La organización Demanda Colectiva Maíz explicó que el argumento del Tribunal consistió en que la ley ordena preservar la materia del juicio durante la tramitación de la apelación “puesto que si se siembran los transgénicos el daño sería irreversible”.

Un juez federal decidió suspender la siembra o liberación de maíz transgénico hasta que se resuelva la apelación definitiva. Foto: Cuartoscuro

Un juez federal decidió suspender la siembra o liberación de maíz transgénico hasta que se resuelva en definitiva la apelación. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 3 de noviembre (SinEmbargo).– Un Tribunal federal confirmó la suspensión provisional de la siembra de maíz transgénico en todo el territorio nacional, informó hoy la alianza Demanda Colectiva Maíz, integrada por organizaciones de productores campesinos, indígenas, apicultores, de derechos humanos, ambientalistas y consumidores.

A través de un comunicado, las más de 20 organizaciones dieron a conocer que el Magistrado federal Benjamín Soto Sánchez, titular del Segundo Tribunal Unitario en materias Civil y Administrativa del Primer Circuito, determinó confirmar la suspensión provisional que impide tramitar y otorgar permisos de siembra o liberación al ambiente de maíz genéticamente modificado.

René Sánchez Galindo, abogado del colectivo que interpuso el recurso legal, explicó que el fallo “significa la confirmación de suspender la siembra de transgénicos de maíz hasta que se decida en definitiva la apelación”.

Detalló que el argumento del Tribunal consistió en que la ley ordena preservar la materia del juicio durante la tramitación de la apelación “puesto que si se siembran los transgénicos el daño sería irreversible”.

Las organizaciones recordaron que esta decisión se da luego de que el pasado 19 de Agosto “el Juez Federal Francisco Peñaloza Heras había negado la suspensión definitiva y dos días después la volvió a suspender provisionalmente debido a la impugnación ciudadana”.

La suspensión federal ha estado vigente desde septiembre de 2013, pese a “cien impugnaciones de agroindustria trasnacional y del Gobierno federal”, subrayaron.

Dentro de las impugnaciones contra la coalición ciudadana, detallan, se encuentran 22 juicios de amparo, que han resuelto 17 tribunales federales, incluyendo a la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quienes han decidido mantener el principio de precaución y evitar la siembra de maíz transgénico.

Entre las organizaciones que integran la alianza Demanda Colectiva Maíz se encuentran: Alternativas y Procesos de Participación Social, La Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productos del Campo (ANEC), La Asociación Rural de Interés Colectivo en Defensa y Preservación del Maíz Nativo del Estado de Tlaxcala, A. C., “Tosepan Titataniske”, Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo, A. C., Asociación Rural de Interés Colectivo en Defensa y Preservación del Maíz Nativo del Estado de Tlaxcala, A.C., Comunidades Campesinas y Urbanas Solidarias con Alternativas Comcausa, A. C., Alternativas y Procesos de Participación Social, A. C..

Además de Proyecto de Desarrollo Rural Integral Vicente Guerrero, A. C., Sociedad Cooperativa Agropecuaria Regional Tosepan Titataniske, S. C.,Fundación Semillas de Vida, A. C., Asoc. Ambientalista Guerreros Verdes, A. C., Educación, Cultura y Ecología, A. C., Pequeños Apicultores Unidos de América Latina, A. C., CAP Miel de Abeja de Yucatán, A. C, Cultura Agricultura Integral, A. C., Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, A. C., Fomento Cultural y Educativo, A. C., Grupo de Estudios Ambientales GEA, A. C., Fronteras Comunes, A. C., Amema, A. C., Miel y Cera de Campeche S. de S. S., Instituto de Estudios para Desarrollo Rural Maya y Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio.

APICULTORES VS SOYA DE MONSANTO

Por otra parte, esta semana la SCJN deberá resolver la discusión del permiso de Monsanto para sembrar soya transgénica en la Península de Yucatán.

El pasado jueves se tenía previsto el desahogo de siete amparos que los apicultores promovieron en contra de la empresa Monsanto y de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), sin embargo la Segunda Sala decidió posponer el debate para esta semana.

Jorge Fernández, abogado de los apicultores, anunció que la razón que los magistrados dieron, es que todos los temas serían discutidos en una sola sesión.

“Nosotros esperaríamos que esto signifique que la Corte está reflexionando de manera profunda el expediente y las pruebas que hay para que en la siguiente sesión sean contundentes los fallos sobre el derecho de los pueblos indígenas, la violación al derecho precautorio y a un medio ambiente sano”, comentó Fernández.

Xavier Martínez Esponda, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), consideró como adecuada la decisión, porque significa que habrá un fallo único para todos los casos y puede hablarse de uniformidad en la decisión, sin embargo, sostuvo que es un tema que no puede aplazarse más.

La siembra de soya genéticamente modificada en la región, ha provocado un proceso de deforestación acelerada en la que es considerada la última selva mexicana. Tambén tiene otras consecuencias como la concentración de la tierra, pérdida de empleos y daños a la salud. Según el testimonio de los apicultores, la pérdida de árboles dificulta el control sobre las abejas y éstas a su vez presentan desorientación.

El de la miel es un negocio que en el último año generó ganancias por mil millones de pesos. El principal socio comercial de los apicultores mayas es Europa, que ha preferido la miel mexicana, por ser libre de transgénicos, sin embargo, la producción más reciente ya está contaminada por estas semillas, además de que la cantidad se ha visto afectada.

Hace 18 meses, por un amparo que interpusieron los apicultores, cuatro jueces locales frenaron el permiso de Monsanto. Sin embargo la empresa y el Gobierno federal impugnaron el fallo que será abordado el día de mañana por la Segunda Sala de la SCJN, integrada por el ministro Fernando Franco González, Margarita Luna Ramos y Eduardo Medina Mora.