Como resultado de las pruebas que ha realizado Wuhan a sus 11 millones de habitantes, se han detectado 300 casos nuevos de la COVID-19, según información de las autoridades; las personas con el virus fueron puestas en aislamiento.

Beijing, China, 3 de junio (AP).- La ciudad de Wuhan, en el centro de China, ha realizado pruebas diagnósticas de coronavirus a casi todos sus 11 millones de habitantes en un esfuerzo masivo que resultó en el aislamiento de 300 personas, dijeron las autoridades el miércoles.

Se cree que la pandemia se originó el año pasado en esta ciudad industrial, que estuvo 76 días bajo una estricta cuarentena para frenar los contagios.

Wuhan sigue representando la mayor parte de los 83 mil 21 casos confirmados y 4 mil 634 decesos registrados en China.

Un trabajador médico toma una muestra a una paciente para una prueba de coronavirus durante visitas a domicilio en Wuhan, China. Foto: Chinatopix vía AP

Las pruebas realizadas en la segunda mitad de mayo se centraron en los residentes que aún no se habían sometido a ninguna, y solo excluyeron a los niños menores de 6 años de edad.

“Esto es extraordinariamente inusual en cualquier parte del mundo”, dijo a reporteros Li Lanjuan, experto de la Comisión Nacional de Salud.

“No solo muestra confianza y determinación en la lucha contra la epidemia en Wuhan, sino que también ofrece un referencia a otras ciudades para su prevención”, expresó el especialista.

Durante las pruebas no se encontró ningún caso activo de COVID-19, la enfermedad causada por el virus, aunque unas 300 personas que dieron positivo al virus pero no mostraban síntomas fueron puestas en aislamiento.

La ciudad invirtió 900 millones de yuanes (126 millones de dólares) en los test, dijo el Vicealcalde ejecutivo, Hu Yabo, agregando que fue un gasto “totalmente valioso” ya que Wuhan busca asegurar a sus residentes y al resto de la población china que la economía local vuelve a funcionar, según declaraciones publicadas por la agencia noticiosa oficial Xinhua.