Mientras el joven intentaba huir, algunos vecinos se percataron de lo que ocurría y lograron capturarlo en la calle Alfonso Herrera. Luego de esto, tres hombres lo comenzaron a golpear hasta tirarlo al suelo. Ahí, el señalado intentaba cubrirse la cabeza y se colocaba en posición fetal.

Ciudad de México, 3 de septiembre (SinEmbargo).- Tres hombres sometieron y golpearon a un sujeto que presuntamente asaltó a los clientes de una peluquería de la colonia San Rafael, Alcaldía Cuauhtémoc en la Ciudad de México.

La golpiza quedó registrada en video por transeúntes de la avenida Serapio Rendón y fue difundida en redes sociales por el periodista Carlos Jiménez.

De acuerdo con los primeros reportes, el presunto asaltante habría robado un teléfono celular y alrededor de 300 pesos a tres clientes y al dueño de una barbería de la zona.

Mientras el joven intentaba huir, algunos vecinos se percataron de lo que ocurría y lograron capturarlo en la calle Alfonso Herrera. Luego de esto, tres hombres lo comenzaron a golpear hasta tirarlo al suelo. Ahí, el señalado intentaba cubrirse la cabeza y se colocaba en posición fetal.

“¡Órale, hijo de tu puta madre! ¡Órale, perro! Chinga tu puta madre. ¿Para que lo haces, eh?”, se escucha decir a quienes golpearon al presunto agresor.

Otros vecinos alertaron a la elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) para que intervinieran. Los policías solicitaron el apoyo de la Cruz Roja, por lo que fue trasladado a un hospital y puesto a disposición de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CdMx).

“Vecinos golpean a ladrón en la esquina se Schultz y Alfonso Herrera, atracó en peluquería de Edison y Serapio Rendón, huyó y le dieron alcance en Schultz, llegó la policía a salvarle el pellejo, se fue en ambulancia y el agraviado a levantar acta”, se escribió en la cuenta de Twitter de la Colonia San Rafael.

Hasta el momento, las autoridades no han precisado el estado de salud del joven que fue golpeado. Sin embargo, detallaron que ya se dio inicio a las investigaciones para determinar si el sujeto cuenta con antecedentes penales o denuncias previas dentro de la misma zona.

AUMENTAN LOS LINCHAMIENTOS

Inseguridad, inoperancia institucional e impunidad forman parte de los agravios oficiales que han robado la paz a millones de mexicanos, que hartos de la crisis de autoridad, se han inmiscuido en casos de linchamiento para castigar a quienes consideran les han hecho daño. De esa forma, los casos de personas que “hacen justicia de propia mano” incrementan, pese a la pandemia que por varios meses paralizaron las actividades económicas.

Mientras que durante los primeros meses se registraron menos linchamientos que el año próximo pasado, parece ser que estos repuntan hacia el segundo semestre de 2020, de acuerdo con datos que se advierten a través de redes sociales y medios de comunicación tradicionales. Durante los meses de julio y agosto han sido muchos los casos en que la vida de presuntos ladrones, defraudadores y violadores fue segada por turbas enfurecidas de miembros de alguna comunidad.

Por desgracia, en México no se tiene una estadística confiable sobre la magnitud de la venganza social. Por lo menos no de parte de los entes gubernamentales. A lo más que se llega por parte de organismos de la sociedad civil dedicadas a la investigación o la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), es a la obtención de indicadores a través del recuento de notas periodísticas y de hechos descritos en texto o video por medio de redes sociales.

Así, quedan fijos en la mente de cibernautas y consumidores de noticias el asesinato de un presunto ladrón que a principios de agosto subió a una combi colectiva de transporte urbano en el Estado de México, y cuando descendía de la unidad, después de quitar todas sus pertenencias a los pasajeros, le fue puesta una zancadilla que devolvió al ratero al interior y entre todas las víctimas le pusieron una patiza para que aprendiera la lección.

Mientras el cómplice huyó, al hombre linchado le bajaron de la unidad y le quitaron los pantalones. Horas más tarde murió.

A la situación grabada en video se le dio tal difusión en todo tipo de medios, que difícilmente haya mexicanos que no recuerden el suceso. Sondeos rápidos realizados por empresas noticiosas y blogs dejaron en claro la aprobación que un amplio sector de la población expresa hacia este tipo de forma de “hacer justicia”, ante la lentitud y la incapacidad de los cuerpos policiales.

-Con información de Zeta