Después de haber distribuido la vacuna en los barrios más vulnerables, el estado facilitará que los condados puedan avanzar a las fases de reapertura que afectan a escuelas y negocios.

Por Kathleen Ronayne

Sacramento, California, Estados Unidos, 4 de marzo (AP).— California empezará a reservar el 40 por ciento de todas las dosis de vacunas contra la COVID-19 para los barrios más vulnerables del estado, en un esfuerzo de inmunizar a las personas más expuestas al virus y abrir más rápido la economía de la región.

Dos funcionarios del equipo del Gobernador, Gavin Newsom, compartieron el miércoles detalles del plan bajo condición de anonimato.

Las dosis se repartirán entre códigos postales con unos ocho millones de personas que pueden optar a las vacunas. Muchos de esos vecindarios se encuentran en el condado de Los Ángeles y el Valle Central. Están consideradas como zonas más vulnerables en función de baremos como ingresos por hogar, nivel educativo, situación de vivienda y acceso a transporte.

Una vez se hayan distribuido dos millones de vacunas en esos barrios, el estado facilitará que los condados puedan avanzar a las fases de reapertura que afectan a escuelas y negocios.

Ahora mismo, un condado puede pasar de la fase morada más restrictiva a la roja en función de varios criterios, como tener siete casos nuevos diarios de COVID o menos por cada 100 mil personas durante varias semanas. Ese límite se cambiará a 10 casos nuevos o menos. En la fase roja, negocios como restaurantes y gimnasios pueden ofrecer servicios en interior con aforo limitado.

En la fase roja, las escuelas que quieran acceder a nuevo financiamiento del estado deben ofrecer educación presencial desde jardín de infancia a sexto grado, y al menos un grado en escuela intermedia y otro en secundaria.

Ya se han administrado 1.6 millones de dosis a personas en esos 400 códigos postales, y el estado espera alcanzar el objetivo de los dos millones en la próxima semana, aproximadamente, según los funcionarios.

Una vez se hayan distribuido cuatro millones de dosis en los vecindarios vulnerables, el estado revisará los criterios para llegar a las fases naranja y amarilla, menos restrictivas.