Ramón Guerrero es conocido como "El Mochilas" por su gusto a viajar. Foto: Especial.

Ramón Guerrero es conocido como “El Mochilas” por su gusto a viajar. Foto: Especial.

Ciudad de México 4 de marzo (SinEmbargo).– El Edil de Puerto Vallarta, Jalisco, Ramón Guerrero Martínez, conocido como “El Mochilas” por su gusto a viajar, organizó para la noche de este miércoles un baile gratuito que contó con la participación de las bandas El Recodo y Los Recoditos, sin embargo, el costo total del evento está estimado en 2 millones de pesos.

Regidores de oposición denunciaron que no existe una autorización del Ayuntamiento para el evento y dijeron que se trata de una incongruencia cuando en su discurso el Edil ha dicho que no hay dinero.

“No está presupuestado ni sabemos de cuál partida se va a erogar este gasto, y por supuesto que es incongruente e ilógico a los problemas económicos del municipio”, refirió Humberto Muñoz Vargas, regidor del Partido Acción Nacional (PAN) en declaraciones a medios.

El panista acusó al Edil de decir “que no hay dinero en las arcas municipales” para no pagar juicios y laudos, a proveedores y atender servicios públicos que presentan deficiencias. Advirtió que aunque se argumente que las bandas fueron patrocinadas “habría que saber a cambio de qué, qué están comprometiendo con ello”.

Para la regidora Susana Carreño, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), todas las decisiones que le conciernen al Cabildo se han tomado a espaldas de los ediles. “Las finanzas del municipio están deterioradas”, comentó a la prensa.

El evento tuvo lugar a horas de que Guerrero Martínez, militante del partido Movimiento Ciudadano, pidió licencia a su cargo para contender por una Diputación local. La licencia fue concedida la noche de ayer por una mayoría absoluta del Cabildo y será efectiva a partir de las 23:30 horas del viernes 6 de marzo.

Por medio de las redes sociales del Ayuntamiento circula la invitación al concierto dio inicio a a las 20:00 horas de este miércoles en la Unidad Deportiva “La Lija”.

Por medio de las redes sociales del Ayuntamiento circula la invitación al concierto. Foto: Especial.

Por medio de las redes sociales del Ayuntamiento circula la invitación al concierto. Foto: Especial.

Algunos medios locales, que citan fuentes del Ayuntamiento, han referido que el monto por la contratación de los grupos será cubierto por patrocinadores. Sin embargo, ningún representante del gobierno de Ramón Guerrero ha precisado cómo serán cubierto los dos millones de pesos.

El gobierno de Guerrero Martínez ha sido criticado por el autoritarismo del Edil así como por la opacidad con la que han sido manejados los recursos públicos. En agosto de 2014, la Regidora Susana Mendoza dijo que el Alcalde de Vallarta tomó “una serie de decisiones que tiene que ver con el patrimonio de Puerto Vallarta [y] hasta este momento no sabemos a cuánto asciende la deuda”.

En tanto, el Regidor Humberto Gómez Arévalo, actualmente en calidad de desaparecido, renunció el año pasado a su filiación al Movimiento Ciudadano para ser independiente. En declaraciones realizadas en abril del año pasado, el funcionario dijo que Roberto Guerrero “es autoritario y quiere gobernar con amenazas”.

El Alcalde de Vallarta también ha sido reconocido por su gusto de viajar. De acuerdo con datos del Ayuntamiento, publicados por el diario Mural en mayo de 2014, gasto desde el inicio de su gestión y hasta esa fecha 292 mil pesos en 17 vuelos privados que oscilaron entre los 16 a los 38 mil pesos.

Todos los viajes se catalogaron como “privados” y fueron incluidos dentro del apartado Quinto, inciso “S”, donde se desglosaron los viajes oficiales, su costo, itinerario, agenda y resultados. El diario refirió que el 30 de julio de 2014 pasado registró dos vuelos a la capital jalisciense, ambos bajo el concepto de “Reunión de seguridad pública con el Gobierno del Estado”, siendo uno de estos el más caro, por 38 mil 51 pesos.

El nombre de Guerrero Martínez también salió a relucir a la escena pública cuando se dio a conocer que su ex secretario particular, Oscar Pérez, contrató a las mujeres que asistieron a la fiesta realizada en una lujosa mansión en Puerto Vallarta que se llevó a cabo en enero de 2014 y a la que asistieron dirigentes del Partido Acción Nacional (PAN).

La filtración de un video de esa reunión ocasionó la salida de Luis Alberto Villarreal García y Jorge Villalobos Seáñez, de coordinación de la bancada panista en San Lazaro.

Reporte Índigo publicó que un personaje con presuntas implicaciones criminales llamado Edelmiro Sánchez Hernández fue, supuestamente, uno de los organizadores de la fiesta panista en Puerto Vallarta, Jalisco.

De acuerdo con los reportes, él y Walter Frank, cercano al Alcalde de Movimiento Ciudadano en Vallarta, habrían organizado la pachanga de los “diputables”. Frank es amigo del Alcalde de Movimiento Ciudadano, Ramón Demetrio Guerrero, y también es contratista del Ayuntamiento de Puerto Vallarta.

De acuerdo con un reporte del diario Vallarta Uno, el contratista habría pagado cinco mil pesos a cada bailarina para “tratar bien” a los panistas. Un empleado de Reglamentos Municipales del PAN local fue quien llevó a las chicas a la Villa Balboa y quien las recibió fue Edelmiro Sánchez Hernández.

A las mujeres les quitaron bolsas y celulares y se los devolvieron a la salida de la residencia. Según ese diario local, la trampa fue orquestada por el entonces secretario particular de Ramón Guerrero, Oscar Pérez, el contratista Walter Frank y Edelmiro Sánchez.

LOS OTROS FESTEJOS

Ayer se hizo público que el Edil de Saltillo, Coahuila, Isidro López Villarreal, convirtió la explanada de la Presidencia Municipal en un patio de fiestas, en horario laboral.

Durante la celebración de su cumpleaños 59, el Presidente municipal utilizó personal de la Policía Preventiva para vigilar su festejo, de acuerdo con Zócalo. Los centros comunitarios cerraron sus puertas como en día inhábil para que su personal acudiera al festejo. Empleados y directivos de las áreas de Desarrollo Social, Tesorería, Salud Pública y el DIF Saltillo también dejaron sus puestos para acudir al festejo del Edil. La banda “La Machaca” se encargó de amenizar la fiesta. Se repartieron tres pasteles gigantes y refrescos para todos los asistentes.

El Alcalde dijo primero no estar enterado de su festejo. Pero al llegar a la Presidencia Municipal, de acuerdo con el periódico Zócalo, se dirigió directamente a la explanada en lugar de llegar a sus oficinas, para dar un mensaje a quienes acudieron al festejo. De acuerdo con versiones, regidores del Partido Acción Nacional (PAN) se cooperaron para los gastos y para movilizar a los asistentes. Algunas áreas de atención ciudadana dejaron de funcionar para agasajar al edil.

Otro caso es el de Hilario ‘Layín’ Ramírez Villanueva, Alcalde San Blas, Nayarit, quien ha sido ampliamente criticado ya que el domingo pasado, durante un largo festejo, bailó con distintas mujeres que se encontraban presentes pero a una de ellas le levantó el vestido delante de una multitud; y no fue una, sino tres veces, a pesar de que desde la primera vez la mujer se bajó la prenda en señal de rechazo a la actitud del funcionario.

Ramírez Villanueva festejó su cumpleaños con una celebración valuada en unos 15 millones de pesos. Se trata del mismo político “ciudadano” que aceptó el pasado mes de junio, cuando aún no era reelecto, que robó dinero de las arcas municipales durante su mandato. “¡Que le robé a la Presidencia! ¡Sí le robé, sí le robé, sí le robé! Pero poquito porque está bien pobre. No’más una rasuradita, una rasuradita”, dijo.

Pese a estas declaraciones, el pasado 7 de julio fue electo nuevamente para el cargo.

El polémico Alcalde se festejó su cumpleaños 44 en su rancho del poblado de Huaristemba. Dispuso 50 mil cartones de cerveza cuyo costo se estima en al menos 13 millones de pesos y 50 reses para birria, equivalentes a 600 mil pesos, según calculó el periódico Reforma. El diario, supo que Ramírez Villanueva gastó por concepto de meseros y mobiliario 250 mil pesos y 1.2 millones de pesos para que la Banda El Recodo amenizara el evento.

Reforma publicó que el evento tuvo un costo de 15 millones de pesos, lo que es cercano a los 15.9 millones de pesos que recibe el municipio de San Blas, Nayarit, para seguridad.

Pero el Alcalde se defendió y dijo que sus amigos costearon la celebración y que no utilizó dinero del erario público.

UN SISTEMA POLÍTICO PODRIDO

El sistema político en México está caduco y el de los alcaldes es un ejemplo de la falta de compromiso democrático y cultura cívica, plantearon analistas y activistas consultados por SinEmbargo, y quienes analizaron los recientes escándalos protagonizados por los munícipes de San Blas, Nayarit y de Saltillo, Coahuila.

Para los académicos y representantes de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), los alcaldes y autoridades locales son un ejemplo no sólo de que el sistema está corrompido sino de que sus excesos son producto de años de impunidad y de la falta de Estado de Derecho.

“Son como emperadores romanos de pueblo que creen que pueden hacer lo que sea”, afirmó Jorge González de León, representante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD).

José Fernández Santillán, doctor en Historia de la Ideas por la Universidad de Turín y actual profesor–investigador del Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México, expuso que si bien el comportamiento de los alcaldes de San Blas, Nayarit y Saltillo, Coahuila es lamentable, hay una opinión pública vigilante. “Antes, este tipo de actos no se conocía, o se sabía mucho después. Hoy, los funcionarios públicos ya saben a lo que están expuestos. Ya hay un contrapeso ganado después del Movimiento de 1968”.

Fernández Santillán planteó que ese contrapeso no debe limitarse al escándalo. “La opinión pública no sólo debe señalar. Debe exigir que se aplique la ley. El final de este tipo de escándalo debe ser el castigo. Al final, se trata de actos inmorales o de corrupción”, dijo.

Para el politólogo Enrique Toussaint, la descomposición del sistema político mexicano ha llegado a un grado en el que el abanico de abusos es cada vez más amplio y con tintes de cinismo más marcados. Para este analista formado en la Universidad de Guadalajara impera “un discurso deplorable” que ya no resistirá más porque ha tocado fondo de manera dramática y vergonzosa.