

Es importante que si decides comer huevo, estés informado cómo fue producido. Entonces, ¿Cuáles son los diferentes tipos de huevo disponibles? Y, ¿Qué significan realmente? A continuación encontrarás dibujos que ilustran las principales formas de producción de huevo en México, ya sea producción convencional en jaula y producción libre de jaula de mayor bienestar.

1.- Producción en jaula en batería: la mayor parte de la producción de huevo en México se da en jaulas en batería, que son jaulas de malla de metal donde confinan de 3 a 10 gallinas en cada jaula durante toda su vida productiva. El espacio promedio para cada gallina es de una hoja tamaño carta, el cual impide que los animales caminen, estiren sus alas por completo, vuelen, u otros comportamientos fundamentales para su bienestar.

La mayor parte de la producción de huevo en México se da en jaulas en batería. Foto: Humane Society International

2.- Producción libre de jaula: los sistemas libres de jaula usualmente ofrecen a las gallinas un mayor bienestar, ya que las gallinas viven en galpones cerrados donde no hay jaulas (sin acceso al exterior). El diseño del galpón deberá contar con nidos, perchas e idealmente un área para que se den baños de polvo para limpiar su plumaje y desempeñar otros comportamientos importantes.

Ninguno de estos comportamientos puede ser expresado por las gallinas confinadas en jaulas. Foto: Humane Society International

Aquí las gallinas podrán desempeñar más de sus comportamientos naturales más importantes, como escoger un nido privado y aislado para poner su huevo, ejercitarse cuando caminan y vuelan, descansar y dormir en perchas, entre otros; lo cual se conoce como enriquecimiento ambiental. Ninguno de estos comportamientos puede ser expresado por las gallinas confinadas en jaulas.

3.- Producción de libre pastoreo: es un sistema de crianza, también sin jaulas dentro del galpón, donde las gallinas deben tener acceso al exterior durante el día y acceso libre al galpón para comer, tomar agua, descansar, etc.; e idealmente, tener acceso a un área verde. Durante la noche duermen dentro del galpón sobre perchas. Generalmente, cuando las gallinas tienen acceso al exterior pueden ejercitarse al caminar y disfrutar mayor estimulación de su entorno, especialmente si cuentan con vegetación verde.

Existirán algunas diferencias entre sistemas orgánicos dependiendo del tipo de certificación que haya obtenido el productor. Foto: Humane Society International

4.- Producción orgánica: es muy similar en cuanto a diseño al sistema de libre pastoreo, donde no hay jaulas y también tienen acceso al exterior pero además debe cumplir otras normas establecidas en la Ley de Productos Orgánicos y ostentar el sello, como la alimentación, el uso de antibióticos, entre otros.

Existirán algunas diferencias entre sistemas orgánicos dependiendo del tipo de certificación que haya obtenido el productor.

Es importante mencionar que en cualquiera de estas opciones productivas, las gallinas pueden producir la misma cantidad de huevo.

Con esta información básica, asegúrate de leer bien las etiquetas y la información presentada por las diferentes marcas para que sepas exactamente lo que el mercado ofrece y lo que deseas comprar. En caso de que ninguna de estas opciones esté disponible donde realizas tus compras, no olvides decirles en la caja de tu establecimiento favorito el producto que deseas tengan disponible.

Tú, como consumidor, juegas un rol muy importante, si no es que vital, en la transformación de la industria alimentaria de manera positiva, y particularmente en la demanda de productos de mayor bienestar animal.

El consumo responsable es hoy en día una parte fundamental de la construcción de un mejor futuro para todos, incluyendo a los animales de granja. Pequeños pasos, grandes cambios.