SinEmbargo publicó esta semana una serie de reportajes sobre las viviendas otorgadas con créditos del Infonavit. La mala planeación en la construcción de casas de interés social durante los sexenios panistas no sólo repercutió en problemáticas como inseguridad y pobreza, también provocó pérdidas para el Instituto cuando los trabajadores dejaron de pagar sus créditos.

De 2004 (cuando comenzó el boom de los créditos de casas de interés social) hasta junio de 2018, la cartera vencida del Infonavit aumentó 164 por ciento, al pasar de 40 mil 513 millones de pesos a 106 mil 956.918 millones de pesos.

En el sexenio del panista Vicente Fox Quesada, la cartera vencida del Instituto se redujo un 28.57 por ciento, pero la situación cambió con Felipe Calderón Hinojoxa: de 2006 a 2012, el número de trabajadores que ya no pudo pagar su crédito de vivienda se incrementó en 100 por ciento. En lo que va de la administración del Presidente Enrique Peña, la cartera vencida presenta un aumento del 80 por ciento y puede subir en los seis meses que faltan para que termine este sexenio.

CUARTA Y ÚLTIMA PARTE DE UNA SERIE

Ciudad de México, 3 de agosto (SinEmbargo).– La cartera vencida de los créditos de vivienda otorgados por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) se incrementó 164 por ciento en los últimos 14 años. Se ubicó en 102 mil 980.456 millones de pesos al cierre de 2017, y en el primer semestre de este año la cifra se elevó hasta los 106 mil 956.918 millones de pesos, según datos preliminares con corte al mes de junio.

Esta última cifra supera lo destinado por el Gobierno federal para este año en rubros importantes como Ciencia Tecnología e Innovación, que asciende a 91 mil millones de pesos del presupuesto, o a los recursos del programa Prospera de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), que son 81 mil 151 millones de pesos.

SinEmbargo publicó esta semana una serie de reportajes sobre las viviendas otorgadas con créditos del Infonavit. La mala planeación en la construcción de casas de interés social durante los sexenios panistas no sólo repercutió en problemáticas como inseguridad y pobreza, también provocó pérdidas para el Instituto cuando los trabajadores dejaron de pagar sus créditos.

Como se dijo en la primera entrega de esta serie, durante los mandatos de los ex presidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, México experimentó un boom en los desarrollos inmobiliarios de interés social.

Entre 1972 –cuando nació el Infonavit– y 2000, el organismo de gobierno que se encarga de otorgar herramientas de ahorro, apoyos para el retiro y créditos hipotecarios, otorgó 2 millones 083 mil 429 créditos a trabajadores formales, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Información e Indicadores de Vivienda (SNIIV).

Sólo durante el sexenio de Fox Quesada (2001-2006), el Infonavit concedió 1 millón 884 mil 510 créditos. Y con Calderón Hinojosa (2007-2012) hubo 2 millones 955 mil 015 créditos otorgados. En lo que va de la presente administración, no obstante, las cifras del Infonavit refieren que hubo 3 millones 103 mil 032 créditos entregados.

A la par del desarrollo inmobiliario de interés social, también aumentó el número de casas abandonadas del Infonavit, que aumentó a 107.33 por ciento entre 2005 y 2012 (pasó de 69 mil 609 a 144 mil 323), según los datos de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) que dio a conocer El Financiero el año pasado. Hasta 2017, las cifras oficiales reconocieron que habían 73 mil 065 viviendas abandonadas o en desuso (aunque de acuerdo con información del Infonavit en posesión de este medio digital, habrían cuando menos 120.9 mil).

Un recuento de las declaraciones de los delegados del Infonavit (2017-2018), realizado por por la Unidad de Datos de SinEmbargo, arrojó que hay al menos 73 mil 420 viviendas abandonadas, deshabitadas y/o vandalizadas, sólo en dos terceras partes de las entidades federativas.

En el sexenio actual, las cifras del Infonavit y de la SHF indican que hubo un decremento de casas abandonadas de 39 por ciento [pasó de 119 mil 960 a 73 mil 065, entre 2013 y 2017]. La reducción se explica, en parte, porque a partir de 2010 el Infonavit comenzó a recuperar casas abandonadas, en desuso, invadidas y/o vandalizadas. Entre diciembre de 2010 y mayo de 2018, además de erigir 2 millones 291 mil 877 viviendas, el Infonavit recuperó 1 millón 062 mil 741 casas, de acuerdo con las cifras del SNIIV.

 Si bien es cierto que el Infonavit no puede registrar pérdidas por la construcción de estas viviendas abandonadas o en desuso, ya que desde hace 23 años no las construye, los números rojos se observan en los créditos hipotecarios que dejan de pagar los trabajadores.

De 2004 [cuando comenzó el boom de los créditos de casas de interés social] hasta junio de 2018, la cartera vencida del Infonavit aumentó 164 por ciento, al pasar de 40 mil 513 millones de pesos a 106 mil 956.918 millones de pesos.

En el sexenio del panista Vicente Fox Quesada, la cartera vencida del Instituto se redujo un 28.57 por ciento al pasar de 40 mil 513 millones de pesos en 2004 a los 28 mil 938 millones 050 pesos en 2006. En este periodo fue cuando más trabajadores comenzaron a adquirir un crédito de Infonavit.

La situación de la cartera vencida del Infonavit cambió en el siguiente sexenio, el del panista Felipe Calderón Hinojosa. De 2006 a 2012, el número de trabajadores que ya no puso pagar su crédito de vivienda se incrementó en 100 por ciento, al pasar de 25 mil 292 millones 072 pesos a los 50 mil 665 millones 053 pesos, según los estados financieros anuales del Instituto.

En lo que va de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto la cartera vencida presenta un aumento del 80 por ciento, al pasar de 59 mil 154 millones 090 pesos en el año 2013 a los 106 mil 956 millones 918 pesos en junio de este año. Y la cifra puede incrementar en los seis meses que faltan para que termine este sexenio.

CARTERA VENCIDA Y CARTERA EN PRÓRROGA

Para que un trabajador pueda adquirir un crédito para una vivienda necesita trabajar en una empresa que esté registrada ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y se toma en cuenta tanto el salario del trabajador como su edad.

El monto máximo de crédito es hasta del 95 por ciento del valor de la vivienda que se compre a una tasa de 12 por ciento. La edad al momento de contratar el crédito más el plazo para liquidarlo no debe rebasar los 65 años de edad, y el descuento mensual es hasta de 27 por ciento del salario.

¿Pero qué pasa si se pierde el empleo? La mayor parte de la cartera vencida del Infonavit ubica a los trabajadores que ya no pudieron pagar su crédito por motivo de separación laboral.

El Infonavit explicó a SinEmbargo –vía correo electrónico– que tiene la obligación de recuperar las casas abandonadas, venderlas y resarcir los quebrantos; por ello, desde 2016 se fortaleció la enajenación de vivienda recuperada, por medio de procesos de Subastas y Macrosubastas públicas, y los recursos que se obtienen se reingresan al Fondo Nacional de la Vivienda.

En 2017, por primera vez en su historia, el Instituto realizó estos procesos de Subastas de Vivienda Recuperada a través del “Sistema en Línea del Infonavit”, para que tanto las empresas participantes, como la sociedad, tengan la certeza de que se desarrollarán de manera ágil, eficaz, eficiente y transparente, porque además de alinearse a la política del Instituto de #CuentasClaras, dispone de un programa informático automatizado y auditable.

Sin embargo, detalló el Instituto, antes de llegar a esta situación, todas las acciones de la Administración de Cartera están orientadas a agotar las alternativas para que un derechohabiente conserve su patrimonio, por lo que se le brinda el mayor apoyo a los acreditados, cuando enfrentan condiciones desfavorables, como la pérdida del empleo, a fin de que se mantengan al corriente o entren en un esquema de cobranza social.

Asimismo, los acreditados pueden cambiar su vivienda a través del nuevo programa CAMBIAVIT, siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos, lo que significa que pueden venderla y comprar otra, manteniendo las características financieras de su crédito.

El Infonavit incluye a los trabajadores que se quedaron sin empleo en el rubro de “cartera en prórroga”, que es un esquema de pagos flexible para mantenerse al corriente en los pagos mientras encuentran un nuevo empleo.

La cartera en prórroga al cierre del cuarto trimestre de 2017 presentó un incremento del 26.26 por ciento, que equivale a 12 mil 846 millones 523 pesos.

CAMBIAR AL INFONAVIT

Para Héctor Villareal, director e investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), el Infonavit necesita un cambio que le otorgue facultades para entrar en el tema del reordenamiento territorial, que ahora está en manos de la  Secretaría de Desarrollo Urbano y Territorial (Sedatu), y que se preocupe por bajar su tasa de interés.

“Tendríamos que pensar en un Infonavit 2.0, con más conexión al sistema de pensiones. Puede ser una oficina que se dedique a administrar vivienda a personas de ingresos modestos o en cuestión de ordenamiento territorial y apoyarse de Sedatu para que no pase la experiencia de todas estas casas que se vendieron y fueron abandonadas porque estaban lejos de los centros de trabajo”, detalló el investigador.

A mi me interesaría, dijo, un Infonavit que se metiera más a la transición demográfica, que nos dijera qué va a pasar con el sistema de pensiones, que hablara de hipotecas y tasas, que nos dijera cómo le vamos a hacer para que los millenials puedan tener una casa”.

El virtual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, designó a Juan Carlos Zentella para ocupar la titularidad del Infonavit durante su mandato. Al respecto, el investigador del CIEP opinó que es una persona “capaz” y con mucho “prestigio”.

“Yo espero mucho de la próxima administración en términos de política de vivienda. La economía del país es regular, pero hay un problema de desigualdad fuerte que pasa por la posesión del capital y ahí juega un rol muy importante la vivienda”, mencionó Héctor Villarreal.

En el tema de la cartera vencida del Infonavit, Abraham Vergara Contreras, coordinador de las licenciatura en Finanzas y Contaduría de la Universidad Iberoamericana (Ibero), consideró que el Instituto tiene que rescatar esas viviendas, pues hay una inversión que se debe recuperar.

“Ya se hizo una inversión en esas casas y hay que hacer una reinversión para ponerlas atractivas para la gente”, indicó.

Además de rescatar las viviendas, explicó, se tiene que invertir en banquetas, alumbrado, drenaje y seguridad para que esas viviendas sean atractivas. “Desgraciadamente las casas están muy lejos de los sectores laborales y quién se va a querer vivir allá. Eso empezó a generar viviendas fantasma, a un bajo costo y que terminaron abandonadas”.