Tras varios segundos de forcejeos el policía logró colocarse sobre el joven y de nueva cuenta usó su pistola eléctrica hasta que la víctima perdió el conocimiento.

Ciudad de México, 4 de abril (SinEmbargo).– Un nuevo caso de abuso policial se presentó en Estados Unidos, esta vez en el estado de Arkansas, donde dos policías utilizaron gas pimienta y una pistola eléctrica para arrestar a un joven afroamericano llamado Patick Newbern, por llevar la música de su automóvil demasiado fuerte.

En un video difundido en redes sociales y que fue captado por una de las cámaras corporales que portan los policías en sus uniformes, se observa cómo uno de los policías le ordena a Newbern que se detenga por escuchar demasiado alto la música.

Pese a la indicación del uniformado, el joven avanzó unos metros antes de detener el auto por completo. La acción fue tomada como un acto de provocación y generó que varios agentes rodearan el carro, le ordenaran al muchacho salir del auto y después quieran bajarlo a pesar de que tenía colocado el cinturón de seguridad.

Después de lograr sacar a la fuerza a al joven de su automóvil, se observa como uno de los oficiales utiliza una pistola eléctrica y gas pimienta para someter al joven que trata de resistirse mientras grita de dolor.

Tras varios segundos de forcejeos el policía logra colocarse sobre el joven y de nueva cuenta usa su pistola eléctrica hasta que la víctima pierde el conocimiento.

Al percatarse del abuso del que era víctima Newbern, un grupo de personas que se encontraba en el lugar se acercó para reclamarle a los policías y para cerciorarse de que el joven se encontrara bien.

Luego de la difumino del video en redes sociales y canales de televisón de Estados Unidos, la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP por sus siglas en inglés) exigió a las autoridades de Arkansas que se inicie una investigación y anunció acciones de protesta en contra del abuso policial.