Las personas deben declarar el lugar de origen y el municipio en el que se hospedan, mantener durante 30 días la lista de los lugares visitados y las personas que se reunieron durante la estadía.

Roma, Italia, 3 de junio (EFE).- Italia permite desde hoy, después de casi tres meses de cierre debido a la pandemia, la libre circulación entre regiones y abre sus fronteras a los países de la Unión Europea.

“Hoy parece una conquista si pensamos en las condiciones de hace unos meses. Lo hicimos con el sacrificio de todos, recordando que tenemos que hacerlo sabiendo que el virus vive aún con nosotros”, afirmó el Ministro de Asuntos Regionales, Francesco Boccia, quien no olvidó a “los 33 mil fallecidos y a los trabajadores de la salud que se ha esforzado increíblemente”.

Después de algunas divisiones entre los presidentes de región, sobre todo en el sur y en las islas, que temían la llegada de ciudadanos del norte, donde aún se produce el mayor número de contagios, finalmente se impuso una “circulación sin condiciones”, aunque cada región ha elegido medidas para detectar posibles positivos.

Por ejemplo, el presidente del Lazio, cuya capital es Roma, Nicola Zingaretti, firmó una ordenanza que establece controles y mediciones de la temperatura de todos los pasajeros que lleguen desde trenes, aviones y barcos.

A quienes superen la temperatura de 37.5 se les pondrá en aislamiento y se les realizará una prueba rápida del coronavirus.

En Cerdeña, donde el presidente Christian Solinas quería introducir la obligación del pasaporte sanitario, finalmente se conformará con un registro obligatorio para quienes lleguen a la isla y rellenen un cuestionario que también rastreará los movimientos internos.

El cuestionario debe completarse en la página web de la región antes de la salida, o mediante la aplicación “Safe Sardinia” para realizar un seguimiento voluntario de los contactos.

También en Campania, cuya capital es Nápoles, todos los viajeros que llegan a las estaciones de tren desde otras regiones o en el aeropuerto deberán someterse a la detección de la temperatura corporal y, en el caso de un valor igual o superior a 37.5 grados se les realizará una prueba rápida de COVID-19.

En Apulia todas las personas que ingresan desde otras regiones o desde el extranjero, con medios de transporte públicos o privados deben completar el formulario en el sitio web institucional de la región.

Las personas deben declarar el lugar de origen y el municipio en el que se hospedan, mantener durante 30 días la lista de los lugares visitados y las personas que se reunieron durante la estadía.

Con la libertad de movimientos, desde esta mañana se formaron largas filas de automóviles en Messina, en Sicilia, para poder llegar al continente

Se registra también un aumento significativo en el número de pasajeros que van a las estaciones principales de trenes en Milán

La Ministra de Transporte, Paola De Micheli, acudió hoy a la estación de Términi, en Roma, para confirmar como se está desarrollando la llegada de trenes y la medición de la temperatura.

También se trata del primer día de reapertura de las fronteras sin la necesidad de cuarentena para los ciudadanos de los países Schengen, por lo que se intensificó la vigilancia en los aeropuertos del país como el de Fiumicino, en Roma.

En el aeropuerto de la capital hay previstos para hoy cien vuelos entre salidas y llegadas, de los cuales unos sesenta en rutas nacionales, y de éstos, unos veinte hacia y desde el norte de Italia.

Se reanudan así los vuelos de Air France-Klm, también de Alitalia a Nueva York; hoy ya hay previsto un Roma-Barcelona y mañana, un Roma-Madrid.