Luego de una semana de competencia, la meta puesta por la Conade no luce lejana e inclusive parece superable. Pese a la drástica reducción en los apoyos económicos para los deportistas en este año, los atletas sacaron la casta y han realizado una espectacular primera semana, la cual pone a soñar a más de uno.

Ciudad de México, 3 de agosto (SinEmbargo).- La delegación mexicana que compite en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 camina con paso firme hacia su objetivo de registrar su mejor marca fuera de casa en esta competición.

Según los pronósticos de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), la delegación mexicana debería ganar al menos 20 medallas doradas, dos preseas menos que las logradas en Toronto 2015.

Luego de una semana de competencia, la meta puesta por la Conade no luce lejana e inclusive parece superable. Pese a la drástica reducción en los apoyos económicos para los deportistas, los atletas sacaron la casta y han realiza una primera semana de ensueño, la cual pone a soñar a más de uno.

La delegación mexicana busca superar su mejor marca en unos Juegos Panamericanos. En Mar del Plata 1995 México ganó 23 preseas de oro, 20 de plata y 37 de bronce. Dieciséis años después mejoró esa cosecha en Guadalajara 2011 con 42 oros 41 platas 50 bronces, pero lo conseguido en Argentina se mantiene como lo mejor en certámenes celebrados fuera de tierra mexicana.

El estreno este jueves de los clavados, disciplina que desde hace varios años es garantía de medallas, abre nuevas opciones para México de asentarse en los lugares de privilegio del medallero de Lima 2019.

La llegada de los clavados es el momento esperado por México. Tras colarse con cuatro medallas en el monopolio que implantó China en los recientes campeonatos del mundo de Corea, ahora los mexicanos quieren ser “los chinos de América” y dejar que el resto se pelee por las sobras.

No menos de cuatro medallas esperan sacar los mexicanos de la piscina de la Villa Deportiva Nacional de Lima, donde las pruebas individuales darán al campeón la plaza olímpica.

Paola Espinosa, la histórica clavadista mexicana, llegó a Lima 2019 con 13 medallas en Juegos Panamericanos y que en Corea ganó bronce en la prueba de 3 metros sincronizado junto a Melany Hernández.

No saltará en Lima, tras una polémica selección de clavadistas en su país, Rommel Pacheco, flamante subcampeón mundial de trampolín de de 1 metro y, curiosamente, uno de los embajadores de los Juegos .

Cinco oros ganó México en la anterior edición, por dos de Canadá y uno de Cuba.

Además de los clavados, México pone sus esperanzas en otras disciplinas como el futbol femenil y varonil, tiro con arco, esgrima y raquetbol.

-Con información de EFE