La asociación Juntos contra el Cáncer, en conjunto con otras asociaciones estatales, denunciaron que la transición del Seguro Popular al Insabi ha traído desabastecimiento de 61 medicamentos oncológicos y en la atención hospitalaria.

México, 3 de septiembre (EFE).- Abigail Iturio perdió a su pequeño hijo debido al desabastecimiento de medicamentos oncológicos en México y es por eso que este jueves protestó afuera del Centro Médico La Raza para exigir “que nunca más un niño vuelva a perder la vida” por falta de fármacos.

“Yo era mamá de un niño con cáncer. Mi hijo perdió la batalla contra el cáncer, la enfermedad tuvo recaída por la falta de medicamentos”, aseguró en entrevista con Efe.

Fernando, su pequeño, murió el pasado 24 de agosto debido a la leucemia que padecía, por lo que Abigail se unió al grupo de madres manifestantes, cuyos hijos son atendidos en este nosocomio y quienes han padecido la falta de medicamentos, lo que pone en riesgo su vida.

“No quiero que vuelvan a pasar más personas por esto, que pierdan un hijo, que pierdan a un ser querido, desafortunadamente el desabasto sí existe, sí es real, me tocó vivirlo”, afirmó Abigail.

Gabriela Romero, mamá de otra pequeña con leucemia linfoblástica aguda, aseguró que desde que diagnosticaron a su hija, en 2017, ha sufrido por falta de medicamentos “por lo menos siete veces” en este hospital, dijo.

Los padres reclaman se otorguen los medicamentos que necesitan sus hijos para poder tratarlos. Foto: Daniel Augusto, Cuartoscuro.

Desde enero pasado los padres de los pequeños empezaron las protestas debido a la falta de medicamentos oncológicos en este nosocomio. Foto: Daniel Augusto, Cuartoscuro.

Blanca Nelly Damián, quien tiene una hija también con leucemia, dijo que en siete meses que lleva de atención la pequeña, en el hospital de La Raza ha visto a cinco niños morir. “La única que sobrevive de ese grupo es mi niña”, lamentó y señaló que no quiere perder a su hija.

De hecho, aseguró, el desabastecimiento le ha llevado a tener que comprar los medicamentos por cuenta propia, algunos con costo de hasta 2.000 pesos (unos 90 dólares). “Es insostenible para cualquiera”, dijo.

Desde enero pasado los padres de los pequeños empezaron las protestas debido a la falta de medicamentos oncológicos en este nosocomio.

Israel Rivas, quien es uno de los principales activistas del movimiento, recordó que ya suman 672 días sin medicamentos y dijo que los familiares ya están hartos de las promesas que les hacen las autoridades.

Criticó que sólo con manifestaciones como la de hoy se abastezca de medicamentos “pues es solo por una o dos semanas y, ¿después que?”.

Aseguró que no hay soluciones de fondo “queremos abasto permanente y concreto de medicamentos”, afirmó.

Los inconformes se apostaron en carriles laterales y centrales de Circuito Interior, una de las vías principales de la capital, en espera de una resolución del director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo.

Este funcionario anunció una reunión con familiares de niños con cáncer para dar solución a las demandas.

En el bloqueo, madres y padres de familia lamentaron la falta de sensibilidad por parte del Gobierno federal para dotar de los medicamentos necesarios para el tratamiento oncológico de sus hijos enfermos.

TRABAS EN TRATAMIENTO ONCOLOGICO

El desabastecimiento de medicamentos no es exclusiva de los niños que padecen cáncer, sino también de pacientes adultos quienes han visto interrumpidos sus tratamientos debido a los cambios del Seguro Popular al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

La asociación Juntos contra el Cáncer, en conjunto con otras asociaciones estatales, denunciaron que la transición del Seguro Popular al Insabi ha traído desabastecimiento de 61 medicamentos oncológicos y en la atención hospitalaria.

“No hay medicamentos, a los pacientes les ponen muchas trabas para recibir sus tratamientos, sus fármacos”, aseguró Isabelle Aloi, presidenta de la Fundación Salvati.

Mientras que organizaciones de otros estados argumentaron que no hay oncólogos ni insumos para poder operar a las y los pacientes oncológicos. “No les están negando la atención, pero a la hora de la hora no hay insumos, ni medicamentos”, denunció Lorena Rubio, directora de la asociación Mujeres Cardenenses Contra el Cáncer de Mama (Mucam) en Tabasco.

Mayra Galindo, directora de Juntos Contra el Cáncer, pidió a las autoridades “respuestas precisas” sobre el estatus de las disposiciones reglamentarias y normativas del Insabi, que se dé atención médica a los pacientes, aún pese a la pandemia por COVID-19, gratuidad en los servicios de salud.

“Lo reiteramos, el cáncer es una enfermedad que no se detiene ante ninguna emergencia sanitaria”, finalizó Galindo.