AVISO: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS

Elja es la persona que encuentra el cubo en las proximidades de la nave atlántica antes incluso de que aparezca el moribundo piloto.

Madrid, 4 de marzo (Europa Press).- Tribus de Europa, ambientada en 2074, presenta una sociedad despiadada en la que las diferentes facciones supervivientes al apagón tecnológico de 2029 luchan sin cuartel por el dominio del continente. En la apacible tribu de los Origines, tres hermanos (Liv, Kiano y Elja) encuentran un cubo de alta tecnología que se convertirá en el objetivo de los despiadados Cuervos.

Cuando su aldea en el bosque es masacrada, los tres hermanos separarán sus caminos, y al pequeño de ellos, Elja, se le encomienda la importante misión de llevar el cubo de regreso a los Atlantes. Ésta es su historia.

Separados, cada uno tendrá que hacer frente a un mundo cruel a su manera. Foto: Netfix

Elja es la persona que encuentra el cubo en las proximidades de la nave atlántica antes incluso de que aparezca el moribundo piloto. Cuando los Cuervos atacan la aldea de los Origines, el artefacto se reconfigura para activarse sólo con la huella ocular del joven, que logra huir de los sanguinarios guerreros, que desde entonces le persiguen sin cuartel.

Tal y como le revela el piloto, el cubo encierra una importante información sobre una amenaza que se cierne sobre Occidente, y es de vital importancia que sea devuelto a El Arca antes de que caiga en las manos equivocadas. Elja, que da a su familia por muerta tras el ataque de los Cuervos, acepta la misión como suya, comenzando un viaje en el que por suerte no estará sólo.

Porque en la ciudad de Little Praga se encuentra con Moses, un chatarrero que -aunque en un principio trata de robarle el cubo- pronto llega a un acuerdo con el joven. Le ayudará a reparar el cubo (cuyo núcleo de energía está dañado) para más tarde venderlo al mejor postor y repartirse la fortuna.

Juntos comienzan un viaje para reparar el cubo, que les lleva a negociar con embaucadores de toda calaña, hasta que finalmente el objeto se revela como lo que realmente es: un mensaje holográfico, un mapa que conduce hasta El Arca y una poderosa arma de impulsos eléctricos.

Elja, que da a su familia por muerta tras el ataque de los Cuervos, acepta la misión como suya. Foto: Netflix

Siguiendo las indicaciones del cubo, Moses y Elja -que bien podrían ser una metáfora de Moisés y el profeta Elías- llegan hasta la orilla de un lago. Pero entonces el artefacto se apaga. Frustrado, el joven arroja el artefacto al agua, pero éste se queda flotando unos instantes en el aire antes de sumergirse en las profundidades.

Porque el cubo es una llave que conduce, como dijo el piloto, a la puerta secreta al reino de los Atlantes, que al igual que la Atlántida de la mitología se encuentra sumergida bajo el agua.

Del lago emerge una gran estructura cúbica que parece ser un ascensor al reino submarino, que en Tribus de Europa se representa como una sociedad muy avanzada tecnológicamente que fue capaz de prever y evitar el Diciembre Negro.

La primera temporada de Tribus de Europa concluye con Elja y Moses entrando en la estructura, que cierra sus puertas y poco a poco vuelve a sumergirse en el agua, creando un tremendo cliffhanger de cara a los próximos episodios, en el que los dos improvisados compañeros de viaje se las verán cara a cara con los Atlantes, y les entregarán el mensaje que avisa de la amenaza que está por venir.