4.3 millones de estadounidenses están recibiendo el subsidio semanal por desempleo que dan los estados, pero se estima que 18 millones de personas están recibiendo algún tipo de ayuda por desempleo.

El crecimiento del empleo promedió unos escasos 29 mil por mes de noviembre a enero, aunque la tasa de desempleo fue de 6.3 por ciento en enero.

Por Paul Wiseman y Adam Beam

Washington, 4 de marzo (AP).— El número de estadounidenses que solicitaron el seguro por desempleo aumentó la semana pasada a 745 mil, señal de que muchos patrones siguen recortando empleos a pesar de una caída en los casos de coronavirus y a pesar de evidencias de que la economía en general está mejorando.

El informe del jueves del Departamento de Trabajo mostró que las solicitudes del seguro por desempleo aumentaron en 9 mil desde la semana anterior. Aunque el ritmo de los despidos se ha reducido desde inicios de año, siguen siendo altos según los estándares históricos. Antes de que el coronavirus azotara la economía de Estados Unidos hace un año, las solicitudes de ayuda por desempleo nunca habían superado las 700 mil en una semana.

En total, 4.3 millones de estadounidenses están recibiendo el subsidio semanal por desempleo que dan los estados. Contando los programas federales suplementarios creados para suavizar el daño económico del virus, se estima que 18 millones de personas están recibiendo algún tipo de ayuda por desempleo.

En Texas, las solicitudes aumentaron en casi 18 mil debido al clima helado y los cortes de energía.

La nevada en EU registrada en la última semana generó un aumento en la demanda de gas natural. Foto: EFE.

Las restricciones a los negocios por el COVID-19, así como la renuencia de muchos estadounidenses a comprar, viajar, salir a cenar o asistir a eventos masivos han pesado de manera persistente en el mercado laboral. El crecimiento del empleo promedió unos escasos 29 mil por mes de noviembre a enero, y la nación todavía tiene casi 10 millones de empleos menos que en febrero de 2020. Aunque la tasa de desempleo fue de 6.3 por ciento en enero, una medida más amplia que incluye a las personas que se han rendido al buscar trabajo se acerca al 10 por ciento.

Por otra parte, muchas personas tienen más confianza en el gasto, especialmente después de recibir cheques de 600 dólares como parte de un paquete de ayuda federal que recibieron la mayoría de los adultos a inicios de este año. Es probable que los hogares y las empresas estadounidenses reciban un alivio adicional ahora que el Congreso estudia la propuesta del Presidente Joe Biden de un nuevo paquete de ayuda que asciende a 1.9 billones de dólares.

AYUDAS FAVORECEN BÚSQUEDA

Después de recibir 500 dólares mensuales durante dos años sin reglas sobre cómo gastarlo, 125 personas pagaron deudas, consiguieron empleos de tiempo completo y tuvieron “mejoras estadísticas significativas” en salud emocional, de acuerdo con un estudio difundido el miércoles.

El programa fue el experimento más importante realizado en décadas sobre el ingreso universal básico, una idea resucitada como parte de la campaña presidencial de Andrew Yang en 2020.

personas-fila-formadas-eu-covid-19

Fotografía de archivo del 17 de marzo de 2020 de varias personas haciendo fila para recibir ayuda por desempleo en el One-Stop Career Center, en Las Vegas. Foto: AP Foto, John Locher,, archivo.

La iniciativa tiene como propósito sacar a la gente de la pobreza mediante un ingreso mensual garantizado. Los partidarios aseguran que el programa dota a la gente de la seguridad financiera que necesitan para encontrar un empleo y evitar el endeudamiento. Sin embargo, los detractores afirman que recibir dinero mensual gratis podría eliminar el incentivo a trabajar y crear una sociedad dependiente del Estado.

La Stockton Economic Empowerment Demonstration (Demostración de Empoderamiento Económico de Stockton) puso a prueba esas aseveraciones. El programa, administrado por una organización sin fines de lucro fundada por el exalcalde de Stockton Michael Tubbs, incluyó a personas que vivían en áreas censales con un ingreso familiar promedio de 46 mil 033 dólares o menos.

El programa no se financió con impuestos, sino con donaciones privadas, incluida las provenientes de una organización que encabeza el cofundador de Facebook, Chris Hughes.

Un par de investigadoras independientes de la Universidad de Tennessee y la Universidad de Pensilvania revisaron los datos del primer año del estudio, que no coincidió con la pandemia. Está previsto que el año entrante se publique un estudio sobre el segundo año.

protesta-empleo-eu

Elizabeth Martinez participa en una protesta de trabajadores de la industria de los cruceros que exigen regresar al trabajo, en PortMiami. Foto: AP Foto, Lynne Sladky.

Cuando el programa comenzó en febrero de 2019, 28 por ciento de las personas que habrían de recibir el dinero del experimento tenían empleos de tiempo completo. Un año después, 40 por ciento de las personas tenían empleos de tiempo completo. El empleo en un grupo de control con personas que no recibieron el dinero pasó de 32 a 37 por ciento en el mismo periodo.

“Los números fueron increíbles. Apenas puedo creerlo yo misma”, dijo Stacia West, investigadora de la Universidad de Tennessee, que analizó los datos junto con Amy Castro Baker, de la Universidad de Pensilvania.

Las investigadoras dijeron que los 500 dólares mensuales adicionales permitieron a personas con trabajos de tiempo parcial tomarse tiempo para acudir a entrevistas para empleos de tiempo completo más remunerados. También señalaron que el dinero podría haber ayudado a personas que no tenían trabajo a que encontraran empleo al dotarlas de dinero para el transporte a fin de que acudieran a entrevistas.

Después de un año de recibir el dinero, 62 por ciento de las personas pagaron deudas en comparación con el 52 por ciento antes del estudio. Los investigadores también señalaron que la mayoría de las personas pasó de tener posible trastornos leves de salud mental a “probable bienestar mental”.

La gente recibía el dinero una vez al mes en una tarjeta de débito, lo que permitía a los investigadores hacer un seguimiento de cómo lo gastaba la mayoría de la gente. La categoría más importante cada mes era la de alimentos, seguida de la de ventas y mercancías, que incluía las compras en lugares como Walmart y Target, que también venden alimentos. Las siguientes categorías más importantes fueron los servicios públicos, el automóvil y los servicios. Menos del 1 por ciento del dinero se destinó a tabaco y alcohol.