Ciudad de México, 3 de octubre (SinEmbargo).– La posibilidad de regular las manifestaciones provoca una airada reacción por parte de legisladores de izquierda, durante la sesión de la Cámara de Diputados. Califican como “fascista”, “hijo de Pinochet” o “émulo de Díaz Ordaz” al Diputado del Partido Acción Nacional (PAN), Jorge Sotomayor, quien propuso crear la Ley para Reglamentar las Marchas y Uso de Espacio Público en el Distrito Federal

Sotomayor presentó en tribuna su propuesta para establecer una serie de obligaciones para los organizaciones de marchas en la capital, reglas para no afectar la movilidad de los ciudadanos, así como sanciones de 5 a 7 años de prisión para los manifestantes violentos que utilicen explosivos contra policías.

El panista elevó el tono de su voz para enfatizar en su discurso que la ciudadanía está harta de las incomodidades que han generado, principalmente las manifestaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y los actos vandálicos de los llamados anarquistas.

“¡Basta de más pérdidas de empleos! ¡Basta de que los enfermos no logren llegar a los hospitales! ¡Basta de la obstrucción de centros de trabajo! ¡Basta de agresiones contra nuestros amigos periodistas! ¡Basta de atentar contra la vida de los policías!, pero, sobre todo ¡Basta de violencia!”, subrayó.

Al final de su intervención aludió a los diputados de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, y del Partido de la Revolución Democrática José Luis Muñoz Soria y Roberto López Suárez, para sumarse a su iniciativa para que “conjuntamente pongamos fin a la violencia y abramos juntos la puerta del diálogo”.

Llamado que fue tomado como una provocación por los legisladores aludidos.

“Quiero expresarle que no me adhiero, por supuesto, a esta iniciativa fascistoide, pero no sólo eso, emulan a los hijos de Díaz Ordaz y a los hijos de Pinochet. Es una vergüenza para mí, es una vergüenza escuchar estas posiciones de jóvenes fascistas que no tienen patria, conciencia y que creen que todo es la fuerza, el garrote y el encarcelamiento”, expresó dese su curul, el Diputado Ricardo Monreal.

Acto seguido el legislador perredista Roberto López espetó “Lo que no estamos dispuestos es a tolerar estas actitudes agresivas que se dan en la Cámara de Diputados y que todo tiene que ver con un asunto de provocación. También hay provocación de la derecha, también hay agresión de la derecha. Esa agresión se da aquí en la Cámara de Diputados y el Diputado Sotomayor lo ha hecho reiteradamente”.

A cada intervención de los legisladores de izquierda, algunos panistas respondían con gritos de “¡Vándalo!”.

“En esta ciudad no van a pasar los intentos fascistas, no vamos a dejar que vengan a la ciudad a destruirla como destruyeron al país. Que vayan a darse sus golpes de pecho a donde deben darlos. En la Ciudad de México no van a pasar”, reclamó el diputado José Luis Muñoz Soria.

La bancada panista saltó en defensa de su legislador. La Diputada panista, Esther Quintana, llamó a dejar de lado las descalificaciones y buscar consensos para regular las marchas.

“Y tendríamos que estar más ocupados por el diálogo y por encontrar consensos, que eso sí es un verdadero reto. Porque para mentarnos la madre y decirnos cosas desagradables nos pintamos solos, pero el gran reto que tiene este Poder Legislativo es de buscar coincidencias en las diferencias. Eso sí nos lo van a agradecer allá afuera. Bravo, Jorge, por esta iniciativa”, enfatizó, con un coro de aplausos de legisladores blanquiazules.

La iniciativa de Sotomayor también se presentó en el Senado por medio de la legisladora Gabriela Cuevas y en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, por el líder de la bancada blanquiazul, Federico Döring.

Contempla:

La obligación de los manifestantes de informar, con 72 horas de antelación a la marcha, a la Secretaría de Seguridad Pública del DF (SSPDF) los pormenores de la manifestación:

a) día y hora

b) objeto de la reunión

c) número aproximado de participantes

d) medidas de seguridad previstas por los organizadores

e) demandas sociales o de carácter político

La propuesta detalla que no podrán cerrase avenidas principales o calles de un solo carril, que las marchas no podrán realizarse en horas pico ni podrá impedirse el acceso de empleados a sus centros de trabajo.

Plantea garantizar que en toda movilización exista la presencia de elementos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos que velarán por los derechos de los manifestantes y de la población.

Por otro lado, se le garantizará al resto de la población no bloqueos ni manifestaciones en horas pico, en vías primarias o en calles de un solo carril, el acceso libre a los centros de trabajo

Y que se garantice que las Secretarías de Gobierno del DF y de Gobernación envíen interlocutores que busquen resolver desde el principio las demandas que generan las manifestaciones.

La propuesta fue turnada a la Comisión del Distrito Federal, para dictamen y a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, para opinión.