Porfirio Munoz Ledo también le sugirió al Presidente López Obrador desgravar a Petróleos Mexicanos, al menos una tercera parte de sus impuestos, a fin de que la paraestatal pueda reinvertir y eso se traduzca en una mayor producción.

Ciudad de México, 4 de abril (SinEmbargo).- En una carta dirigida al Presidente Andrés Manuel López Obrador publicada en el diario El Universal, el Diputado Federal por Morena, Porfirio Munoz Ledo, señaló que “no hay mal que por bien no venga”, en relación con la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19.

“En términos rotundos: No hay mal que por bien no venga. Estamos obligados a reconstruir un mundo que se acaba y cuyo destino es incierto”, escribió el legislador.

En ese contexto, Munoz Ledo calificó el modelo económico neoliberal de una ideología intelectualmente pobre basada sólo en cifras macroeconómicas que fomentan la desigualdad entre naciones.

“Si la sociedad humana y sus dirigentes tienen el talento y la imaginación para entender que la pandemia y la crisis económica que desató, están enterrando una concepción global llamada neoliberalismo; ideología intelectualmente pobre apoyada sólo en cifras ‘macroeconómicas’ sesgadas, que generó una disparidad abismal entre los países, las clases sociales y las personas”.


Por otra parte, el morenista refirió una “política de guerra” como una medida adoptada por los organismos internacionales. Sin embargo, reconoció que hay consensos como medidas drásticas como la estatización de industrias estratégicas, entre ellas, la conversión de hospitales privados en favor de un sistema médico público universal.

“Hay consensos sobre medidas drásticas como la estatización de industrias estratégicas,  la conversión de  los centros médico privados a favor de un sistema sanitario público universal, el ejercicio de una presión fiscal sobre las rentas más altas y el abandono al temor de la deuda, bajo el lema ‘el crédito nos hará fuertes’”.

Muñoz Ledo habló de una propuesta hacendaria denominada “Pre-criterios 2021” que habla del choque drástico entre la economía mexicana y el mundo, y que insiste, además, en las medidas sanitarias necesarias para la contención del nuevo brote; la volatilidad de los mercados financieros, así como el precio del crudo mexicano ante  “la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita”.

Ante ello, el político sugirió que México debería reforzar su relación con países productores y considerar seriamente integrarse a la Organización de países Exportadores de Petróleo (OPEP), grupo al que han invitado a nuestro país desde 1975.

“México debiera intensificar su relación con los países productores y considerar seriamente nuestro ingreso a la OPEP en que participan la mayoría de los países exportadores con intereses semejantes a los nuestros”, detalló.

“De todas maneras, seguiremos comprando el 75 por ciento de la gasolina a precio de mercado durante algún tiempo mientras no se realizan, cuando menos, los proyectos de Dos Bocas y la reconfiguración de las otras seis refinería existentes”, agregó.

También recomendó desgravar a Petróleos Mexicanos al menos una tercera parte de sus impuestos, a fin de que la paraestatal pueda reinvertir y eso se traduzca en mayor producción.

Finalmente, el ex presidente de la Cámara de Diputados retomó el “Pacto de Estado” que un grupo de economistas le hicieron llegar esta misma mañana al presidente López Obrador, con el que, según dijo, coincide en lo esencial, pero agregó ocho “prioridades inmediatas”.

Recordó que estas medidas contemplarían exenciones fiscales a cambio de la generación de empleos, tomando en cuenta que la micro, pequeña, y mediana empresas generan el 80 por ciento de los empleos del país.

“Quisieran igualar su fuerza a la del Estado [el sector privado] por lo que ningún caso, este acuerdo debe ser bilateral como en la época en que el Gobierno era el ‘comité organizador de los intereses privad0s’. Por todas las razones expuestas, nos corresponde actuar como representantes e del pueblo y de la nación, culminó.