Los hospitales de la zona se están preparando para recibir a un elevado número de heridos, indican medios de comunicación locales.

Ankara, 3 jul (EFE).- Al menos cuarenta personas han resultado heridas por una potente explosión en una fábrica de fuegos artificiales en la localidad turca de Hendek, 180 kilómetros al sur de Estambul, aunque el número de víctimas podría aumentar ya que se cree que unas 150 personas se encontraban trabajando en el lugar.

“Hay 40 personas hospitalizadas hasta ahora. De momento no hay muertos”, ha declarado a la emisora CNNTürk, Ahmet Hamdi Nayir, Gobernador de la provincia de Sakarya, donde se ubica Hendek.

Previamente, Ali Ihsan Yavuz, vicepresidente del partido gubernamental AKP, había indicado que entre 100 y 150 trabajadores se encontraban en la factoría.

“No sabemos cuántos estaban dentro del edificio y cuántos en los alrededores. No tiene buena pinta”, advirtió Yavuz, reconociendo que no hay información aún sobre el número total de muertos y heridos.

La detonación fue tan potente que pudo escucharse a 30 kilómetros de distancia, señalaron a Efe residentes en la zona.

“Escuchamos continuamente sirenas de ambulancias y coches de bomberos que van hacia allí”, explicó a Efe por teléfono Nadire Elmas, una testigo de la explosión que vive a 30 kilómetros de distancia y que afirmó que fue tan potente que llegó a pensar que se trataba de un terremoto.

Otro testigo presencial indicó a la emisora CNNTürk que los cristales de las ventanas explotaron y que normalmente unas 250 personas trabajan en la factoría, aunque señaló que no estaba seguro de cuántos empleados había en el recinto, ya que se ha reducido su número debido a la pandemia de coronavirus.

Ekrem Yüce, el Alcalde de Adapazari, la capital provincial, declaró que se ha pedido la intervención de medios aéreos para apagar el incendio.

“Las explosiones continúan. No puedo dar una cifra exacta de muertos y heridos. Cuando el fuego se extinga tendremos información más clara”, ha indicado el Alcalde.

Los hospitales de la zona se están preparando para recibir a un elevado número de heridos, indican medios de comunicación locales.

Según CNNTürk el Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha ordenado a tres ministros que se desplacen al lugar de la explosión.