La jornada estuvo marcada por las dudas en torno a cuándo se acordaría la extensión de los recortes que planea la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) tras la posible suspensión de la reunión por videoconferencia que se iba a celebrar en un principio mañana.

Madrid, 3 de junio (EFE).- La cotización del crudo registró un ligero repunte en una jornada en la que los analistas expresaron su confianza en que los actuales niveles de producción se mantengan al menos hasta finales de julio, aunque hasta ahora se especulaba con la posibilidad de que los recortes se mantendrían durante más meses para compensar la caída de la demanda.

Las reservas de Estados Unidos cayeron más de dos millones de barriles la semana pasada, mientras que el consenso entre los analistas apuntaba a un incremento de en torno a tres millones de barriles.

El precio del barril de petróleo Brent para entrega en agosto terminó este miércoles en el mercado de futuros de Londres en 39,78 dólares, un 0.48 por ciento más que al finalizar la sesión anterior. Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex) los contratos de futuros del WTI para entrega en julio sumaron 0.48 dólares respecto a la sesión previa del martes, cuando el Texas avanzó un 3.87 por ciento.

El crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un incremento de 0.19 dólares respecto a la última negociación, cuando cerró en 39.59 dólares. El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este miércoles con una subida del 1.3 por ciento, hasta los 37.29 dólares el barril.

Los precios del petróleo de referencia en Estados Unidos fluctuaron toda la sesión entre subidas y bajadas tras conocerse la noticia de que la reunión por videoconferencia prevista para mañana, que había sido adelantada, podría no celebrarse por disputas entre los países miembros sobre los niveles de cumplimiento de los ajustes de producción acordados en abril, según informó EFE Dow Jones.

La voluntad de Arabia Saudí es perseverar en ese recorte de 9,7 millones durante los próximos meses, lo que equivale a cerca del 10 % de la producción mundial de crudo, una estrategia con la que Rusia, el principal aliado de la OPEP, parecía coincidir en los últimos días, si bien había mostrado dudas con respecto a algunos plazos.

Sin embargo, en los últimos días las negociaciones entre ambas potencias se han tensado por el descontento con respecto a los niveles de cumplimiento de los recortes vigentes por parte de otras naciones productoras, lo que ha ralentizado las subidas que el WTI había encadenado últimamente.

Tras las subidas de las últimas semanas, el barril estadounidense se ha acercado poco a poco a la barrera de los 40 dólares, muy por encima de la cotización en negativo que registró el día que expiraban los contratos para mayo, hace algo más de un mes.

Según los analistas, de no haber un acuerdo pronto en el seno de la OPEP+ y retornar la producción mundial a niveles previos a los recortes y a la pandemia, situado en unos 100 millones de barriles diarios, la subida de los precios del crudo a nivel mundial podrían sufrir una desaceleración.

En este contexto, los contratos de futuros de gasolina con vencimiento en julio se mantuvieron planos en los 1,11 dólares el galón, y los de gas natural, que expiran en julio, sumaron casi cinco centavos hasta los 1,82 dólares por cada mil pies cúbicos.