México

Morenistas cierran proceso de renovación interno entre acusaciones de irregularidades

03/09/2022 - 5:55 pm

Miles de militantes de Morena han externado su inconformidad por el proceso electoral de renovación interna que inició en julio, por lo que buscan anularlo y exigen la renuncia del presidente Mario Delgado y de Citlalli Hernández, Secretaria General. Sin embargo, por ahora ni los militantes opositores ni la dirigencia prevén un rompimiento que derive en renuncias masivas al partido.

Ciudad de México, 3 de septiembre (SinEmbargo).– Morena realizará este fin de semana asambleas distritales en siete estados, con los que concluirá la renovación de sus comités ejecutivos en medio de críticas de militantes, quienes acusan a la dirigencia de anteponer sus intereses personales, de defender a grupos corporativos, y al partido de impulsar un proceso electoral irregular y poco transparente, algo que la Comisión Nacional de Elecciones niega.

La inconformidad por cómo se ha desarrollado el proceso de elección llevó a más de mil militantes a promover desde el 21 de agosto un juicio ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para anularlo; además, la Convención Nacional Morenista –un grupo que desde desde el año pasado se opone a la dirigencia por no cumplir con los estatutos–, estima que al menos otras 400 impugnaciones se han presentado ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del partido y el TEPJF en busca de lo mismo.

A ello se suman cinco mil 727 personas que hasta el 12 de agosto suscribieron una petición en la plataforma Change.org para que el Tribunal Electoral rectifique la Convocatoria al Congreso Nacional de Morena previsto para este 17 y 18 de septiembre.

Con impugnaciones y demandas en proceso, este sábado 3 de septiembre Morena celebrará congresos estatales en Chiapas y Durango. El domingo terminará de renovar sus órganos a nivel estatal con elecciones en Baja California, el Estado de México, Guerrero y Guanajuato.

Desde el 30 y 31 de julio, cuando se realizaron las primeras asambleas distritales, morenistas y usuarios de redes sociales denunciaron anomalías como quema de urnas y acarreos en distintos estados. Once días después de esta jornada, el partido no había anunciado los resultados, por lo que pospuso los congresos estatales del 13 y 14 de agosto. Ello alertó a militantes que denuncian la falta de claridad sobre las votaciones.

El Diputado Masedonio Mendoza Basurto denunció que, por ejemplo, en distritos de Guerrero detectaron que la lista de las y los funcionarios de casilla no correspondía con las personas que estuvieron participando en los centros de votación. El legislador lamentó en entrevista que después de las primeras asambleas la única actualización que los militantes obtuvieron sobre cómo iba el proceso fue a través de un “comunicado escueto” publicado por la dirigencia nacional el 11 de agosto, cuando anunció que se postergarían los congresos estatales que faltaban.

AVISO_CONGRESOS

 “No se publicaron resultados preliminares, en muchos casos no había ni sábanas de resultados preliminares. No se cuidó la cadena de custodia de las boletas electorales, no sabemos dónde estaban. Y los resultados que ya se han anunciado no están debidamente fundamentados, porque por ejemplo, solamente están dando los resultados de los primeros cinco lugares, no ofrecen información sobre el sexto lugar, por ejemplo, que sería importantísimo para que esa persona pueda pedir algún recuento, litigar o defender su derecho. En cualquier proceso electoral primero dan los resultados preliminares completos, aquí no los están dando, luego se permite la impugnación y ya una vez que se resuelven se dan resultados definitivos. No hay una declaratoria de validez real de este proceso, simplemente son hojas de PDF con los nombres y la cantidad de votos de los ganadores sin que nada lo sustente”, denuncia el investigador John Ackerman, una de las cabezas de la Convención Nacional Morenista.

Por su parte, Esther Araceli Gómez Ramírez, Consejera de la Comisión Nacional de Elecciones, argumentó en entrevista que los resultados se han dado a conocer gradualmente por la falta de orden en la paquetería electoral y entregas incompletas. A ello se suma la impugnación a asambleas distritales, lo que llevó a que se repitieran en 12 distritos: uno en Baja California, tres de Chiapas, dos de Durango, dos de Guanajuato, dos de Guerrero y dos en Jalisco.

“Hay estados que no entregan completa su paquetería, les faltan actas, les faltan boletas. Hasta que no se tiene una precisión de qué pasó con cada una de las boletas enviadas, con cada una de las boletas que no aparecen, hasta que no se tienen las actas que vienen de los estados completos no se puede publicar los estados que estaban pendientes porque les hacía falta algo dentro de toda la paquetería administrativa necesaria para validar la elección”, explicó.

Este 30 de agosto, Mario Delgado anunció en conferencia los resultados de los 25 congresos estatales celebrados hasta ahora y justificó que tardaron en darlos a conocer por la revisión minuciosa que se hizo de los votos.

“[En Morena] nunca habíamos tenido este proceso de revisión, de auditoría tan preciso, por eso nos ha tomado tiempo dar a conocer los resultados, por eso dividimos en tres fines de semana estos congresos estatales porque, hasta que no estamos seguros de los resultados, de revisar toda la votación, no vamos a los congresos”, aseguró.

Pero para varios militantes, el proceso de elección interna en el que, de acuerdo con Mario Delgado, han participado más de 2.5 millones de personas, planteó dudas desde que se anunció la convocatoria. Critican, por ejemplo, que se promovió “una afiliación express“.

“Desde que se emitió la convocatoria nosotros pues sí cuestionamos primero con qué padrón íbamos a participar. No se tenía certeza de los militantes de Morena y como se estableció que el mismo día de la votación podían llegar a afiliarse y participar. O sea, fue una afiliación express que sin garantías de que realmente tengan la intención de participar en nuestro instituto político, eso derivo en acarreo”, expuso el Diputado Masedonio Mendoza.

Al igual que el legislador, militantes que participaron en la segunda Convención Nacional Morenista plantearon que los resultados podrían estar sesgados porque el presidente del partido y la Secretaría General, Citlalli Hernández, forman parte de esa Comisión Nacional de Elecciones. Ello, opinó John Ackerman, es muestra que desde esa posición han influido en el proceso electoral.

La Consejera Esther Gómez negó estas acusaciones y aunque reconoció que desde la Comisión Nacional de Elecciones personas como ella vieron con dudas decisiones como el permitir las afiliaciones el mismo día de la elección, sí están a favor de abrir el partido a una parte más amplia de la población.

“Probablemente la convocatoria no fue a gusto y a modo de todos. Cuando algo no te embona o no te conviene o no salió muy acorde a tus intereses de repente no lo aceptas, no lo reconoces. Sin embargo, le recordaría a militantes que nos regimos por una documentación básica y principios […]. No te puedo decir que yo pongo mis manos al fuego por nadie, pero soy parte de una dirigencia y en las ocasiones en que hemos estado trabajando como dirigentes nacionales, lo que ahí ha permeado es el afán, es el interés de una transición que estuvo detenida desde hace más de cinco años, y tenemos la imperante necesidad de entrar para unas nuevas dirigencias y que eso es lo que se está haciendo y se está haciendo dentro del marco de la máxima legalidad, justicia y equidad”, aseguró.

Los reclamos por el proceso de elección interna reunió el 21 de agosto a más de cinco mil militantes en la  Segunda Convención Nacional Morenista, ahí, más de mil asistentes hicieron un simulacro de revocación de mandato en el que votaron por separar de su cargo al presidente del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, y a Citlalli Hernández por actuar en agravio de los estatutos del partido al utilizar al movimiento para sus propios intereses. Al llamado se sumaron los invitados especiales Alejandro Solalinde; Víctor Toledo Manzur, exsecretario de Medio Ambiente; Jaime Cárdenas, exconsejero electoral, e Irma Eréndira Sandoval, exsecretaria de la Función Pública.

El académico John Ackerman, quien convocó a la convención, también acusó a Delgado y Citlalli Hernández de negarse a dejar el cargo hasta 2023, respaldados por una resolución del TEPJF, aunque todos los demás puestos dentro del partido serán renovados.

“Simplemente están avanzando por una ruta que ellos están acordando entre ellos, que implica la no democratización del partido, sino una centralización dentro de la cúpula de fortalecer los grupos corporativos y clientelares en toda la República”, denunció.

Morena, al igual que los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), concentra entre sus filas a grupos que critican a sus dirigencias por no escuchar a las bases y defender intereses cupulares. Sin embargo, los morenistas consultados negaron que se avecine una ruptura interna.

“Yo no haría comparación con el PRI o el PAN este. Esos partidos son por definición partidos autoritarios. Sus estatutos no tienen nada que ver con lo que tenemos nosotros en Morena. En Morena no hay una disputa entre líderes o entre grupos o facciones, más bien es una defensa de los principios democráticos de las bases en contra de una situación de violación a la legalidad […]. No nos vamos a ir, no vamos a abandonarlo, es lo que quieren ellos [la dirigencia] para quedarse con la casa, pero no vamos a permitirlo”, aseguró John Ackerman.

Montserrat Antúnez Estrada
Periodista y editora. Feminista. Comprometida con comunicar temas sobre acceso a la justicia y derechos humanos. Trabaja por un periodismo con perspectiva de género y que respete la dignidad de las personas.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas