Outriders puede definirse como un juego híbrido entre el género de disparos en tercera persona, un poco táctico con elementos RPG y un modo cooperativo en línea. Sin adentrarnos tanto en la trama principal de la historia, que tiene sus momentos de drama, acción y de mucha ciencia ficción, crearemos un personaje al inicio, podremos modificar todos sus rasgos y características a gusto y placer, además de escoger si queremos ser hombre o mujer.

Ciudad de México, 4 de mayo (SinEmbargo).- Outriders es la nueva propuesta de los creadores de Bulletstorm, People Can Fly en conjunto con Square Enix, una fórmula que busca lograr algo nuevo en diversión con un toque de mecánicas que hemos visto anteriormente en otras entregas y movimientos que nos hacen recordar a Gears of War, esto no es nada nuevo, ya que People Can Fly también participó en el desarrollo de Gears of War: Judgment, por lo que no son nada ajenos a los juegos de disparos en tercera persona y esta no es la excepción, logran algo bastante emocionante con Outriders en cuanto a mecánicas y sistema de juego, sin embargo, aún tienen un largo camino que recorrer.

Outriders puede definirse como un juego híbrido entre el género de disparos en tercera persona, un poco táctico con elementos RPG y un modo cooperativo en línea, el cual no es indispensable, sin embargo, la experiencia completa del juego, está pensada en hacer uso del modo en línea. Hay aspectos que hemos visto en juegos como Gears of War, Destiny, algo de Borderlands, DOOM, entre otros, esto no es del todo malo, al contrario, es una fórmula que se ha replicado a lo largo de los años, hasta que alguien toma todos estos elementos para hacer algo único o por lo menos lo intentarlo.

Es un juego enfocado casi en su totalidad en la parte cooperativa. Foto: Outriders

Lo que tienen en común todas estas franquicias recae en el sistema de recompensas y objetos, donde tendremos que encontrar y conseguir nuevas armas, armaduras, puntos y demás, que obtendremos al terminar alguna misión o al derrotar ciertos enemigos. Sin embargo, podemos con cierta medida ir libremente por el mundo aniquilando cada enemigo que se mueva en nuestro paso; aquí es donde entra un poco la parte táctica del juego, que, si bien no está implícita como tal, sabemos que tenemos y debemos usar las coberturas que los mismos escenarios ponen a nuestro alcance, para esto, repetiremos el mismo proceso una y otra vez: disparar, cubrirse, disparar, avanzar y repetir. Algo que podrá sonar algo repetitivo y hasta tedioso, pero ciertamente el juego está pensado de esta manera y los momentos de acción no cesan a pesar de esto. Claro que puedes intentar destruir todo a tu paso, sin embargo, te darás cuenta de que es casi imposible avanzar sin cubrirse y recuperar el daño perdido.

Sin adentrarnos tanto en la trama principal de la historia, que tiene sus momentos de drama, acción y de mucha ciencia ficción, crearemos un personaje al inicio, podremos modificar todos sus rasgos y características a gusto y placer, además de escoger si queremos ser hombre o mujer. Después exploraremos un planeta nuevo, con recursos y eventos que desconocemos por lo que existen personas que quieren contralar este poder, pero como casi siempre, algo sale mal. Conoceremos unas tormentas que formarán parte importante del planeta, ya que básicamente no nos permitirán salir de él; nuestro personaje formará parte de una tormenta otorgándole algunos poderes y posteriormente cayendo inconsciente y puesto en una cápsula; despertaremos muchos años después y nos conocerán como parte de los legendarios “outriders” y nuestro deber será ayudar a la rebelión para vencer al bando dominante y lograr salir del planeta.

Durante la tormenta que mencionamos podremos escoger entre cuatro caminos o clases diferentes, la primera de ellas es el devastador, el cual funciona como una especie de tanque, con mayor resistencia a ataques, con un combate de corto alcance y con el uso del poder de la tierra, con el cual podrás crear barreras de roca, controlar la gravedad o hacer ataques terrestres. En segundo lugar tenemos al embaucador, el cual también está enfocado en el combate de corto alcance, es la más rápida de las cuatro clases y hace uso del poder del tiempo, donde podrá congelar y alentar enemigos por un corto tiempo, moverse entre el espacio-tiempo y hacer ataques mucho más veloces y fuertes. En tercer lugar, tenemos al piromante, el cual, como su nombre lo indica está enfocado en el poder del fuego y por ende, nos ofrece ataques con un largo alcance, como hacer uso de su bomba térmica el cual convierte en una bomba viviente a cualquier enemigo, crear muros de fuego y es mucho más eficaz para sacar de su cobertura a los enemigos. Por último, tenemos al tecnomante, el cual también nos ofrece ataques a distancia y hace uso de su tecnología para crear torretas, lanza cohetes, minas de proximidad, entres otras cosas. Siendo la clase más pasiva o con menos combate cuerpo a cuerpo de todas.

Crearemos un personaje con rasgos y características a gusto de cada uno. Foto: Outriders

Al final tendremos la opción de elegir la clase que más nos guste e ir subiendo de nivel, así como descubriendo nuevas habilidades a lo largo del juego. Aunque claro, eso no es todo, ya que además de nuestra clase y habilidades, tenemos el uso de armas, las cuales están divididas en dos primarias y un arma secundaria, las cuales podrás ir equipando y descubriendo a lo largo del juego, además de conocer sus estadísticas para saber cual te conviene por encima de la otra. Aquí es donde llega el sistema de recompensas, buscar y recolectar para conseguir las mejores armas del juego. Y claro, también tenemos la parte de las armaduras, las cuales funcionarán de la misma manera y nos darán mejoras dependiendo del tipo de equipo que tengamos y habilidades que necesitemos.

Siendo un juego enfocado casi en su totalidad en la parte cooperativa, aunque con un lanzamiento muy estropeado por servidores y problemas de conexión, podemos decir que hoy en día es la manera más indicada de disfrutar el juego, aunque claro, se puede disfrutar y pasar en modo solitario, pero repetimos, que está pensado en formar un equipo de cuatro personas para adentrarse en el mundo de Outriders, posiblemente cada uno con una clase en específico y que de esta manera todo fluya en una mayor sintonía y que cada jugador tenga su papel.

Outriders logra entregarnos una experiencia similar y a la vez diferente a lo que hemos visto en los últimos años en experiencia en línea como Destiny, The Division o el intento fallido de Anthem, sin embargo, el mayor problema que han visto estas franquicias y que algunas aprendieron a la mala es el contenido después del lanzamiento y en este sistema de recompensas, el cómo se puede ir acabando muy rápido o volviendo repetitivo para los jugadores, Outriders tiene un largo camino por recorrer para ver si tiene lo necesario para sobrevivir.