La activista Araceli Domínguez urgió a las autoridades federales para que “de inmediato” retiren un proyecto que pretende “sembrar” arrecifes artificiales –unas 324 piezas de cemento, a una profundidad de 1.5 metros– en Puerto Morelos, Quintana Roo, y frente al hotel Moon Palace, sede de la Conferencia de las Partes (COP13) del Convenio de Diversidad Biológica. “¿Qué es lo que les están dando a cambio para que, como encargados de proteger las áreas naturales, están buscando resolverle a un particular. No suena lógico, se presta a muchas interpretaciones, entre ellas la corrupción”, reclamaron.

Ciudad de México, 3 de noviembre (SinEmbargo).– Organizaciones de la sociedad civil urgieron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a cargo de Rafael Pacchiano Alamán, a que evite que sea perjudicado el Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos sólo por privilegiar a un puñado de particulares –los dueños del hotel Moon Palace–, ya que lo consideran una de las áreas de mayor valor ambiental tanto de Quintana Roo como de todo el país. Eexigieron se respete el derecho humano a un medio ambiente sano.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Greenpeace México, Centro para la Diversidad Biológica, Grupo Ecologista del Mayab (Gema), Salvemos Tajamar y Moce Yax Cuxtal pidieron a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), organismo desconcentrado de la Semarnat, desistirse de la intención de desarrollar el proyecto que pretende colocar arrecifes artificiales –324 piezas de cemento– en el Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, ya que de acuerdo con las ONGs no cumple con los requerimientos indicados por la Ley para su autorización, además de los impactos ambientales negativos que provocaría al ecosistema.

Cemda explicó que el proyecto original data de 2009, momento en que la Semarnat autorizó al Director Regional de la Península de Yucatán y Caribe Mexicano de la Conanp, de manera condicionada en materia de impacto ambiental, el desarrollo del proyecto llamado “Colocación, operación y mantenimiento de hábitats artificiales en arenales de los Parques Nacionales Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc e Isla Contoy y en la zona aledaña El Meco”.

Sin embargo, en septiembre del año pasado, la misma dirección de la Conanp solicitó la modificación del proyecto, con el fin de ampliarlo y colocar hábitats artificiales en la zona norte del Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, frente al hotel Moon Palace, sede de la Conferencia de las Partes (COP13) del Convenio de Diversidad Biológica.

Hace un par de semanas, Cemda interpuso un recurso de revisión, en representación de integrantes del Consejo Asesor del Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos y habitantes del sitio, para solicitar la revocación de la autorización otorgada por Semarnat y así evitar que se extienda a la mencionada área protegida.

No obstante, la Semarnat condicionó la suspensión de la obra a cambio de que se presente una garantía de más de 32 mil pesos que deberían ser pagados cada tres meses. Para evitarlo, la organización interpuso una demanda de amparo, ya que consideró: “Es ilegal, toda vez que la dependencia está sobreponiendo derechos de particulares y económicos sobre derechos colectivos y humanos, como es el derecho a un medio ambiente sano”.

En febrero de 1998 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la declaración de Área Natural Protegida (ANP) en la categoría de Parque Nacional a la zona designada Arrecife de Puerto Morelos, ubicada en el estado de Quintana Roo, con una superficie total de 9 mil 066 hectáreas.

Las ONGs explicaron que el nuevo proyecto busca colocar una “barrera tipo rompeolas” que abarcaría 250 metros de largo, conformada por 324 piezas de estructuras de cemento, llamadas Arrecifes Modulares Artificiales (AMA) sobre zonas de pastos marinos y arenales a una profundidad de 1.5 metros, con cresta que quedará a 0.15 metros por debajo del nivel medio del mar, la cual quedaría expuesta durante la marea baja.

En entrevista para SinEmbargo, la abogada Sandra Moguel, directora Regional de la oficina Sureste en Cemda, señaló que la obra contraviene a la Ley y los compromisos internacionales. Por esa razón exigió que la modificación de la autorización inicial del 2009 sea revocada, ya que “no se podría estar implementando esta autorización en un sitio diferente, con estructuras diferentes. Hay que revisar los impactos específicos de este tipo de estructuras en Puerto Morelos y que se presente una nueva manifestación de impacto ambiental para revisar esos efectos [en el ANP]”.

Otra de las demandas de las organizaciones es “que la Conanp y la Semarnat –precisamente como autoridades ambientales en México– cumplan con su compromiso de proteger la biodiversidad y no necesariamente estén favoreciendo intereses privados sobre su mandato, en este caso con Moon Palace”, urgió.

Araceli Domínguez Rodríguez, presidenta de la asociación civil Gema, calificó de “incongruente” el hecho de que la Conanp como ente de Gobierno esté buscando cómo resolver un problema a un particular, en este caso a Moon Palace, ya que “no existe ningún tipo de justificante técnico para querer hacer este proyecto”.

“Grupo Gema responsabiliza al Comisionado [Nacional de Áreas Naturales Protegidas] Alejandro del Mazo Maza, ya que sabemos que es él quien ha estado haciendo las negociaciones con Moon Palace, negociaciones que nos hacen suponer que debe haber un convenio de por medio para que la Conanp se vea obligada a utilizar un permiso que tiene en otro lugar –que no es Puerto Morelos– para llevar a cabo este proyecto de recuperación de playas”, dijo.

La activista además urgió a que “de inmediato” retiren dicho proyecto, iniciado el martes pasado. Y cuestionó a la Conanp: “¿Qué es lo que les están dando a cambio? Se abre una sospechosa pregunta, ¿qué es lo que les están dando a cambio para que como los encargados de proteger las áreas naturales estén buscando resolverle a un particular. No suena lógico, se presta a muchas interpretaciones, entre ellas la corrupción […] Responsabilizamos directamente al comisionado”.

En el mismo sentido, Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, hizo un llamado es a la Semarnat para que revoquen dicha autorización, asimismo lamentó: “Lo desafortunado es que la propia Conanp, el Gobierno federal, esté promoviendo un proyecto en el cual se va a beneficiar un particular”.

Miguel Alejandro Rivas Soto, campañista de Océanos de Greenpeace, sostuvo una reunión con Jaime González Cano, director del ANP Parque Marino Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún, Punta Nizuc, en la cual el funcionario aseguró que se trata de un proyecto piloto para detener la erosión.

Sin embargo, el activista consideró que para tratarse de un piloto, incluir más de 300 piezas “es demasiado”, por ello solicitó que en el marco de la COP13 “que tiene que ver con proteger la biodiversidad, el llamado es a que esto se haga bien”.

“Nosotros lo que queremos es que la protección de la biodiversidad en el marco de la COP13 se haga bien, se haga con seriedad y tomando en cuenta todos los factores pertinentes. Esperamos que en el caso de ser una actividad prototipo, la Conanp lo haya hecho de la mejor forma posible, sin favorecer intereses privados, sino en pro de la conservación”, dijo.