La elección de 15 gobernadores significa también la salida de 15 de ellos. Se trata de políticos que en algunas entidades lograron sacar al PRI, que fueron de los primeros en ganar por Morena en el tsunami de 2018 y también está, quizás, el último perredista en ocupar un cargo de ese nivel.

Ciudad de México, 4 de abril (SinEmbargo).- Una generación de gobernadores se despedirá de su entidad este año. En total serán 15 gubernaturas las que se renovarán, lo que implica al mismo tiempo revisar el estatus que guarda cada una de esas entidades, es decir, el saldo que deja la administración que se despide.

Deuda, pobreza, violencia, crecimiento y la situación por coronavirus son algunos de los elementos que SinEmbargo seleccionó para evaluar cómo dejan los gobernadores su estado.

Se trata de una generación que no necesariamente gobernó los seis años establecidos, sino que entraron para periodos más cortos, como es el caso de Chihuahua y Baja California; pero están también los que sí completaron ese periodo como Michoacán y Sonora.

Además de las gubernaturas, habrá 30 renovaciones de congresos locales, 642 diputaciones de mayoría relativa y 421 de representación proporcional; mil 923 ayuntamientos, mil 923 presidencias municipales, 2 mil 057 sindicaturas, 14 mil 222 regidurías y 204 concejalías.

El día de hoy arranca la contienda que, según las encuestas, será principalmente una batalla entre la alianza Va por México, integrada por los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) contra el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Aunque hay entidades que optarán por candidatos del Partido Verde y de Movimiento Ciudadano (MC).

Los que se van son uno de Morena, Jaime Bonilla Valdez; tres del PAN: Carlos Mendoza Davis, Javier Corral Jurado y Francisco Domínguez Servién; el primer Gobernador independiente: Jaime Rodríguez Calderón; ocho del PRI: Carlos Miguel Aysa González, José Ignacio Peralta Sánchez, Héctor Astudillo Flores, Juan Manuel Carreras, Quirino Ordaz Coppel, Claudia Pavlovich, Marco Antonio Mena Rodríguez y Alejandro Tello Cristerna y por último, el único Gobernador del PRD: Silvano Aureoles Conejo.

LAS RADIOGRAFÍAS ESTATALES

Baja California dirá adiós a Jaime Bonilla, luego de un corto periodo que intentó él mismo extender pero sin lograrlo, y deja como pendiente el tema de la violencia y la deuda.

 

Baja California Sur tendrá como reto futuro el tema de su crecimiento interno y la atención de los casos de coronavirus.

 

Campeche es uno de los estados que actualmente tiene de los mejores índices, sin embargo el pendiente es aún la pobreza, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), correspondientes a 2018.

 

Chihuahua deberá continuar con el saneamiento de la deuda pública que dejó César Duarte Jáquez. La Secretaría de Hacienda ubica esa deuda aún en más de 5 mil millones de pesos.

 

Colima también deberá trabajar en su deuda pública, pero también en lo que respecta a los homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes, ya que tiene un registro de 69.2.

 

Guerrero arrastra el casi eterno pendiente de la pobreza, ya que el 66.5 por ciento de la población de ese estado vive en esa condición.

 

Michoacán tendrá varios pendientes, ya que la deuda se sitúa por arriba de los dos mil millones de pesos, la pobreza cubre al 64 por ciento de la población y el crecimiento se ubica en -0.1 por ciento.

 

Nayarit guarda números estables en cuanto a su economía, pero la pobreza se registra en 34.8 por ciento de su población.

 

Nuevo León tiene una de las contiendas más cerradas para elegir a su nuevo Gobernador, que deberá atender una deuda pública de más de nueve mil millones de pesos.

 

Querétaro también guarda números estables, el reto será mantenerlos y mejorarlos.

 

San Luis Potosí está en las mismas condiciones, salvo su indicador de pobreza que está en 43 por ciento.

 

Sinaloa deberá mantener y mejorar los índices que deja el Gobernador priista Quirino Ordaz.

 

Sonora tendrá que enfrentar la deuda que Pavlovich deja ubicada en más de 8 mil millones de pesos; también el tema de pobreza que está en 43.2 por ciento de la población y su crecimiento, que es de -0.2.

 

Tlaxcala también deberá atender la pobreza, que está en 48 por ciento de la población.

 

Zacatecas enfrentará problemas con la deuda, la pobreza y la violencia.