La pinta con aerosol estaba en el cerco de madera de la casa donde vivía Rocío. El mensaje racista había sido escrito la noche previa a su deportación a manera de despedida.

La mujer peleaba por quedarse en Estados Unidos y esperaba que ser madre de un miembro de las Fuerzas Armadas de ese país fuera tomado en cuenta para evitar su deportación.

San Diego, California, 4 de enero (LaOpinión).- El día que la iban a deportar, Rocío Rebollar Gómez descubrió un desagradable mensaje escrito afuera de su casa: “Fucking Mexicans”.

Esta mujer de origen mexicano y de 52 años de edad fue deportada a su país a pesar de ser madre de un soldado activo del ejército de Estados Unidos.

Agentes de la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) la escoltaron hasta la frontera para dejarla a suerte en Tijuana.

La pinta con aerosol estaba en el cerco de madera de la casa donde vivía en el vecindario de Lincoln Park, en San Diego, California.

El mensaje racista había sido escrito la noche previa a su deportación a manera de despedida, ya que su caso era conocido en la comunidad debido a la amplia cobertura que se le dio en los medios de comunicación.

Rocío Rebollar peleaba por quedarse en Estados Unidos y esperaba que ser madre de un miembro de las Fuerzas Armadas de ese país fuera considerado para evitar su deportación anunciada para el 2 de enero.

Pero las autoridades de inmigración no tuvieron piedad y fue deportada apenas la mujer se presentó ante los agentes de ICE en la fecha programada.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LA OPINIÓN. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.