México

“Un Cauduro es un Cauduro”: El formidable Rafael mexicano fallece a los 72 años

03/12/2022 - 11:06 pm

El presidente de la Suprema Corte dio a conocer la noticia y aseguró que “su mural en la SCJN será un grito permanente en contra de las injusticias”.

Ciudad de México, 4 de diciembre (SinEmbargo).- El artista plástico Rafael Cauduro, el más grande de los hiperrealistas mexicanos, falleció este sábado a los 72 años, informó Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, Ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

“Una enorme pérdida para el arte de México. Su mural en la SCJN será un grito permanente en contra de las injusticias. Mi pésame y un abrazo solidario para Liliana, Elena y Juliana. Descanse en paz”, escribió el Ministro en sus redes sociales.

Rafael Alejandro Cauduro Alcántara comenzó su carrera como artista en los años 70. Distinto a todo lo que acontecía en la época, nunca estudió arte en la academia, sino que desarrolló un camino en solitario, muy propio de su carácter reservado e introspectivo, detalla un perfil suyo publicado por el Colegio de San Ildefonso.

Tras comenzar a vender con éxito sus caricaturas y primeros dibujos al pastel, decidió dedicarse de lleno al arte y abandonar la carrera de diseño industrial que le había sido impuesta. De esta manera comenzó un viaje que combinó un extraordinario talento con el trabajo arduo, factores que lo llevaron a crear un sello propio y una carrera fructífera.

UN CAUDURO ES UN CAUDURO

La exposición que rindió homenaje a una carrera de 50 años del Maestro mexicano. Foto: MMAC

La carrera de Cauduro estuvo marcada por una constante experimentación que lo llevó a consolidar un estilo propio y único en su tipo. A partir de la caricatura, género que requiere una visión aguda y una maestría singular, sus creaciones más tempranas evidenciaron que ensayó con varias tendencias de la época como op art, abstraccionismo y geometrismo hasta lograr la descomposición de espacios y figuras tan característicos en su pintura. Más allá de esto, desde sus inicios se asoma un marcado énfasis en la condición humana, centrado con frecuencia en personas vulnerables, refiere una biografía suya.

Su producción artística incluye pinturas de gran formato, murales, escultura y vidrio en lugares como la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el Centro Cultural Los Pinos y el sistema de transporte colectivo Metro de la Ciudad de México.

Algunas de sus exposiciones individuales fueron:

-Casa del Lago, Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México en 1976.

– Rafael Cauduro: Retrospectiva, Museo del Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México, en 1984.

La fragilidad humana en la obra de Cauduro con una vastedad de técnicas y composiciones: Foto: MMAC

– Surface and Illusion, Alex Rosenberg Gallery, Nueva York, en 1986.

-Museo de Arte Moderno, Ciudad de México, en 1991.

-Museo Casa Diego Rivera, Festival Internacional Cervantino, Guanajuato, en 1992.

-Rafael Cauduro: De ángeles, calvarios, calaveras y otras calamidades, Sala Nacional del Museo del Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México, en 1995.

-Rafael Cauduro: Ante ojos de dos miradas, Jardín Borda, Instituto de Cultura de Morelos, Cuernavaca, en el 2000.

-Sutilezas del Lenguaje, Museo de Bellas Artes, Estado de México, en 2021.

El MMAC exhibe actualmente “Un Cauduro es un Cauduro (es un Cauduro)”, exposición que se presentó por primera vez en el Museo de San Ildefonso, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Foto: MMAC

La escritora Mónica Lavín, en su libro México contemporáneo, entrevista a Rafael Cauduro sobre sus obras y al ha lar de los murales pintados en la SCJN resalta que para él “la justicia es el tema más importante de México”.

“Cuando a Rafael Cauduro le propusieron pintar los murales de las escaleras del Palacio de Justicia en Ciudad de México pensó que no tenía caso meterse en eso, porque la justicia en México no existía y él no iba a pintar una mentira. Cuando le dieron libertad de expresar lo que sabía y sentía, el tema se desparramó más allá de los murales. Los expedientes que no se revisan, lo que él bautizó como el olvido penal, se volvió una obsesión sobre la que no para de trabajar. Si uno camina por la sección de las escaleras en cuatro pisos que pintó Rafael Cauduro, las imágenes golpean, por crudas, por su perspectiva, porque nos involucran, porque están en el edificio de la Suprema Corte de Justicia“, dice un fragmento del libro que recopila entrevistas con los creadores más representativos de la cultura del país.

La muestra se podrá visitar hasta 2023. Foto: MMAC

“Un Cauduro es un Cauduro (es un Cauduro)” es una exposición que rinde homenaje a la obra de Rafael Cauduro, artista formidable, cuya vastedad de materiales, técnicas y composiciones, nos muestra la fragilidad humana como un componente de la vida misma, presentó su exposición el Museo Morelense de Arte Contemporáneo.

La exposición en el MMAC se abrió el pasado 1 de septiembre y permanecerá abierta hasta el 28 de enero de 2023.

Una de sus últimas exposiciones “Un Cauduro es un Cauduro” se exhibió las salas del Antiguo Colegio de San Ildefonso con 156 obras, desde sus primeras caricaturas y dibujos hasta sus óleos de gran formato, esculturas y referencias a sus murales como el que ocupa la Suprema Corte de Justicia. Es un recorrido por los conceptos y obsesiones del artista quien marcó distancia con grupos y corrientes del arte mexicano para construir un lenguaje propio.

CAUDURO EN EL METRO DE LA CDMX

El mural en la Línea 1. Foto: STC Metro

El mural Escenarios subterráneos. Metro de Londres- Metro de París, de Cauduro se inauguró el 15 de octubre de 1990 en la estación Insurgentes, Línea 1, la Línea Rosa.

La idea del “Rafael mexicano” fue representar aspectos típicos, tanto materiales como culturales, de los metros de Londres y de París (los más antiguos del mundo) para acompañar a los usuarios del Metro de una manera que atraviesa el tiempo y el espacio junto a personajes fantasmales que también esperan la llegada del tren en medio del deterioro.

Una escena del mural “Escenarios subterráneos”, instalado en uno de los puntos neurales de la CdMx: la estación del Metro Insurgentes. Foto: Rafael Cauduro

Los murales están realizados con acrílico y óleo sobre tela entablerada. Con esto se evita que la obra esté expuesta a afectaciones en el muro. “La gran virtud del pintor es la copia fiel de las paredes, portones, fachadas, ventanas y baños (todo de ladrillo y madera palpable). Los dibujos con colorido fiel son casi fotográficos; a esto le nombran hiperrealismo mimético”, finalizó.

El “Rafael mexicano” es en alusión a Raffaello Sanzio o Rafael, el pintor y arquitecto romano del Renacimiento, quien ha sido reconocido desde hace más de 500 años y también trabajó en edificios de Gobierno, como sus Estancias en el Vaticano.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video